Carácter Urbano

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: altes@tqcorp.media

40 películas biográficas que debes ver

Un viaje por las mejores películas biográficas, largometrajes que han conseguido captar con autenticidad la vida de los personajes más apasionantes.
Fotograma de Truman Capote, uno de los mejores films biográficos. | Imagen de: Bennett Miller.

 

Sumergirte en el siguiente repaso de las grandes películas biográficas de la historia del cine es a la vez descubrir la apasionante vida de personajes que cambiaron la historia desde el poder y el anonimato, con pequeños gestos y grandes hazañas.

Desde emperadores, presidentes y revolucionarios a genios, artistas y gente común, todos ellos han servido como material sensible para el desarrollo de grandes creaciones del séptimo arte. Vuelve a conmoverte con estas vidas dignas de película.

CONTENIDO DEL ARTÍCULO

1. Películas biográficas históricas.

2. Películas biográficas de políticos.

3. Películas biográficas de músicos y artistas.

4. Películas biográficas de personajes anónimos.

5. Películas biográficas en Netflix.

Películas biográficas históricas

Los mejores biopics que te ofrecemos a continuación demuestran que a veces la mejor forma de acercarnos a una época o un hecho histórico es a través de sus personajes. Descubre a Gandhi, a Cristo, a Nelson Mandela y a Hitler en las siguientes películas.

1. Julio César (1953)

Sin duda uno de los personajes históricos que ha dado más películas es Julio César, pero pocas han conseguido la altura artística y la cercanía a su épica como el filme de Joseph L. Mankiewicz protagonizado por Marlon Brando. En este caso, el genio del director brota de la fuente literaria eterna de William Shakespeare.

Una de película de época con sabor clásico que retrata el reinado de César como emperador tras la guerra civil y la conspiración de sus enemigos para asesinarle. La cámara capta en todo momento el tormento de los personajes en una de las mejores películas biográficas.

En el film hay una voluntad clara de acercarse a la época de Julio César, pero también hay un claro trasfondo político, con escenas míticas como el discurso de Marco Antonio en defensa del César, y es inevitable percibir la crítica contra los regímenes totalitarios.

2. Espartaco (1960)

Una de las mejores películas biográficas de la historia es esta recreación épica del personaje de Espartaco, el gladiador que lideró la revolución de los esclavos contra la república romana en el 73-71 a.C. En ella se puede percibir el mensaje político de Dalton Trumbo, el guionista maldito por su afiliación comunista.

Además, esta película dejó una de las mejores actuaciones del momento, la de Kirk Douglas, que quedó para siempre asociado a la figura mítica de este héroe clásico, aunque el reparto contiene otras figuras de primer nivel como Peter Ustinov, Tony Curtis y Laurence Olivier. Más de tres horas de aventuras y puro cine.   

3. Gandhi (1982)

Obra mítica de Richard Attenborough que se acerca a un personaje idílico de indudable magnetismo como fue el líder pacifista hindú Mahatma Gandhi. Además del realismo con el que nos acerca esta figura histórica, la película es un deleite de expresividad y técnica que devuelve el cine biográfico un carácter épico y grandilocuente.

Esta epopeya sobre el pacifismo, el anticolonialismo y el heroicismo ganó ocho Óscars, entre otros el de mejor actor para Ben Kingsley, que sostiene el nervio narrativo con su interpretación. La película tiene algunos fallos que quedan disimulados bajo una fuerza especial que lleva a un resultado final convincente y con moraleja. Muy recomendable.

4. Braveheart (1995)

“Puede que nos quiten la vida, pero jamás nos quitarán la libertad”. Una frase que ha quedado en la historia del cine épico y que vuelve a nuestro recuerdo con la imagen de Mel Gibson con la cara pintada con los colores de la bandera escocesa, blanco y azul. Braveheart marcó un hito al sorprender con una superproducción sobre el héroe nacional escocés medieval.

La película lo tiene todo: acción, ingenio, épica, un héroe clásico y una conmovedora historia de amor. También recoge el espíritu del nacionalismo romántico, al presentar la heroica lucha de un puñado de aldeanos contra un reino tiránico. La película, que retrata la rebelión escocesa liderada por William Wallace contra Inglaterra en el siglo XIV, se hizo con cinco Oscars.

5. El pianista (2002)

Adrien Brody borda el mejor papel de su carrera poniéndose en la piel de uno de los personajes más trágicos de la historia reciente del cine, un pianista judío cuya existencia se convierte en una dantesca lucha por la supervivencia cuando los nazis invaden Polonia.

El pianista es un crudo fresco realista del gueto de Varsovia en el que Roman Polanski retrata la desesperación, el hambre y el sufrimiento fuera del recurrente cuadro de los campos de concentración. Y es que el film retrata la existencia del pianista Wladyslaw Szpilman, que se salva de milagro de la deportación pero tuvo que sobrevivir escondido en la ciudad.

Cuando parecía que ya estaba todo dicho sobre el horror nazi tras La lista de Schindler, nos llegó esta película que demuestra que en el horror y la muerte puede haber también belleza. 

6. La pasión de Cristo (2004)

Mel Gibson se atrevió a ofrecer una renovada versión de las últimas horas de Jesucristo en una de las mejores pelis biográficas de la historia. La pasión de Cristo quiere ser tan realista que levantó una gran polémica por la crudeza con la que retrataba el castigo físico sufrido por esta figura histórica. En ocasiones se recrea con la sangre.

Algunos también la criticaron por antisemita. Pero es indudable el valor histórico del film, grabado en arameo y cuidando hasta el último detalle las referencias de la época. Jim Caviezel se pone en la piel de un Jesucristo humano que sufre y tiene miedo, lejos de las versiones edulcoradas de aquellas películas de antaño.

7. Der Untergang (2004)

Seguramente la mejor película que se ha rodado sobre un personaje tan explotado como Hitler, pues el gran acierto del director Oliver Hirschbiegel es captar la inmundicia moral y atmosférica del búnker de la élite nazi en los últimos días de la segunda guerra mundial.

El parecido físico y las brillantes actuaciones de los actores de esta cinta de producción alemana (tienes que verse en versión original) nos acerca con inusitado realismo a los personajes más relevantes del Tercer Reich, desde el histérico y orgulloso Hitler hasta el fundamentalista Joseph Goebbels y la fiel Eva Bräun.

Mención especial merecen el personaje de la secretaria de Hitler, que sirve de hilo conductor de la película, y una escena memorable que ha quedado para la historia: el monumental cabreo de Hitler cuando descubre que las maniobras militares han fracasado.  

8. Invictus (2009)

Otra de las figuras históricas homenajeadas por el cine es la de Nelson Mandela, en este caso gracias al genio cinematográfico de Clint Eastwood que convierte en cine el libro de John Carlin, de la mano del guionista Anthony Peckham. El resultado es una oda a la fuerza de la convicción y la firmeza de los ideales del hombre que acabó con el apartheid en Sudáfrica.

Quién sino el célebre Morgan Freeman, acompañado por Matt Damon, para encarnar al héroe de la libertad sudafricana en una historia que, viniendo de John Carlin, tenía que tener un trasfondo deportivo: en 1995, tras llegar a la presidencia del país al salir de la prisión, Mandela intenta reconciliar a blancos y negros a través de la Copa del Mundo de Rugby. 

9. El discurso del rey (2010)

Excelente y original película biográfica sobre el rey inglés Jorge VI y sus problemas de dicción que conmovió a los espectadores y ganó cuatro Óscars, entre ellos a la mejor película, al mejor director (Tom Hooper) y al mejor actor (Colin Firth). Este hizo dueto con Geoffrey Rush, que interpreta al logopeda al que recurrió el monarca, Lionel Longe.

La habilidad del director es conseguir un producto acabado a medio camino entre el drama y la comedia que culmina en una emotiva oda a la capacidad de superación y el pánico al ridículo de un hombre común desafiado responsabilidad histórica repentina. La película tiene momentos de fina ironía jugando con la tartamudez del rey. 

Películas biográficas de políticos

En las biografías de políticos que siguen a continuación encontrarás cintas maravillosas, algunas más pomposas y otras más crudas, sobre personajes que de un modo u otro cambiaron el curso de la historia. Detrás de ella hay siempre un mensaje político.

10. Malcolm X (1994)

Sin duda una de las mejores películas de la historia es este retrato de la carrera política de Malcolm Little, un negro de Omaha, Nebraska, cuyo paso por la cárcel tras una juventud de delincuencia y la conversión al Islam supusieron una revelación para emprender un movimiento de liberación de la comunidad negra norteamericana.

Denzel Washington da vida a Malcolm X en esta película de Spike Lee que, aunque se hizo demasiado larga, en su conjunto consigue transmitir un mensaje duro y realista sin reservas cuyo gran logro es abordar la personalidad de un hombre desde todas sus facetas. Por eso es una de las biografías del cine más memorables.

11. Salvador (2006)

Lacrimógeno retrato biográfico del último crimen político del franquista, el del joven anarquista catalán Salvador Puig Antich. El director Manuel Huerga convierte la tragedia personal en un homenaje íntimo y sincero a los luchadores de la transición, en una época de nuestro país donde la rebeldía y la lucha por la libertad se pagaban con la vida.

El acierto de la película es acercarse a la tragedia de una familia humilde que sufre por el destino de Salvador, y la lucha contrarreloj de políticos y abogados por conseguir un indulto que nunca llegó. Un retrato fiel y cruel de los últimos estertores del franquismo cuya profundidad trágica llega al corazón gracias a la música de Lluís Llach. 

12. J. Edgar (2011)

Clint Eastwood se acerca en esta película a uno de los personajes más poderosos y oscuros de la historia de los Estados Unidos, J. Edgar Hoover, que desde 1924, con sólo 29 años, y hasta su muerte en 1972, fue director general del FBI, cargo desde el cual acumuló documentos comprometidos de los personajes más importantes de la nación.

Eastwood retrata la personalidad atormentada de un personaje obsesionado con la eliminación de enemigos políticos, disidentes, gánsters y delincuentes, que sobrevivió a siete presidentes ejerciendo métodos no siempre corrientes. Destaca la interpretación de Leonardo Di Caprio y la revelación de cuestiones como la homosexualidad de J. Edgar.

13. La dama de hierro (2011)

En esta película Phyllida Lloyd, directora también del musical Mamma Mia, Meryl Streep brilla con luz propia en la piel de uno de los personajes políticos más controvertidos del final de la guerra fría, Margaret Thatcher, que lideró la revolución conservadora en el bloque occidental. Una interesante película que no se salvó de la quema de la crítica.

Y es que los más puristas la calificaron como blanda, superficial y aduladora, aunque consiguió despertar el interés del público y subo deslizarse por las principales polémicas del mandato de la Dama de Hierro profundizando en sus ambiciones personales, sus preocupaciones y su resentimiento de género y clase.

14. Lincoln (2012)

Abraham Lincoln, el decimosexto presidente de los Estados Unidos (1861-1865), es uno de esos personajes históricos que arrastra tras de sí un halo místico e intrigante, y que ha motivado no pocas creaciones artísticas en torno a su persona.

En el cine, el mejor intento de acercarse a su figura lo perfiló Steven Spielberg, que lo unió para siempre a la imagen de Daniel Day-Lewis. Este ganó el Óscar al mejor actor. El otro se lo llevó la dirección artística, por una película que rechaza los lugares comunes y las leyendas acerca del personaje e intenta profundizar en los hechos con todos los riesgos.

Y es que la película se centra en la agónica carrera a contrarreloj del presidente para conseguir la abolición de la esclavitud en los últimos compases de la guerra civil.

15. Mi nombre es Harvey Milk (2008)

¿Qué precio está dispuesto a pagar un hombre por su libertad? Harvey Milk, cansado de vivir escondido, decidió arriesgarlo todo y convertirse en el primer político abiertamente gay escogido como representante en los Estados Unidos. Un año después fue asesinado, pero dejaba tras de sí una larga lucha por los derechos de los homsexuales.

Y es que la película, que cuenta con la brillante actuación de Sean Penn en el papel de Harvey Milk, desarrolla la trayectoria política de este ciudadano común que lideró un amplio movimiento de defensa de los derechos sexuales enfrentándose a políticos, empresarios y sindicalistas mientras mantenía una destructiva relación con el joven Jack Lira.

Narrada con una estética setentera por Gus Van Sant.

Las mejores películas biográficas de músicos y artistas

Los músicos y los artistas han tenido siempre una personalidad especial, un espíritu tocado por la genialidad y la profundidad que les ha llevado, a menudo, tanto al éxito como al fracaso y la locura. No te pierdas las mejores películas de músicos y artistas.

16. El loco del pelo rojo (1956)

La emoción y la obsesión ondulan como las enérgicas pinceladas de Vincent van Gogh por uno de los grandes biopics de la historia y alcanza la dimensión expresionista del alma atormentada de un pintor genial empujado a la locura. Vincente Minnelli nos dejó entrar en la vida del artista holandés cuya interpretación corre a cargo de Kirk Douglas.

Una película sobria y descarnada que evita en todo momento la idealización para dibujar al genio con sus luces y sus sombras, con diálogos profundos que reflexionan en torno al arte y las formas de expresión. Por este fresco desfilan otros artistas como Toulouse Lautrec (José Ferrer) y Gauguin (Anthony Quinn).  

17. Amadeus (1984)

Una envenenada mezcla de admiración y envidia se filtra por esa obra maestra del cine firmada por Milos Forman donde Antonio Salieri, el mejor músico de la corte del emperador José II, se ve sacudido por los celos ante la aparición de un joven talentoso llamado Wolfgang Amadeus Mozart que revoluciona la escena musical del momento.

La película, ganadora de ocho Oscars, confronta los intentos de Salieri (F. Murray Abraham) de arruinar la carrera de Mozart (Tom Hulce) y las excentricidades de este. Una película con dosis de elegancia, momentos de dramáticos e irónicos, y un retrato impresionante de la época. Sin duda, una de las películas biográficas más recomendables.

18. Sid y Nancy (1986)

El director Alex Cox nos propone en Sid y Nancy un viaje nostálgico a las calles del punk británico de la mano de su trágico icono, Sid Vicious. A través de la trayectoria del grupo Sex Pistols, la película se centra en el camino a la perdición del líder de la banda que fue, a su vez, el destino trágico de una generación superada por los excesos.

Toda la película es una sugerente invitación a rememorar la época del punk y recordar que hubo un tiempo en el que la vida tenía algo de auténtico lejos de la basura comercial.

Sin embargo, la última parte de la cinta parece sacada de un film de terror, aunque pasó de verdad: Nancy, la pareja del Sid Vicious, aparece asesinada en la cama junto a él, que fue acusado del asesinato y murió de sobredosis poco antes del inicio del juicio.

19. The Doors (1991)

Oliver Stone consiguió en The Doors algo muy difícil: dar vida a un personaje irrepetible como Jim Morrison, por su impronta, su carisma y su aura. Lo hizo invocando el fantasma del líder de los Doors en el cuerpo de Val Kilmer, acompañado de una magnética Meg Ryan. Por eso, aun y tener algunos errores, es una de las mejores películas biográficas de músicos.

La gran atracción de la película es descender al complejo espíritu de una persona tan especial e ir penetrando en una espiral tan hipnótica como el ritmo de sus canciones. Sin duda una propuesta arriesgada pero resultona en la que no puede dejarse de notar el deje adulador de una película irregular pero visual, elegante e intensa.

20. Chaplin (1992)

Diez años después de haber triunfado en su primera biográfica, con Gandhi, el director Richard Attenborough volvió a jugársela con un género complicado con el biopic, y volvió a demostrar su indudable calidad artística con Chaplin. No tiene la calidad de aquella primera película autobiográfica, pero siempre apetece volver a visitar a Charles Chaplin.

En este caso, Attenborough consigue culminar un merecido homenaje con una película con momentos muy recurrentes y un broche de oro final bello y conmovedor. Destaca el papel de Robert Downey Jr., que consigue destapar el lado sentimental y entrañable del maestro del cine mudo, y actores que le acompañan como Anthony Hopkins y, como no, Geraldine Chaplin.

21. Pollock: la vida de un creador (2000)

El drama que se esconde detrás de este biopic sobre uno de los pintores más importantes de la vanguardia norteamericana del siglo XX es la típica historia de dos almas sedientas de creatividad que comparten un sueño común al cual se llega por el camino de la autodestrucción.

Y ese el gran acierto del director Ed Harris, que retrata el apasionante viaje vital del matrimonio compuesto por los artistas Jackson Pollock y Lee Krasner desde que ella decide abandonarlo todo para dedicarse en cuerpo y alma a la carrera de su marido, que en plena composición de una obra que le lanzará a la fama, empieza a experimentar la locura y la violencia.

22. Frida (2002)

Pocas veces se ha visto en el cine un fenómeno de simbiosis tan brutal como el de Salma Hayek con el personaje de Frida: pareciera nacida para interpretar ese papel. Y qué decir del grandullón Alfred Molina en el papel de Diego Rivera. Sin duda una dupla genial para una película nostálgica.

Ambos completan uno de los mejores dúos entre las mejores películas biográficas, transmitiendo con el mismo sabor agridulce la explosiva mezcla de amor y odio, pasión y celos, egos y sueños compartidos de una pareja única y repetible. También repasa las aventuras de Frida Kahlo con otras mujeres y con el exiliado comunista ruso León Trotsky.

De paso nos permite penetrar en el México revolucionario de los años treinta, donde convivían con furor la libertad artística y los sueños socialistas.

23. Ray (2004)

El parecido físico de Jamie Foxx con el rey del jazz Ray Charles enseguida queda solo como una anécdota ante su derroche interpretativo que consigue poner en ejecución una de las mejores películas biográficas de la historia. En ella podemos asistir a las luces y las sombras de la vida de este genio de la música en el momento de su salto al éxito.

La película tiene un colorido, un tratamiento fotográfico y una elegancia especial que consigue captar los ambientes del boom del jazz Seattle, y regalarnos la preciosa historia de un joven música cuyo sueño de triunfar en la música se ve cumplido a la vez que se ve desafiado por los vicios, los traumas de su niñez y la ceguera.

24. Walk the Line (2005)

Traducida al español como En la cuerda floja, esta es una de las mejores películas sobre alguien, sobre todo, por la interpretación que nos regala Joachim Phoenix, pues no es nada fácil imitar la profunda voz de Johnny Cash con tal precisión. El resto lo pone una enérgica Reese Witherspoon en el papel de June Carter (Óscar a la mejor actriz).

Pero más allá de las interpretaciones, este biopic de uno de los cantantes más auténticos de la música norteamericana es un acierto de su director, James Mangold, junto al guionista Gil Dennis, de captar el alma rebelde de Cash, con sus complejidades y sus problemas, y retratar los momentos clave de su vida en una larga parábola que lleva a un emotivo final. 

25. Truman Capote (2005)

Philip Seymour Hoffman hace un encomiable esfuerzo para recrear la histriónica personalidad de Truman Capote, escritor de éxito cuyas formas amaneradas y su voz afeminada levantó los recelos entre los vecinos de alrededor de una granja de Kansas donde había muerto asesinada una familia cuando es enviado a petición propia para investigar el caso.

El gran riesgo era caer en el exceso, la caricatura y la superficialidad, pero el gran trabajo de Hoffman y la dirección Bennett Miller redondean una película casi perfecta, bien mesurada y equilibrada, sobre un escritor que siempre persiguió la fama bajando hasta lo más ruin del alma humana. 

26. Trumbo (2015)

Muchos críticos la destrozaron por sus excesos pero, qué esperaban de una película sobre Dalton Trumbo guionizada por John McNamara. La solvente actuación de Bryan Cranston (Breaking Bad) da credibilidad a una historia extravagante sobre un personaje fascinante: el mejor guionista de los Estados Unidos víctima de la caza de brujas.

La película arranca desde la cúspide del éxito en la que Dalton Trumbo amasaba fama y dinero por películas como Espartaco y Vacaciones en Roma. Sin embargo, su carrera se ve frenada por la acusación de comunista de la Comisión de Actividades Antiamericanas, que lo puso en la lista negra y le obligó a sobrevivir escribiendo bajo un pseudónimo. 

27. Bohemian Rhapsody (2018)

Recientemente ha llegado a la gran pantalla esta película de Bryan Singer sobre el gran icono artístico de finales del siglo XX Freddy Mercury. Presentado como una personalidad total, con sus contradicciones y sus genialidades, Mercury es en realidad el pretexto para culminar un verdadero homenaje a la música, la libertad y lo que representó Queen.

Los fans del grupo han recibido muy bien esta ambiciosa producción en la que la música de Queen es el hilo que enhebra el argumento, que abarca desde la creación del grupo y su irrupción en la fiebre del éxito, hasta la crisis que se abre con la caída de Freddy Mercury en los excesos y culminó en la realización de unos de los conciertos más grandes de la historia.

Películas biográficas de personajes anónimos

Los personajes en los que se inspiraron los siguientes largometrajes no tenían grandes cargos ni eran conocidos, pero sus historias demuestran que incluso las vidas más corrientes pueden esconder enseñanzas apasionantes. 

28. Serpico (1974)

Al Pacino protagoniza esta película biográfica sobre un personaje desconocido al que Sidney Lumet sacó el polvo y lo convirtió en historia del cine: Frank Serpico. Esta es la historia de un policía incorruptible que se negó a doblegarse a la corrupción y el soborno, y que por ello se enfrentó a sus compañeros y arriesgó su vida.

Frank Serpico era un oficial del Departamento de Policía de Nueva York que destacó por ser el primer policía en declarar en un juicio contra la corrupción policial, en 1971. Una historia de heroísmo que Sidney Lumet utilizó para reflejar el idealismo de los principios, firmando una de sus mejores películas de su dilatada carrera. 

29. El hombre elefante (1980)

Pocas autobiografías consiguen despertar con tanto entusiasmo la empatía con el sufrimiento de una persona como esta pequeña maravilla del séptimo arte, El hombre elefante, con la que David Lynch nos invita a reflexionar sobre la condición humana a través de la sorprendente existencia de John Merrick.

La película, en blanco y negro, nos traslada a finales del siglo XIX cuando el doctor Frederick Treves conoce a John Merrick, un hombre con la cabeza deformada que es utilizado como exhibición diariamente en un circo. El argumento gira en torno a la existencia humillante de este hombre bajo cuya apariencia monstruosa se escondía un buen corazón.

30. Toro Salvaje (1980)

Entre las películas sobre el boxeo (y hay unas cuantas) sobresale una de las pelis más recomendables que hemos visto, dirigida por Martins Scorsese y en la que Robert De Niro da vida al joven boxeador enfermizamente violento Jake La Motta. Con un ritmo vertiginoso, Toro Salvaje es una de esas películas que uno ve todo el rato con un nudo en el estómago.

Scorsese consigue reflejar la personalidad intrínsecamente violenta de este joven que, a pesar de tener un gran talento sobre el ring, descargaba su agresividad con la gente que lo rodeaba. Cuando alcanza el éxito, su vida se convierte en un infierno, con una vida matrimonial fracasada y las continuas presiones de la mafia para que amañe combates

31. Ed Wood (1994)

Un homenaje de Tim Burton a esos perdedores que tanto le inspiraban, en este caso con la biografía de un hombre común cuya frustración vital y profesional unidas a un admirable empeño en la persecución de los sueños nos hace reflexionar sobre el concepto de éxito y fracaso y el verdadero valor de la ilusión.

Tim Burton retrata con humor la vida de Ed Wood, encarnado por Johnny Depp, que fue durante años considerado el peor director de cine de la historia. Se trata de un joven al que le gustaba vestir de mujer y que soñaba con realizar grandes películas, aunque solo consiguió rodar algunas piezas de poco valor artístico con un elenco particular.

Sin duda una película delirante y transgresora en la que destaca la aportación de Martin Landau, ganador del Óscar al mejor actor secundario.

32. Una mente maravillosa (2001)

Lejos de la pompa y el exceso sensiblón, el director Ron Howard nos presenta en frío (quizás demasiado lineal) el maravilloso fenómeno del matemático John Forbes Nash, una de esas mentes excepcionales obsesionadas por ir siempre más allá. En su afán por descubrir algo original, desarrolla una innovadora teoría que sirve para descifrar códigos.

Sin embargo, al tiempo que es contratado por el departamento de Defensa de los Estados Unidos, el joven genio empieza a sufrir trastornos esquizofrénicos. Brillante drama biográfico interpretado por Russell Crowe y cuya única profundidad emocional lo ofrece Jennifer Connelly en el papel de una estudiante que demuestra a Nash el poder del amor.

33. Monster (2003)

Lo mejor de esta película de Patty Jenkins es sin duda la capacidad de Charlize Theron de transformarse en un personaje siniestramente trágico como Aileen Wuornos, una prostituta ejecutada tras confesar el asesinato de seis personas. Sin embargo, Monster muestra tras la vida de esta asesina una mucho más poderosa historia de amor.

Y es que la vida de esta mujer, sometida desde pequeña a abusos y condenada a ejercer la prostitución entre continuas agresiones y malos tratos de sus clientes, se convierte en una lucha desesperada por liberarse de su destino. En ese camino conoce a una joven lesbiana traumatizada por la oposición de su familia a su condición sexual.

El amor entre estas dos almas atormentadas avanza hacia el precipicio empujado por la historia personal de Wuornos, que tras asesinar a un cliente inicia una cadena de crímenes.

34. Dallas Buyers Club (2013)

Dallas Buyers Club reúne dos grandes ingredientes para ser una película de referencia: un guión atractivo con una historia interesante, y la metamorfosis de Matthew McConaughey en una de la mejores actuaciones de los últimos tiempos que le valió el Óscar. 

Y es que el célebre actor, que adelgazó más de 20 kilos, parece descender a los infiernos de la mano de su personaje, un cowboy de rodeo texano alcohólico, drogadicto y mujeriego que inicia una lucha por la supervivencia cuando es diagnosticado de SIDA. Le acompaña un conmovedor Jared Leto en el papel de un transexual que se convierte en su socio.

Basado en una historia real, el trasfondo de la película es la heroica lucha contra los aparatos del estado de dos personas que no tienen nada que perder.

35. Sully (2016)

A Clint Eastwood le chiflan esos personajes anónimos que se convierten en héroes casi sin quererlo, como si estuviera loco por retratar ese extraño poder que todos llevamos dentro. En esta ocasión escogió un personaje anónimo que, sin quererlo, protagonizó una de las historias más asombrosas de la aviación: el aterrizaje en el río Hudson.

Sucedió en 2009, cuando el piloto Chesley Sullenberger (Tom Hanks) salvó la vida de 155 pilotos a bordo de un avión averiado con el que tuvo que buscar un aterrizaje de emergencia. La película es un homenaje al factor humano y aborda la lucha de Sully contra la compañía aérea, que intenta sacudirse la responsabilidad acusando al piloto de temeridad.

Las mejores películas biográficas en Netflix

En la distribuidora Netflix, encontrarás también películas  tan evocadoras como la de un viajero anónimo hacia la naturaleza salvaje de Alaska, la vida de Jacqueline Kennedy tras el asesinato de su marido o el juicio por homosexual al héroe que hizo que los aliados ganaran la segunda guerra mundial. 

36. Hacia rutas salvajes (2007)

Frescura, atrevimiento, adrenalina, ambición y ritmo son algunos de los calificativos para esta película que dirigió Sean Penn basándose en la vida de Christopher McCandless, un joven idealista que cedió sus posesiones a la beneficencia y abandonó el mundo civilizado para lanzarse a la aventura y penetrar en la naturaleza salvaje.

El viaje de este joven hacia la Alaska salvaje es también el viaje interior de un chico que llegó a cambiar su nombre (se rebautizó como Alexander Supertramp) para empezar una nueva vida. Gran papel de Emile Hirsch, pero lo mejor es cómo Sean Penn nos condena al imparable ritmo de la naturaleza salvaje en escenas que quitan el aliento.

37. Descifrando Enigma (2014)

Vista sin muchas pretensiones, The Imitation Game es una de las películas autobiográficas en Netfilx que no te puedes perder, una película muy interesante que nos traslada a una historia real fascinante: en plena segunda guerra mundial el matemático británico Alan Turing consigue descifrar los códigos secretos nazis contenidos en la máquina Enigma.

Sin embargo, lejos de ser recibido como un héroe es acusado por su homosexualidad y juzgado en 1952, y ese es el objeto de interés en el que se centra el director Morten Tyldum. La película ganó el Oscar al mejor guión adaptado, y descubrió una dupla genial formada por Benedict Cumberbatch y Keira Knightley.  

38. La teoría del todo (2014)

Como una de las grandes películas autobiográficas en Netflix encontrarás este biopic sobre la eminencia científica más influyente de la última mitad de siglo, Stephen Hawking. Como todos los genios, su personalidad tiene muchas facetas, pero en este caso es director de La teoría del todo, James Marsh, se centró en su relación de amor y su enfermedad.

Se trata de un relato íntimo de un joven con una mente privilegiada que, a la vez que conoce a la mujer de su vida, empieza a experimentar los efectos de una enfermedad degenerativa con la que ambos aprenden a convivir. Más allá del minimalismo con el que se nos ofrece un producto más que interesante, está la sorprendente metamorfosis de Eddie Redmayne.

39. Jackie (2016)

Siempre a la sombra del poder de su marido, la figura de la primera dama norteamericana Jacqueline Kennedy (encarnada por Natalie Portman) es iluminada por los focos del director Pablo Larraín para narrar los días inmediatamente posteriores al asesinato del presidente John F. Kennedy. Un drama de factura bella y dolorosa.

La película llega a resultar tan ambiciosa y desconcertante que se acaba convirtiendo, casi sin quererlo y por su propia sobredimensión, en un homenaje que trasciende la figura de Jacqueline Kennedy y representa la heroína femenina más desgarradoramente humana. 

40. Walt, el soñador (2015)

Con un guión al que le falta chispa y brillantez, Walt es sin embargo una película entrañable que no solo repasa la vida de un creador único como Walt Disney, sino que ofrece un retorno al mundo asombroso que brotó de sus bocetos.

De hecho, esta película dirigida Khoa Le lleva como subtítulo Antes de Mickey porque se centra en los fracasos y las esperanzas del joven Walt, el embrión de los sueños de una mente cautivadora que creó el cine de animación. Quizá le falte ambición a la cinta, que se muestra más firme cuanto más se aleja del dolor y la oscuridad del alma del protagonista.

Comentarios