Carácter Urbano

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@oblivionmedia.com

Bullying: qué es y los 5 tipos de acoso escolar

El acoso escolar es uno de los escollos más grandes para el desarrollo emocional del menor. Es explicamos en qué consiste, los diferentes tipos y cómo detectarlos.
Los diferentes tipos de bullying que existen y sus consecuencias. | Imagen de: Wokandapix.

 

Dicen que es un problema del siglo XXI, pero el bullying o acoso escolar existe desde siempre en las aulas. Esta forma de hostigamiento adopta muchas formas que no siempre son perceptibles y acarrea una consecuencias muy serias, tanto físicas como psicológicas, para quienes lo sufren. Analizamos qué es y los diferentes tipos de acoso escolar que existen.

¿Qué es el bullying?

El acoso escolar, también conocido por su forma en inglés "bullying", consiste en cualquier expresión de violencia física, verbal o sexual en el ámbito escolar. Este maltrato se produce de forma metódica y sistemática (continuada en el tiempo), de modo que la víctima acaba adoptando una posición de sumisión respecto al agresor.

Igual que sucede en otros tipos de maltrato, el agresor se ve motivado por la sensación de poder y menosprecia a la víctima, acaba sufriendo una serie de secuelas psicológicas y físicas. En este sentido, el tipo de acoso escolar más común es el emocional, según se desprende de varios estudios.

Algunos de los síntomas de que el menor está sufriendo acoso escolar son: desmotivación en la escuela, nerviosismo, introversión o malos resultados escolares. La mayoría de menores ocultan o evitan a hablar sobre este tipo de situaciones, ya sea por vergüenza o por temor a la reacción de los padres (más bien el temor a que estos no den una respuesta adecuada). Por eso es importante detectar el bullying a tiempo.

En los casos más extremos, la dureza de la situación, sumado al desarrollo del pensamiento hipotético por parte del adolescente, puede comportar pensamientos suicidas. Solo en España, la fundación ANAR atiende cada año más de 1.170 jóvenes con problemas, y no son pocos los casos de suicidio por acoso escolar.

El hostigamiento escolar tiende a provocar problemas en la socialización del menor cuando este ha alcanzado la madurez. Esto se debe a un descenso notable de la autoestima y un aumento del miedo al rechazo.

    Los 4 tipos de acoso escolar

    Podemos hablar de varios tipos de bullying, aunque todos ellos son causantes de una reducción notable en la calidad de vida del estudiante.

    1. Físico

    Este tipo de abuso escolar se puede identificar fácilmente y permite una respuesta inmediata por parte de los educadores, incluyendo agresiones físicas como patadas, puñetazos o agresiones con objetos. Suele dejar marcas en el cuerpo de la víctima, que también puede quejarse frecuentemente de dolores en la cabeza o el estómago.

    Se da con más frecuencia en la etapa infantil, así que debe servir para identificar aquellos niños que pueden desarrollar conductas agresivas en el futuro.

    2. Verbal

    Uno de los maltratos más habituales consiste en proferir insultos y todo tipo de amenazas a la víctima. Estos menosprecios adoptan la forma de bromas sobre el físico, la sexualidad, la raza o el estatus social del menor. Desafortunadamente, muchos educadores no lo consideran tan importante.

    Sin embargo, las consecuencias del acoso verbal pueden ser peores que las del maltrato físico, y es que se produce una pérdida drástica de la autoestima. Quienes lo sufren se muestran malhumorados, irritables o ausentes.

    3. Psicológico

    También llamado acoso escolar relacional, es quizás el caso más complejo de los que nos ocupan. El objetivo es que la víctima deje de ser parteo se sienta excluida de un grupo, ya sea dentro o fuera del centro escolar.

    Podemos detectar este tipo de bullying si el menor deja de formar parte repentinamente de un grupo de amigos o amigas. Además, son frecuentes los cambios de humor o, como en el caso anterior, la pérdida de la autoestima.

    En el contexto social actual, el acoso escolar psicológico puede trasladarse fuera de la escuela mediante las redes sociales y las nuevas formas de comunicación. Es lo que se conoce como ciberacoso.

    4. Sexual

    La última forma de acoso escolar tiene que ver con el género de la víctima y la sensación de superioridad por parte del agresor, normalmente un varón. Se caracteriza por comentarios machistas y tocamientos íntimos.

    De igual manera, puede acarrear problemas psicológicos serios para quienes lo padecen. Por lo general, la agredida evitará las situaciones de acoso dejando de asistir a la escuela, evitando así al acosador.

    ¿Qué hay del acosador?

    Algunas de las preguntas que más se formulan los pades y docentes son las siguientes. ¿Qué incita al agresor a cometer el acoso escolar? ¿De qué forma se puede parar?

    La respuesta no es nada sencilla, ya que depende de muchos factores. Por norma general, los acosadores tienden a ser menores con una autoestima baja o con escasas expectativas de futuro. Esto puede estar motivado por una ambiente familiar fragmentado (o inapropiado), por un trauma personal que no ha expresado o por falta de atención.

    Los acosadores buscarán siempre el apoyo de otros niños o jóvenes de su entorno, formando un grupo en el que se siente fuertes e impunes. Por eso, más que en el agresor, debemos focalizar nuestra atención en la pasividad o permisividad de los otros alumnos, haciéndoles ver que su conducta está provocando un daño enorme a alguien.

    En este sentido, es importante que desarrollen la comprensión moral y la empatía, para que se pongan en la piel de la víctima y dejen de apoyar al acosador.

    Comentarios