Carácter Urbano

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@oblivionmedia.com

Sexting: Qué es, definición y posibles consecuencias

Las nuevas formas de comunicación han dado lugar a prácticas como el sexting, la nueva moda sexual que puede tener graves consecuencias. Los menores son los menos concienciados sobre los peligros de compartir una foto comprometida o de carácter sexual en la red.
Sexting, la nueva moda sexual que puede tener graves consecuencas. | Imagen de: Lena Yang.

 

Las nuevas formas de comunicación y las redes sociales han tenido un impacto enorme en nuestras relaciones personales, también en el ámbito del sexo. Por ese motivo, es normal que surjan nuevas prácticas sexuales como el sexting. Te contamos qué es esta nueva moda y las graves consecuencias que puede tener.

Plataformas como WhatsApp, SnapChat o Tinder nos permiten establecer relaciones sin la necesidad de tener en encuentro cara a cara. Eso ha encendido un enorme debate sobre la superficialidad de la sociedad y sobre cómo las nuevas tecnologías están destruyendo el tejido social.

Pero más allá de eso, el sexting puede poner en peligro la integridad del usuario y especialmente de los menores. Te explicamos por qué.

¿Qué es el sexting?

A grandes rasgos, el sexting se puede definir como el intercambio de mensajes de carácter sexual a través de dispositivos móviles. Hace unos años, este término hacía referencia solo al intercambio de mensajes de texto, pero en la actualidad es posible enviar todo tipo de archivos multimedia, y eso puede acarrear graves consecuencias si no tenemos cuidado.

La palabra es una expresión de origen anglosajón que mezcla “sex” (sexo) con “texting” (envío de mensajes de texto). La Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) lo define como “hacerse fotografías, grabarse en un vídeo o audio, o dejar que lo hagan otros” en una situación íntima. Varios psicólogos van más allá y apuntan que el sexting es, ni más ni menos, “exhibicionismo online”.

Varias encuestas internacionales señalan que esta práctica es más habitual de lo que creemos y que un amplio porcentaje de usuarios (entorno al 22%) ha enviado mensajes, fotos o vídeos de contenido explícito y que les implicaba directamente.

Posibles consecuencias del sexting

Tenemos tendencia a confiar en exceso en nuestra privacidad en Internet, pero es conveniente recordar que cualquier material que enviemos puede ser difundido sin nuestro permiso, poniendo en serio peligro nuestros derechos personales, que son el honor, la intimidad y la imagen.

El material de contenido explícito o comprometido puede iniciar un proceso de chantaje, pero esta práctica vejatoria (conocida como sextorsión) es totalmente denunciable. Debemos considerar que existen las siguientes amenazas.

1. Exposición a acosadores

Muchos usuarios, especialmente menores que no han sido concienciados sobre los riesgos de la comunicación online, tienen tendencia a pensar que una imagen está a buen recaudo en un dispositivo móvil. Por lo tanto, no tienen en cuenta las muchas formas en que ese material puede salir del dispositivo.

Esto puede dar lugar a abusos sexuales (físicos o verbales)  o corrupción del menor por parte de pedófilos y otros acosadores que ocultan su identidad. Debemos mantener un control sobre el uso que los menores hacen del dispositivo.

2. Riesgos psicológicos

Si una persona ve que su imagen de carácter sexual se distribuye por toda la red sin su consentimiento, puede experimentar problemas psicológicos como ansiedad, depresión, pérdida de autoestima o traumas, así como la estigmatización de parte de la sociedad. En los casos más graves, puede acabar en suicidio.

3. Chantaje

Cuando el material de contenido íntimo o sexual pasa a manos de una persona inadecuada, puede que utilice ese material para chantajear a la víctima. En muchos casos, la víctima es coaccionada para que mantenga relaciones sexuales con alguien o envíe más material. Ante un casi así debemos acudir a las autoridades para que tomen cartas en el asunto.

4. Problemas legales

Aunque el asunto no tenga nada que ver contigo, debes saber que reenviar material de este tipo a otros grupos y chats te hace cómplice del delito y puede tener graves consecuencias penales. Si tienes constancia de un caso de sextorsión, avisa a las autoridades para que lo investiguen.

Cómo evitar las amenazas del sexting

A fin de evitar las consecuencias negativas del sexting, te ofrecemos los siguientes consejos.

1. No accedas a chantajes

Ceder al chantaje y enviar más fotografías no romperá la cadena, ya que los abusos de este tipo se sustentan en la relación de poder entre la víctima y el acosador, y nunca será suficiente. Abandona cualquier contacto con esa persona y denuncia los hechos cuanto antes.

2. Piensa en quién recibe tus fotografías

¿Realmente conoces al receptor de esas fotos subidas de tono? ¿Crees que el material estará en buenas manos? Antes de compartir imágenes y vídeos comprometidos, piensa en las consecuencias de hacerlo. Aunque tu interlocutor asegure que ha revelado su identidad real, nunca está de más un extra de precaución.

3. Pon privacidad a tus redes sociales

Configura la privacidad de tus fotos en las redes sociales de forma que tú tengas el control sobre quién puede acceder a ellas. Por otra parte, haz que solo tus contactos o tu círculo cercano puedan enviarte mensajes privados.

4. No envíes material comprometedor

Tan simple como eso. La mejor forma de evitar ser víctima de la sextorsión es no difundir material comprometido. Aunque el receptor no tenga intención de volver a compartirlo, puede que terceras personas accedan accidentalmente.

Ahora que hemos detallado las posibles consecuencias y amenazas de esta práctica sexual (en especial para los menores), es conveniente destacar que cualquier adulto es libre de practicar sexting, siempre que sea consciente de los riesgos de compartir material comprometido a través de la red.

Comentarios