Carácter Urbano

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@oblivionmedia.com

8 beneficios de tener un perro científicamente demostrados

Estos son los principales beneficios de tener un perro en tu vida. Todos ellos demostrados científicamente que demuestran cómo mejora nuestra salud junto a ellos.
Estos son algunos de los beneficios de tener un perro. | Imagen de: Erica Magugliani.

 

Hoy en dia, los perros ya no son considerados meros objetos como antaño, sino que muchas veces, algunas personas las consideran más importantes incluso que a otros seres humanos. Aunque no seamos partidarios de esos pensamientos, tener un perro aporta beneficios, fácilmente visibles y que además han estado cientificamente demostrados.

Se ha descubierto recientemente que los perros y los humanos llevan conviviendo cerca de 15.000 años juntos, por lo que no es de extrañar que se les conozca como los mejores amigos del hombre, en gran parte por su habilidad para detectar las emociones humanas, una virtud que ningún otro animal tiene.

¿Qué beneficios nos aporta vivir con un perro?

Desde siempre hemos oído que el perro es el mejor amigo del hombre, el animal más fiel del mundo, y sus muchas virtudes, como perros entrenados por la polícia, perros guía o perros encargados de detectar células cancerígenas o bajos niveles de azúcar en la sangre de las personas. Además, la convivencia con un ejemplar nos aporta varios beneficios demostrados por la ciencia.

Según un estudio realizado la universidad de Azabu, en Japón, la relación entre dueño y perro puede llegar a ser igual de especial que la de una madre con su hijo, por lo que no sólo gozarás de 8 beneficios científicamente demostrados, sino que tendrás una relación muy especial con tu nuevo mejor amigo.

1. Menos enfermedades

La mayoría de perros están cubiertos de pelo, siendo un foco de bacterias, y aunque a primera vista pueda parecer contradictorio, al estar todo el dia en contacto con un perro, tu inmunidad a varias enfermedades aumenta, por la interacción constante con ellas. Entre los elementos más llenos de bacterias por acción canina, encontramos sobretodo fundas, tanto de cojines como de sofa y cama.

2. Más felicidad

La interacción constante con un perro, así como el cariño recibido del mismo, ayuda a alguien a sentirse más positivo y por consiguiente más feliz. La explicación de este efecto va ligado a la oxitocina, la sustancia química que te hace sentir bien, y que nuestro cuerpo desprende cuando interactúa con personas, animales o experiencias que nos resultan agradables.

Además, tener un perro ayuda muchisimo a las personas que luchan contra la depresión, porque las obliga a establecer una rutina para cuidar a la mascota, así como salir a la calle a pasearla, además del efecto de la oxitocina que ya hemos explicado.

3. Corazón más sano

Según demuestra un estudio realizado por científicos chinos, acariciar a un perro reduce el ritmo de la frecuencia cardiaca, además de disminuir la presión arterial. El mismo estudio declara que las personas propietarias de un perro descansan mejor por las noches, y como ya hemos comentado anteriormente, sufren un menor número de enfermedades.

4. Realizarás más ejercicio

Tener un perro es una de las mejores maneras de obligarte a realizar un mínimo de ejercicio, debido a sus necesidades de pasear al menos 3 veces al día, los propietarios acostumbran a superar los 30 minutos de ejercicio recomendados de forma diaria. Además, si eres un amante del running, hay unas cuantas razas de perro que pueden ser propensas a ello, y con las que vas a compartir horas de ejercicio.

5. Más vida social

Aunque suena a estereotipo de sitcom americana, cuando vas a pasear con tu perro y pasas por un parque donde se encuentran más de ellos, los propietarios de las mascotas tienden a interactuar entre ellos, mucho más de lo que lo harían en caso de no tener un perro.

Un estudio científico certifica que las personas con perro conectan a nivel emocional con otras que también sean propietarias incluso antes de saberlo, por lo que realmente tiene una base emocional. El mismo estudio cataloga a los amos de más responsables, atentos y cariñosos en comparación a los propietarios de gatos.

6. Ayuda a niños pequeños y personas enfermas

La presencia de un perro en casa mejora las capacidades de niños pequeños que sufren alguna carencia física o motriz, a la par que una vez entrenados pueden resultar los guías perfectos para estos chicos. Además algunos perros estan siendo entrenados para alertar a sus propietarios ante una posible convulsión o ataque epiléptico, donde los perros son capaces de detectarlos antes de que ocurran, mejorando el nivel de vida de personas epilépticas.

Un perro en casa también significa una conexión mucho más profunda y grande entre hermanos, por la conexión que la mascota genera entre ellos, funcionando como un punto de unión en relaciones entre hermanos.

7. Trabajar con un perro reduce la ansiedad

Como ya hemos dicho, interaccionar con un perro reduce los niveles de estrés del cuerpo, mientras mejora los niveles de oxitocina que el cuerpo desprende. Partiendo de esta base, vemos en muchas películas y series, empresas que permiten a las personas llevar a sus perros al trabajo, para mejorar la productividad de sus trabajadores.

Aunque parezca de película, las empresas punteras en trato con sus trabajadores empiezan a permitir que esto ocurra, y estas iniciativas de las mismas se terminan traduciendo en una efectividad más alta por parte de empleados y de la empresa como bloque.

8. Te ayudan a madurar

Aunque parezca una locura, el tener un perro te hace más responsable, y aunque a niveles más bajos, te puede ayudar a madurar, porque al fin y al cabo, estás haciéndote responsable de la vida de otro ser, que además, confía en ti para que te ocupes de cubrir todas sus necesidades básicas.

Comentarios