Carácter Urbano

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: altes@tqcorp.media

Juego de Tronos Temporada 8 Capitulo 5: análisis (spoilers)

Daenerys escenifica su descenso a la locura reduciendo Desembarco del Rey a cenizas. Este es nuestro veredicto del 8x05: Las Campanas.
Daenerys en el quinto capítulo de la octava temporada. | HBO.

 

“La locura y la grandeza son dos caras de la misma moneda. Cada vez que un Targaryen nace, los dioses lanzan una moneda al aire y el mundo contiene la respiración.” Así describió Jaehaerys II, abuelo de Daenerys, lo que sucede cuando un Targaryen viene al mundo. Hasta ahora, la moneda estaba en el aire, pero el capítulo 5 de la temporada 8 de Juego de Tronos nos ha mostrado el resultado.

Este es nuestro análisis con SPOILERS del 8x05: Las Campanas.

La reina de las cenizas

La idea principal del capítulo es que Daenerys ya no es quien era, y el primero en sufrir las consecuencias es Varys, quien conspiraba en secreto para colocar a Jon en el trono. Sabíamos que Varys jugaría un papel fundamental en este nuevo escenario, y hasta es posible que sus actos sigan trayendo consecuencias tras su muerte.

Momentos antes de su ejecución, vemos como el eunuco quema una carta con el siguiente contenido: “no es la única Targaryen que queda. Rhaegar y Lyanna… su hijo todavía vive, escondido por Eddard Stark… él es el verdadero heredero del Trono de Hierro”. Puede que no sea la única misiva que haya enviado.

Daenerys sabe que nunca será tan querida en Poniente como lo es Jon, y que si quiere alcanzar el Trono de Hierro debe escoger una senda diferente. De hecho, la única arma que le queda es el miedo, y un dragón le facilita mucho las cosas. “No voy a detener la rueda, voy a romper la rueda”, avisó hace algún tiempo.

Eso podría explicar, en parte, por qué la Reina Dragón decide reducir Desembarco del Rey a cenizas, cumpliendo con la última voluntad de su padre y convirtiéndose en la villana del último capítulo de la serie. En cierto modo, es una bonita manera de cerrar el círculo -ahora ella es la Reina Loca- y volver a la casilla de salida.

Tyrion contempla el fuego en Desembarco del Rey. | HBO.

 

El problema es que este descenso a la locura dura dos capítulos, insuficientes para que el espectador vea una evolución creíble en ella. ¿Error garrafal de los Benioff y Weiss? Seguramente, el error esté en la planificación. Como cuando escribes a mano, debes terminar la frase en la misma línea, y te quedas sin papel, los productores se han quedado sin espacio temporal para desarrollar cada arco argumental como se merece.

Eso no impide que el capítulo sea un espectáculo visual. Algunas secuencias, como la de Arya intentando salvar a los civiles, parecen sacadas de una película de acción bélica y nos mantienen aferrados al sofá aunque sea a altas horas de la madrugada. Nada que objetar.

La reina en el balcón

Todos esperábamos una muerte poética para Cersei, el villano más temible que esta serie ha conocido, y algunos hacían referencia a la famosa profecía del Valonqar que aparece en la saga literaria. Aquí debemos hacer un pequeño inciso. Aunque Maggy la Rana profetiza la muerte de Joffrey, Tommen y Myrcella, en ningún momento se refiere a la muerte de Cersei.

En este quinto capítulo, su personaje se limita a observar desde el balcón, un segundo plano que solo abandona para reencontrarse con Jaime. Ambos se refugian en las criptas de Desembarco y acaban sepultados por los escombros. Aunque el trabajo de Nikolaj Coster-Waldau y Lena Headey siempre es sobresaliente, la escena no tiene la suficiente carga emotiva. Simplemente no funciona.

Cersei y Jaime en la Fortaleza Roja. | HBO.

 

Muy diferente es el encuentro entre El Perro y su hermano. Sandor cierra el círculo arrojando a Gregor a las llamas, aunque eso supone su propia muerte. La mayoría estará de acuerdo en que El Perro ha sido uno de los personajes más redondos de Juego de Tronos.

Mientras tanto, Arya vaga sin rumbo por las calles de la capital tratando de salvar su vida y la de muchos otros. Al final, no podemos evitar preguntarnos cuál ha sido el verdadero propósito de su viaje a Desembargo del Rey, y es que abandona sus intenciones de matar a Cersei tan pronto como El Perro le advierte de su obsesión, pero la escena final nos invita a pensar que el personaje tendrá un papel crucial en el cierre de la serie.

La reina en el trono

En conclusión, tenemos nueva reina en el trono, aunque el trono no se más que ceniza.

Nos quedan unos cuantos interrogantes para el capítulo final. Jon deberá decidir entre el amor o el sentido común, Tyrion deberá escoger un bando y Arya podría añadir a Danerys a su famosa lista (recordemos que la profecía de los “ojos verdes” sigue en pie), pero todos deberán decidir rápido. Solo quedan 80 minutos para cerrar todas las tramas y parece difícil que el final sea satisfactorio para todos.

Arya en Desembarco del Rey, | HBO.

 

Las Campanas sigue dejándonos esa sensación de ahogo, y es que busca ofrecernos muchas sensaciones en muy poco tiempo. Pero si dejamos de juzgar las decisiones de los personajes -algo que puede ser muy subjetivo- y tenemos en cuenta que no hay tiempo material para cuidar la narrativa como a muchos nos gustaría, la serie sigue estando por encima de la media.

Otra temporada le habría sentado de maravilla, pero debemos dejar de lamentarnos por lo que pudo haber sido. Lo que veis es lo que hay.

Lo mejor

  • La composición de algunas secuencias son increíbles. Increíble trabajo de Miguel Sapochnik.

  • El desenlace de Sandor Clegane.

Lo peor

  • El personaje de Cersei, desaprovechado en esta última temporada.

  • Jon sigue perdiendo protagonismo.

Comentarios