Carácter Urbano

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@oblivionmedia.com

Restaurante caníbal: una realidad en Japón

El precio ronda los 1.200€ de media por plato, pero la demanda está en alza.
En Japón se ha regulado, hace ya varios años, la comercialización y el consumo de carne humana. | Imagen de: Thomas Marban.

 

ATENCIÓN, ACTUALIZACIÓN IMPORTANTE: Se ha demostrado que esta noticia es falsa. Fuentes fiables procedentes del periódico El Español y Yahoo Noticias han desmentido la noticia. El origen del bulo se debe a un portal llamado La Voz Popular que difundió la noticia, pero que originalmente tenía como objetivo representar una sátira en vez de hechos reales.


Muchos consideran la cocina un arte y como cualquier otro arte, está constantemente en evolución y adaptándose a los tiempos que corren, aunque a veces esas adaptaciones pueden resultar extravagantes o incluso bizarras.

El caso que traemos a continuación es probablemente uno de los más exagerados a nivel de excentricidad ya que roza el límite (o lo traspasa, no lo sabemos) de lo éticamente correcto. Les hablamos del primer restaurante caníbal del mundo.

El restaurante caníbal

Por supuesto, estamos hablando de un restaurante donde se ofrece comida humana. Sí, tal cual. Sabemos que esto suscitará muchas dudas y emociones negativas, por ello vamos a profundizar más en el asunto.

El restaurante caníbal se llama en realidad Resu ototo no shokuryohin, que significa en japonés “hermano comestible”. Destaca porque está reconocido legalmente (dato importante) como el primer lugar gastronómico donde se puede comprar y consumir carne humana.

Este peculiar lugar se encuentra en una zona alejada de Tokio, capital del país.

Sus clientes

Como era de esperar, juntando lo estrambótico que resulta el lugar con la publicidad que han recibido (intencionalmente o no) gracias a las redes sociales y a la prensa en general, ya es uno de los locales más transitados y demandados de la zona.

El primer comensal occidental en acudir a este restaurante ha sido un argentino que ha proporcionado la información, pero ha preferido permanecer en el anonimato.

La comida

Este, ha asegurado que la carne humana tiene un sabor parecida a la carne de cerdo, aunque suele ser un poco más dura. Además, varía mucho dependiendo de la zona del cuerpo que consumas (como pasa con cualquier animal), siendo el glúteo uno de las más tiernas.

El centro tiene unos niveles de calidad de la carne y condiciones sanitarias muy elevadas. Debemos reconocer que si bien plantea diversos problemas éticos, el lugar se puede catalogar sin problema como de alto standing.  

Los platos son costosos. Dependiendo de lo que se pida, los precios pueden variar, pero el precio medio ronda los 1.200 euros por un pedido.

El encarecimiento del precio se debe en primer lugar a que ha debido pasar una serie de filtros legales, y en segundo lugar, a algo que veremos a continuación.

¿De quién es la carne?

La carne es de personas que antes de morir deciden venderla para que se la coman otros.

Hay distintos procesos que permiten que alguien venda su cuerpo para el consumo, el más común es venderlo con bastante antelación, recibiendo a cambio hasta 30.000 euros a lo largo de varios meses, como si de una especie de paga se tratase.

Por supuesto, si la persona fallece siendo más mayor, la cantidad es menor, y el dinero restante se le da a la familia.

Finalmente, el donante, o mejor dicho, vendedor de su cuerpo, se compromete mediante un contrato a seguir un protocolo médico que permite que se le intervenga justo después de morir para mantener la carne al fallecer (por causa natural) de manera que sea idónea para el consumo.

Esto se debe a que el sacrificio humano es ilegal en Japón, por lo que nadie puede suicidarse o ser asesinado para intentar recibir el dinero. Sin embargo, desde hace ya varios años, el consumo y comercialización de la carne humana está regulado de manera oficial.

Problemas morales

Hay algo intrínseco en la naturaleza humana que impide (si se tiene un estado mental sano) comerte a otro ser de tu misma especie; o esto nos habían hecho pensar.

Sin embargo, la antropofagia es una parafilia no tan rara como se puede pensar, pero en este caso hablamos de personas aparentemente normales que van al restaurante a consumir carne de otras. Entonces ¿qué está pasando? ¿supone realmente un problema? ¿se siente mejor una persona al poder comerse a otro demostrando así su superioridad?

Muchas dudas nos asaltan a niveles filosóficos, psicológicos y legales, pero existe un verdadero problema: La carne humana es cara, muy cara, y nos guste o no, va a aumentar su demanda.

¿Cuánto tiempo se tardará en que aparezcan mercados negros que trafiquen con carne humana? ¿Qué pasará con las medidas de sanidad? ¿Dejará la carne de proceder de donantes voluntarios?

Comentarios