Crítica: 'X-Men: Fénix Oscura' cierra la saga de Marvel con la cabeza alta

'X-Men: Fénix Oscura' cierra la saga de los mutantes de Marvel con solvencia y aportando ideas muy interesantes al cine de superhéroes.

 

Después de ver 'X-Men: Fénix Oscura' uno no entiende las devastadoras palabras que algunos de los críticos más prestigiosos del país le dedicaron a la película. La saga X-Men, la más longeva de todas las que hasta ahora han llegado a las carteleras de la mano de la división cinematográfica de Marvel, pone punto y final a esta etapa liderada por Bryan Singer que, con más o menos acierto, pero siempre arriesgando, ha sabido llevar esta franquicia con buen pulso en la mayoría de sus entregas.

'X-Men: Fénix Oscura' es una película interesante porque sigue a la perfección la línea marcada por las ediciones previas que han ido apareciendo en salas durante los últimos 20 años. Se nota que hay un cerebro detrás de todas y una idea clara de lo que se quiere: el tono, la estética y los subtextos narrativos se comparten; hay una intención y un mensaje que se quiere trasladar al espectador. Lo más importante es que se consigue.

No nos encontramos una película brillante, pero creo que quien espera ir al cine a ver una película de culto y escoge una película de superhéroes, o solo ha visto el Batman de Nolan o llega varios años antes de lo previsto. Lo que si tenemos en 'X-Men: Fénix Oscura' es una muy buena película de superhéroes: los personajes son interesantes, visualmente es interesante (en mi opinión, uno de los aciertos más interesantes respecto a la estética cómic de la saga Vengadores) y la historia trata temas (o a mi me parece que los tratan) más interesantes que la destrucción del mundo.

X-Men Fenix Oscura trata de personas

Y es que está bien saber que los superhéroes no son solo gente que hace cosas alucinantes o que tiene trajes que hacen cosas, los superhéroes no son siempre aceptados y no siempre se aceptan. En el saga Vengadores el único que no tiene un concepto muy alto de sí mismo es el pobre Hulk, el resto está encantado de haberse conocido. 

En X-Men, y más en esta adaptación de ‘The Dark Phoenix Saga’, obra de Chris Claremont, que se cuenta entre las más oscuras de la patrulla mutante, los personajes tienen conflictos entre sí y consigo mismos. Un acierto que ayuda al espectador a ponerse en la piel de los personajes que sufren y celebran en pantalla.

'X-Men: Fénix Oscura' dibuja un mundo de grises. Magneto vive rodeado de mutantes en unas tierras que les ha cedido Gobierno norteamericano mientras Charles Xavier se queda con los focos y con las relaciones institucionales; se abandonan niños por no saber qué hacer con ellos cuando se sabe de su mutación, se mata gente que se quiere… Sentimientos que, salvando las distancias superheróicas, pueden afectar a mucha mucha gente en su día a día.

Lo grande de la película es que la ves sin pensarlo y es después cuando te llegan. Que no se crea el lector que es una película de tesis: hay explosiones, una pelea brutal sobre un tren, malos poderosos y una de las cosas que más me gustan de siempre de los X-Men que es descubrir a mutantes con poderes originales. A los ya conocidos Rondador Nocturno o Mercurio (Quicksilver) se suman Red Lotus o Selene, además de indagar en los poderes de la gran protagonista: Jean Grey.

Jean Grey es Fénix Oscura

'X-Men: Fénix Oscura' gira, evidentemente, en torno a Jean Grey, uno de los personajes más interesantes del universo Marvel (muchos son de X-Men) y al gran poder que duerme en ella y al que se suma el que absorbe tras una misión de rescate en el espacio exterior: lo que parece una explosión solar es mucho más y será el detonante de lo que le ocurra a los X-Men.

Detrás de lo que ocurre con esta explosión hay una raza de seres del espacio liderados por una implacable “extraterrestre” cuya forma humana es la de Jessica Chastain, que le aporta mucho talento interpretativo a un personaje que muchas actrices de renombre habrían interpretado sin pena ni gloria.

Jean Grey se ve en una situación complicada: ella ostenta un poder que nadie más entiende y que, por lo tanto, temen. Ella misma teme su poder, lo que supone que no lo controla, y en esas se empieza a tejer una trama que hace buenas las casi dos horas de la película. Una película que se mueve entre la precuela y el universo alternativo, algo habitual en los cómics y que muchos fans agradecen al dar el salto a la gran pantalla.

También es interesante ver como Jean Grey se convierte en el poder más grande del universo siendo mujer. A diferencia de otras historias que, por muy bien que estén, se ve de lejos que están enfocadas a que el público sintonice con un personaje femenino poderoso (el caso de Wonder Woman), en 'X-Men: Fénix Oscura" se entiende a la perfección el mensaje sin caer en la obviedad. Otro minipunto.

'X-Men: Fénix Oscura' reúne a un muy buen elenco de actores (Fassbender, Lawrence, McAvoy Chastain,…) para contar una buena historia que cierra una saga que ha sabido dar en la tecla muchas veces y que ahora pasa al control de Disney. Ojalá mantengan el buen nivel y no hagan de los X-Men lo mismo que con otros personajes que ya están bajo el control de la casa de Mickey Mouse.

Todas las novedades, lanzamientos y últimas noticias sobre Marvel en este enlace.

Todas las novedades y noticias sobre cine y series del momento, las encontarás en este enlace.

✅ Descubre los últimos estrenos de NETFLIX, HBO, Amazon Prime y Movistar+

Comentarios