Las 7 consecuencias del aborto (físicas y psicológicas)

Estas son las consecuencias del aborto en la mujer. Repercusiones tanto físicas como psicológicas que pueden dañar a la madre y a su entorno social.
Estas son las principales consecuencias del aborto para la mujer.
Estas son las principales consecuencias del aborto para la mujer. | Imagen: Cedida.

 

Decidir si abortar o no es siempre una decisión difícil para la mujer. Si se decide hacerlo, pronto llegarán las consecuencias del aborto; pero en cualquier caso, no hacerlo, también tendría sus propias consecuencias.

Teniendo en cuenta que cada país cuenta con una legislación al respecto, en este artículo vamos a explicar cuáles son las consecuencias a corto y largo plazo del aborto para la mujer. No hay una decisión correcta, ya que esta depende de las circunstancias de cada una, la sociedad en la que vive y su sistema de creencias.

Consecuencias del aborto dependiendo de los tipos

Antes de nada debemos comentar, para aclarar algunos puntos fundamentales, cuáles son los tipos de aborto, ya que estos harán que las consecuencias sean unas u otras.

1. Consecuencias dependiendo de la legalidad

En primer lugar, hay que tener presente que las consecuencias del aborto dependerán, en parte al menos, del procedimiento que se siga para llevarlo a cabo.

1.1. Aborto legal

Por regla general, suele tener una menor repercusión psicológica en la mujer. Esto se debe a que, además de todos los problemas y presiones que siente, no se añade el de estar haciendo algo ilegal dando la espalada a la ley.

La madre tiene libertad y siente una mayor aceptación (al menos por los sistemas burocráticos y legales) para abortar, reduciendo así las consecuencias y secuelas del mismo. Por otro lado, el aborto legal suele estar ligado a intervenciones médicas con mayor preparación y medios. Por lo que reduce también las consecuencias negativas físicas para la madre.

1.2. Aborto ilegal

Contrariamente al punto anterior, como cabría esperar, el aborto ilegal suele suponer una mayor carga psicológica para la mujer y dificultades médicas.

Lo primero se debe al no reconocimiento legal, que actúa como otro elemento que dificulta a la madre sentirse comprendida y apoyada en el proceso. Lo segundo, como decíamos, suele acarrear consecuencias del aborto de índole médico. Si no se encuentra un médico que actúe de forma ilegal, cabe la posibilidad de que lo haga de forma “casera”, y estos métodos suelen ser muy invasivos para la mujer.

2. Consecuencias dependiendo del embarazo

Sin duda, para poder predecir (en la medida de lo posible) las consecuencias del aborto, entender qué tipo de embarazo es, será fundamental.

2.1. Embarazo deseado

Si se baraja la opción de abortar con un embarazo deseado significa que hay una situación dramática. La causa más frecuente de aborto en embarazos deseados suele ser un problema con el feto o bebé que implique serios riesgos para la madre.

En estos casos, el dolor psicológico suele estar asegurado ya que la madre (y el padre, en caso de que lo haya) suelen pasar un difícil duelo teniendo que renunciar (o con suerte, posponer) a la idea de incorporar un nuevo y querido miembro a la familia.

2.2. Embarazo no deseado

Aunque casi siempre que hay un embarazo no deseado pasa por la cabeza la posibilidad de abortar (aunque sea fugazmente), no todo el mundo lo acaba llevando a cabo por el miedo a las consecuencias del aborto (justificadas, por supuesto).

Cuando hay un embarazo no deseado, se tome la decisión que se tome, habrá consecuencias negativas y positivas para la madre y el resto de personas cercanas a la madre.

3. Consecuencias dependiendo del tipo de aborto

Por último, en este listado de matices y tipos de abortos (listado necesario para contextualizar las consecuencias del aborto generales), añadimos una variable más a las consecuencias del aborto.

En ambos casos puede suponer graves consecuencias para la mujer, tanto a nivel físico como orgánico, si no se practica (o supervisa) de forma adecuada.

3.1. Aborto espontáneo/natural

Dejando de lado la cuestionable propuesta de llamar a un tipo de aborto como “natural”, tenemos al tipo de aborto más frecuente en el mundo. Este sucede cuando, de manera repentina, el embarazo se interrumpe, sin que este fuese el propósito de la embarazada.

Suele suceder en las primeras 12 semanas del embarazo y casi siempre antes de las 26 semanas. Las causas más frecuentes son las alteraciones cromosómicas o las cualidades anatómicas de feto.

3.2. Aborto inducido

Cuando se practica de manera legal, igual que el aborto espontáneo, suele practicarse antes de la semana 12 de gestación. En la mayoría de países del mundo (por no decir todos), se practica, ya sea de forma legal o ilegal.

También puede practicarse en algunos países siempre que la madre no desee tener el bebé. En otros se debe argumentar y demostrar los motivos (por ejemplo, incapacidad económica de los progenitores).

En otros muchos países el aborto inducido sólo está permitido en casos muy concretos que de no llevarse a cabo, supondría graves consecuencias para la madre.


Consecuencias del aborto para la mujer

Ahora sí, enumeramos las principales consecuencias del aborto que puede sufrir una mujer.

Como hemos dicho, dependerá de los factores que acabamos de ver en el apartado anterior y de otras muchas más variables como el país donde se practique, la red de apoyo que tenga la mujer, su edad, su poder adquisitivo, sus creencias, sus rasgos fisiológicos, la cultura del lugar donde se encuentra, los servicios sanitarios de los que disponga, etc.

Nota importante: Hablamos de consecuencias que pueden darse en la mujer que decide abortar. No se tienen que dar necesariamente, dependerá de muchas variables y sobre todo, no decimos que sean peores consecuencias que decidir no abortar, ni mucho menos. Cada uno deberá elegir qué hacer adaptando la elección a sus circunstancias y al entorno social/legal en el que se encuentra.

1. Culpa (remordimiento)

Sin duda, la consecuencia del aborto número uno es la culpa. Muchas mujeres, a pesar de haber tomado la decisión de forma segura, viven un sentimiento de culpa que las acompañará durante más o menos tiempo.

Esta suele alimentarse con fuerza de las ideas y la imaginación sobre qué habría sucedido si hubiese tenido al bebé.

A nadie le gusta pensar que ha decidido quitar la vida (o no darsela) a otro ser humano. Dicho sentimiento puede aparecer incluso cuando el aborto ha sido espontáneo o decidido por los médicos.

2. Castigo social

El factor geográfico y la cultura serán dos de las grandes variables que determinarán cuales serán las consecuencias del aborto para una mujer.

Nos guste o no, somos fruto de la educación y el contexto en el que hemos crecido. Dicho contexto nos sigue presionando para tomar una serie de decisiones aún cuando estamos en contra de determinadas ideas.

Si se toma la decisión de abortar en un lugar donde está socialmente no aceptado (incluso aunque sí lo esté legalmente), el “castigo” por parte de las personas que conozcan lo sucedido no tardará en aparecer. Este será más doloroso para la mujer y tendrá consecuencias más graves cuanto más cercanas sean las personas de la mujer que ha abortado.

3. Arrepentimiento

Este es probablemente una de las peores consecuencias del aborto que se pueden sentir. Ligada muchas veces al castigo social, que puede potenciarlo, el arrepentimiento va más allá de la culpa.

Mientras que en el sentimiento de culpa (o mejor dicho, en los remordimientos) la persona se siente mal y responsable por lo que ha hecho, en el arrepentimiento se suma el deseo (fantasioso) de cambiar la elección.

Muchas veces, se dá cuando la mujer ha decidido abortar por no encontrarse preparada (personal o económicamente) y tiempo después ya lo está. En ese momento, puede hacerse preguntas como ¿por qué ahora sí y en el pasado no? ¿soy una persona egoísta?

4. Problemas médicos

Especialmente cuando los abortos son clandestinos o llevados a cabo por médicos no cualificados, las consecuencias físicas son aquellas que más hacen peligrar la vida de la madre.

Estos problemas potenciales varían sobre todo dependiendo de la técnica utilizada para el aborto. Las principales son: succión, dilatación, inyección salina, químico y por nacimiento parcial.

Además de los riesgos de la intervención, las mujeres que han realizado un aborto (o más) tienen más riesgos de cáncer de mama, cervical, de ovario y de hígado.

5. Problemas psicológicos

Las consecuencias psicológicos, aunque ya hemos hablado de dos importantes relacionados estrechamente con el acto de abortar (sobre todo si es de forma inducida por motivos personales), son las consecuencias del aborto más importantes.

  • Ansiedad
  • Depresión
  • Baja autoestima
  • Conducta autodestructiva
  • Ira/irritabilidad
  • Retraimiento
  • Insomnio y/o pesadillas
  • Pérdida de peso y de apetito
  • Cansancio
  • Ideación suicida

6. Síndrome post-aborto

Es un cuadro clínico no oficial (no aparece en el DSM-V). Incluye una cantidad diversa de problemas psicológicos como los ya descritos. La diferencia de esta consecuencia del aborto es que agrupa una cantidad elevada de dichos síntomas.

7. Ruptura de pareja

Según varias investigaciones, se ha visto que después de un aborto, más de la mitad de las parejas acaban separándose o divorciándose (exáctamente en torno al 60 o 70%).

El fuerte impacto que vive cada uno junto con la posibilidad de que haya sido una decisión no consensuada del todo, puede hacer que el manejo de la relación sea insostenible después de este acontecimiento.


Bibliografía:

Barklay, A. (2014). Consecuencias del aborto. Junio 29, 2016, de Fundación Red Madre: Nunca estarás sola.

Grimes, D. (2010). Secuelas físicas del Aborto. Junio 29, 2016, de New England Journal of Medicine.

Gurpeguia, M. & Jurado, D. (2009). Complicaciones psiquiátricas del aborto. Junio 24, 2016, de Asociación Española de Bioética y Ética Médica.

Haywood, P. (2016). Consecuencias generales del aborto para la mujer. Junio 29, 2016, de DeSide: Ayuda en Información.



Comentarios

envía el comentario