Carácter Urbano

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@oblivionmedia.com

Las 10 mejores posturas de yoga en pareja (fáciles y difíciles)

Te presentamos una selección de las mejores posturas de yoga en pareja. Hemos elegido posiciones de yoga de distintos niveles para principiantes con posturas fáciles y expertos con posturas difíciles. Si estás pensando en hacer yoga con tu novio o novia y buscas posiciones de yoga en pareja, descúbrelas aquí.
Realizar yoga en pareja siempre es más entretenido que empezar a practicarlo solo. | Imagen de: Wikimedia Commons.

 

Durante los últimos años se ha popularizado la práctica del yoga, especialmente por el énfasis en los beneficios tanto físicos como mentales que tiene. Una forma excelente de multiplicar estas ventajas, es practicar el yoga con otra persona, así que te traemos un catálogo detallado con cuáles son las mejores posturas de yoga en pareja para hacer en compañía.

Los 4 beneficios del yoga en pareja

En resumidas cuentas, practicar posturas de yoga en pareja favorece muchos aspectos clave de cualquier actividad en equipo, por lo que los efectos se notan a nivel físico (postural y endocrino) y también psicológico.

1. El yoga en pareja promueve la comunicación

Como en cualquier colaboración, en el yoga con nuestra pareja es vital que exista un hilo comunicativo bidireccional. Aprender a escuchar a la otra parte es esencial para realizar todas las posturas de yoga en pareja correctamente.

2. Desarrollo de la confianza mutua

Como consecuencia lógica de una comunicación sin fisuras, la confianza nace. La confianza es básica durante los ejercicios de yoga entre dos, pues ambos participantes deberéis esforzaros al máximo para que os salgan bien y os beneficio. Si no, ¿qué sentido tiene lo que hacéis?

A raíz de esto, se desarrolla un sentido de “trabajar en equipo”, fortaleciendo el vínculo y contribuyendo a que mejoréis con la práctica.

3. Mejora la coordinación física y la respiración

Gracias a la memoria muscular, serás más consciente de la posición de tu cuerpo (propiocepción) y podrás realizar las correcciones pertinentes a las posturas que haga falta. Además, también os podréis ayudar mutuamente para colocaros en la posición deseada.

Verás cómo eres capaz de mantener mejor el equilibrio en aquellas las posturas de yoga en pareja que requieren de mucha estabilidad. Además, para el yoga en todas sus variantes, la respiración es un punto que al que hay que prestar atención, así que la capacidad pulmonar también se verá recompensada.

4. Mayor capacidad de concentración

En este sentido, aunque cueste (especialmente si hay un grado de complicidad muy elevado con tu acompañante), el yoga en pareja también redunda en beneficio de nuestra habilidad para ponernos serios y centrarnos en lo que estamos haciendo. A fin de cuentas, está en juego nuestra integridad física y la de otra persona, así que mejor no andar mucho con juegos.

No obstante, ambos os daréis cuenta de que el humor también es una pieza fundamental, algo que notaréis las primeras veces que tratéis de completar ciertas posiciones de yoga.

Mejores posturas de yoga en pareja para todos los niveles

Estas son algunas de las posturas de yoga en pareja de diferente dificultad que puedes intentar realizar.

Vestíos con ropa cómoda, colocaos en un espacio abierto y, si podéis, conseguid una pequeña colchoneta o esterilla, para evitar lesiones en aquellas figuras en las que hay que tumbarse o sentarse en el suelo.

10. Postura sentado  

Una buena postura de yoga en pareja para comenzar es esta. No se trata de nada más que sentaros espalda contra espalda. Erguid bien la espalda y no la encorvéis ni echéis los hombros hacia delante.

Vuestras piernas deben estar cruzadas (la típica postura de Buda). Respirad asegurando que el aire os llene los pulmones. Tratad de echar los brazos hacia detrás hasta que pongáis las manos encima de los muslos de vuestra pareja. Permaneced así un minuto aproximadamente y a continuación, de 20 a 30 segundos de descanso y volved a repetir.

¿Sois capaces de durar más de un minuto en esta postura?

9. Giro fácil sentado  

Sigamos estirando la espalda, pero ahora pongamos también a trabajar a los oblicuos.

Continuad sentados como antes, espalda contra espalda, pero ahora, girad hacia el mismo lado (el que acordéis).

Si habéis girado hacia vuestra izquierda, colocad la mano derecha en su rodilla izquierda y la mano izquierda sobre la rodilla contraria.

Y ahora, otro minuto manteniendo esta postura e id realizando nuevas repeticiones.

8. Estiramiento de pie (de cara o de espaldas)

Esta es una de esas posturas de yoga en pareja que admite variaciones. Se trata de colocarnos de pie frente al acompañante y tomarnos de las manos. Con los pies juntos, nos dejaremos caer suavemente hacia atrás, sin forzar al otro, de manera que ambos os quedaréis en un equilibrio perfecto. La figura tiene que ser como una especie de V abierta.

Tal y como ves, el estiramiento de pie puede hacerse de espaldas e inclinandoos hacia adelante.

7. Postura del ángulo atado (Baddha Konasana)

Aumentamos la complejidad para esta postura. Se trata de que, uno de los dos se siente en la “postura del zapatero”, es decir, sentado con las piernas de modo que las plantas de los pies se toquen (puedes ayudarte tomándote por los tobillos para mantenerlos juntos). Ahora viene lo difícil: flexiona un poco hacia adelante, sin bajar del todo.

La otra persona se sentará contra tu espalda, apoyándose en ella. Su misión consiste en arquear su espalda hacia atrás, aprovechando el ángulo que queda gracias a la postura del acompañante.

Esta postura de yoga en pareja, por cierto, es ideal para las embarazadas.

6. El cuadrado

No decíamos en vano lo de que las posturas de yoga en pareja mejorasen el equilibrio, iba en serio.

Uno de los dos debe sentarse con las piernas extendidas hacia adelante, de manera que su cuerpo realice una forma de L. Y ahora la parte complicada: el otro participante debe tomar a su pareja por los tobillos, mientras que la persona sentada la agarra también por sendos tobillos y los eleva en el aire, manteniendo los brazos firmes  

La concentración juega un papel crucial en la posición del “cuadrado”, por lo que es importante fijarse en hacerla correctamente, así que la persona que quede suspendida ha de preocuparse de formar con su cuerpo una L boca abajo para que la figura quede bien.

5. El barco

Estirad bien las piernas y espalda previo a esta postura. Sentaos cara a cara, apoyad las plantas de vuestros pies en las de la otra persona y ahora, elevad las piernas en el aire lo más rectas posibles.

Cogeos de las manos y dejaos caer hacia atrás levemente, sin forzar (como hacíamos en la número 3) manteniendo la espalda recta, evitando arquearla.

4. Postura del doble bailarín

¿Has imitado alguna vez a un bailarín de ballet? Con esta postura de yoga en pareja vas a tener que hacerlo si no es así.

Se trata de que levantes una pierna hacia atrás y te sostengas sobre la otra. La pierna que eleves, no tienes que extenderla, sino flexionarla hacia arriba, como si te prepararas para pegar una patada a un balón.

Tu pareja, frente a ti, debe hacer lo mismo, pero con su pierna contraria. Ahora, agárrate el tobillo de la pierna levantada con una mano y con la otra os podéis apoyar en el otro.

3. Doble árbol

Seguimos de pie. Poneos de espaldas y entrelazad vuestros brazos a cada lado. Ahora, uno de vosotros se tiene que inclinar hacia adelante y, lentamente, descender.

¿Ves lo que ocurre? El otro participante está siendo cargado como un saco de patatas. En su caso, no debe hacer nada más que tratar de no caerse. Una de las mejores posturas de yoga en pareja para estirar la espalda y corregir los malos hábitos

2. Doble pinza

Pongamos a prueba la flexibilidad de vuestros cuerpos con la postura de la doble pinza.

Para poder hacerla bien, uno de los dos debe ponerse de pie y juntar los pies. Una respiración profunda, sacar pecho y flexionar hacia abajo todo el tronco hasta que logre apoyar las palmas de las manos en el suelo, sin mover los pies.

Una vez que el acompañante ha conseguido la postura, el otro se pone de espaldas a él y realiza los mismos pasos pero mirando en dirección opuesta. En cuanto lo consigas, debéis agarraros por las muñecas y aguantar. Podéis pasar los brazos por entre vuestras piernas o por fuera, según estéis más cómodos.

 

1. Flexión doble

La razón por que esta es la mejor postura de yoga en pareja es por la implicación que tiene la musculatura de la parte baja de la espalda y de todo el tren inferior en su realización, algo que puede ayudar a corregir desvíos de espalda y a potenciar su flexibilidad.

Se trata de que, sentados frente a frente, extendáis las piernas hasta el máximo, sin que llegue a doler o a molestar. Sabréis dónde está vuestro límite cuando la espalda comience a torcerse hacia delante, así que si ocurre, relajad y cerrar un poco más las piernas.

Esta postura en pareja consiste en que uno de los dos se mantiene con el tronco enderezado, mientras la otra persona se inclina hacia adelante. Para que no se desestabilice, tenemos que tomarla por las muñecas y ayudarla con la bajada. Quien sea de los dos que se flexione, puede coger al compañero por la cintura o muslos, según se sienta más cómodo. En esta postura, aguantaremos unos 30 segundos cada uno, estando muy atentos a la respiración.

Comentarios