Carácter Urbano

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: altes@tqcorp.media

Los 4 tipos de aborto según la OMS

La OMS reconoce diferentes tipos de aborto según las causas que lo provocan y las condiciones en las que se realiza.
Clasificación del aborto según la OMS. | Pixabay.

 

El aborto es uno de los temas que más polémica y diferencias ha generado en el ámbito científico y jurídico-legal a lo largo de la historia. Se han ido reconociendo diversos motivos que justifican la interrupción del embarazo, como que el feto presente deformidades o enfermedades graves, que la vida de la embarazada corra riesgo o que el embarazo sea fruto de una violación. No obstante, dependiendo del país se reconocen unas u otras o incluso ninguna, siendo ilegal abortar.

No todos los abortos se producen por las mismas causas ni condiciones, ya que pueden producirse de manera voluntaria o involuntaria. Por esta razón es importante saber diferenciar los tipos de interrupciones de embarazo que se pueden generar durante la gestación.

ÍNDICE

1. Definición de aborto según la OMS

2. Los 4 tipos de aborto según la OMS

2.1 Aborto espontáneo

2.2 Aborto inducido

2.3 Aborto indirecto

2.4 Aborto peligroso

Definición de aborto según la OMS

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud) el aborto se define como la interrupción del embarazo cuando el feto no es todavía viable fuera del útero. Es cuando se interrumpe y se finaliza prematuramente el embarazo y el feto no puede sobrevivir fuera del vientre de la madre. Esta interrupción puede suceder de forma natural, de manera involuntaria, o voluntaria, cuando se realizan medidas deliberadas para finalizar el embarazo.

Las definiciones de aborto varían bastante de una fuente a otra y pueden diferir mucho entre sí según el país. Estas pueden reflejar opiniones políticas y sociales y no centrarse sólo en el conocimiento científico. Algunos aspectos que más controversia generan es el límite de semanas hasta que se puede reconocer una pérdida. La OMS considera el aborto como la interrupción del embarazo antes de las 20 semanas de la gestación o el nacimiento de un feto que pese menos de 500g.

Las definiciones ambiguas puede crear incertidumbre en la comunidad médica. Varios países, como Irlanda y Canadá han expresado su preocupación sobre las definiciones confusas de abortamiento. Por esta razón, es muy importante centrarse en una descripción consensuada y reconocida a nivel mundial. De esta manera, la definición de aborto que plantea la OMS es la más reconocida y la más aceptada.

Los 4 tipos de aborto

Como explica la OMS, existen varios tipos de interrupción del embarazo, diferenciándose entre ellos por si se producen de manera voluntaria, involuntaria, de manera segura e insegura. Se tienen en cuenta las circunstancias en las que se realiza el aborto, sus causas y las condiciones. A continuación os detallamos los diferentes tipos teniendo en cuenta una perspectiva médica:

Principales causas que desencadenan un aborto. | Cedida.

 

1. Aborto espontáneo

El aborto espontáneo consiste en una interrupción que no es provocada intencionadamente. Es la muerte no deseada y la expulsión del feto. Normalmente se produce antes de la semana 20 o 24 del embarazo. La OMS añade al criterio de tiempo gestacional, en el que el feto debe pesar menos de 500 gramos. No obstante, este concepto hay que tratarlo con cuidado ya que hay casos en los que un feto con menor peso puede ser reanimado y sobrevivir.

El aborto espontáneo se puede clasificar en temprano, sucedido antes de la semana 12, y tardío, después de la semana 12 y hasta la 20 o 24. Un vez sucede, este puede ser retenido, cuando no se elimina nada, incompleto, cuando sólo se expulsan algunos productos y tejidos de la gestación, o completo, cuando se expulsa todo.

Los síntomas que provoca un aborto espontáneo son sangrado vaginal, fuerte dolor abdominal, lumbago o expulsión de la vagina de coágulos de sangre. Al presentar uno de estos síntomas, se debe acudir inmediatamente al ginecólogo para ser tratados. Los restos expulsados deben ser analizados posteriormente para determinar la causa de la pérdida y, en el caso que sea posible, tratarla para prevenir otra pérdida en el futuro.

Las causas que pueden provocar un aborto espontáneo son:

  • Anomalías cromosómicas del feto
  • Exposición a toxinas ambientales
  • Problemas hormonales de la madre
  • Tabaco
  • Drogas
  • Alcohol

2. Aborto inducido

El aborto inducido es cuando se finaliza el embarazo eliminando el feto o embrión antes que pueda sobrevivir fuera del útero de la madre. Se pueden clasificar en terapéutico, cuando se realiza la interrupción por razones médicas, o por una decisión personal por parte de la mujer embarazada y de manera voluntaria. Se puede realizar mediante medicamentos o quirúrgicamente.

Según el país, existen diversas legislaciones respecto al aborto inducido. Podemos encontrar países donde es permitido con pocas restricciones, ya que es considerado como una ampliación a los derechos reproductivos, y países donde está prohibido ya que lo consideran un tipo de homicidio.

En los países donde se permite el aborto inducido, éste se realiza de manera segura para la embarazada. Los métodos que se utilizan son medicamentos o cirugía específica. Cuando la interrupción se realiza de manera legal y segura, no genera ningún riesgo ni mental ni físico a largo plazo para la mujer. No obstante, los abortos inseguros causan 47.000 muertes y 5 millones de ingresos hospitalarios al año.

Podemos distinguir dos tipos de interrupción inducida:

  • Aborto terapéutico: es la interrupción del embarazo por razones médicas. Sus objetivos son: salvar la vida de la madre o proteger su salud y evitar el nacimiento de un bebé con enfermedad grave con consecuencias fatales o severas.
  • Aborto electivo: es cuando la voluntad de la mujer es no llevar a cabo el embarazo por razones personales. Las razones pueden ser muy diversas.

3. Aborto indirecto

El aborto indirecto es cuando se provoca la muerte del feto durante una intervención médica. Esta intervención se realiza en dos circunstancias: cuando se tiene que salvar la vida de la madre o cuando la viabilidad del feto es nula. No se debe confundir con el aborto terapéutico, pues el indirecto es una consecuencia derivada y no deseada. En el indirecto, sin la intervención médica tanto la madre como el feto acabarían muertos.

En este tipo de aborto, la finalización del embarazo se produce como consecuencia no deseada de una intervención médica dirigida a salvar la vida de la embarazada, en la que se produce la muerte del feto o embrión. Por lo tanto, la intención primaria no es la de acabar con la vida del feto.

Un  ejemplo sería un embarazo ectópico, que se da cuando el embarazo se desarrolla en tejidos distintos de la pared del útero, como puede ser en las trompas de Falopio, en el ovario, en el canal cervical, en el abdomen o en la cavidad pélvica. Sin la intervención médica, se produce la mortalidad fetal y materna en el primer trimestre de embarazo.

Dependiendo de las condiciones, el aborto puede ser muy peligroso. | Unsplash.

 

4. Aborto peligroso

La OMS define el aborto peligroso como la intervención que va destinada a la interrupción de un embarazo, realizada por personas que no tienen la formación y preparación necesaria y/o que se realiza en un entorno que no reúne las condiciones médicas mínimas. Los estudios han demostrado que no existen traumas post aborto en las prácticas realizadas de una manera segura y legal. En cambio, los peligrosos, el 45% del total que se practican al año, causan la muerte de millones de personas.

La capacitación y las normas médicas que se consideran seguras requeridas en la práctica de un aborto dependen del tipo, si es realizado mediante medicación o quirúrgicamente, y la duración del embarazo y de los progresos científicos y técnicos. Además, los países en los que se permite el aborto, tienen diferentes límites sobre el tiempo de gestación al que se puede practicar una interrupción.

La Organización Mundial de la Salud recomienda que todas las mujeres del mundo puedan disponer de la realización de abortos legales y seguros. Sin la disponibilidad de ellos, las mujeres suelen recurrir a la práctica peligrosa. Los obstáculos que se encuentran para poder acceder al aborto seguro son:

  • Legislación restrictiva de su país.
  • Costes elevados.
  • Poca disponibilidad de servicios.
  • Estigmatización
  • Periodos de espera innecesarios
  • Asesoramiento obligatorio.
  • Autorización de terceros
  • Pruebas médicas innecesarias.
  • Suministro de información engañosa. 

 

Referencias bibliográficas

Isla Valdés, A., Velasco Boza, A., Cruz Hernández, J., Díaz Curbelo, A., & Salas Castillo, L. (2010). El aborto dentro del contexto social. Revista cubana de medicina general integral, 26(1), 0-0.

Diniz, D., & Almeida, M. D. (1998). Bioética e aborto. Iniciação à Bioética. Brasília: Conselho Federal de Medicina, 125-138.

Vázquez, R. (2006). Algo más sobre el aborto. Debate feminista, 34, 19-32.

Hessini, L., Brookman-Amissah, E., & Crane, B. B. (2006). Global Policy Change and Women's Access to safe abortion: The impact of the World Health Organization's guidance in African. African journal of reproductive health, 10(3), 14-27.

Comentarios