Carácter Urbano

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: altes@tqcorp.media

Cómo hacer pan en casa (con y sin glúten)

Ahórrate el paseo diario a la panadería y practica cómo hacer pan en casa (con glúten y sin glúten) con esta guía paso a paso.
Una receta sencilla para hacer pan en casa. | Imagen de: Wesual Click / Unsplash.

 

Aprendiendo cómo hacer pan en casa entenderás por qué es uno de los alimentos más básicos que no pueden faltar en nuestra dieta. Tanto es así, que la preparación del pan casero es un arte que se practica desde hace siglos, a pesar de que actualmente haya una campaña de desprestigio y hayan surgido muchas voces en su contra; así que lávate las manos, que empezamos a amasar.

Ingredientes necesarios para hacer pan casero

Esta es la lista de los ingredientes y cantidades necesarias para preparar pan casero, esponjoso y crujiente como el que más. Ten en cuenta que el peso de cada componente oscilará en función de cuántas personas seamos.

  • 500 - 750 gramos de harina de trigo de fuerza
  • 10 - 30 gramos de levadura en polvo
  • 300 - 400 mililitros de agua tibia
  • 1 cucharada de sal
  • 1 pizca de azúcar (opcional)

¿Celíaco o intolerante al glúten? También te enseñaremos cómo hacer un buen pan casero especial para alérgicos. En este caso, sustituiremos la harina de fuerza (con altos niveles de gluten, lo que le hace ganar en esponjosidad) por una harina integral que sea más fácilmente digerible para gente con problemas de absorción de este componente; todo ello sin renunciar al sabor. Así pues, tendremos:

  • 500 - 750 gramos de harina integral (garbanzo, arroz o de maíz, entre otras muchas)
  • 10 - 30 gramos de levadura en polvo sin gluten
  • 300 - 400 mililitros de agua tibia
  • 1 cucharada de sal
  • 1 pizca de azúcar (también opcional)

Cómo hacer pan casero en 8 pasos

¿Eres de esas personas a quienes no le puede faltar su trozo de pan acompañando al plato principal durante las comidas? ¿Llegas a casa famélico y lo primero que haces es atacar a la baguette? Si no concibes tu alimentación sin un poco de pan, te interesa seguir leyendo. Ten en cuenta que esta receta te servirá tanto para hornear pan con gluten y sin gluten.

1. Tamizar la harina con la sal

Tamizar o colar la harina en un cuenco es un procedimiento esencial en cualquier receta en la que este ingrediente esté incluido, pues tiene tendencia a apelotonarse. Para preparar tu pan en casa, echa la sal también al comienzo del proceso.

2. Añadir la levadura (y el azúcar)

En cuanto la harina ya esté bien colada junto a la sal, mezclamos en otro recipiente la levadura con el azúcar y, seguidamente, abocamos el agua templada al cuenco. Una vez quede una masa heterogénea, la vertemos con la harina y la sal que hemos preparado antes.

3. Prepara la superficie en la que amasarás

Esparce la harina sobre el mármol, mesa o tabla en la que vayas a trabajar, para que así la masa no se pegue a ella y sea más fácil manipularla.

4. Amasar

Todo el que quiera aprender cómo hacer pan en casa tiene que asumir que, en algún momento, le tocará pringarse, así que será mejor que te remangues.

Toma la masa del cuenco con las manos (lávatelas antes, haz el favor) y, con un rodillo, aplánala hasta que su textura sea elástica, similar a la de la goma de mascar. Seguidamente, haz una pelota con ella, que quede bien compacta, y devúelvela al cuenco.

5. Dejar reposar la masa

Utiliza papel transparente para tapar el cuenco y deja pasar entre 1 hora y 2, mientras la masa absorbe el agua y termina de expandirse.

6. Verificar que la masa está preparada

Tras este lapso de tiempo, con tu dedo índice, aprieta la masa. Este método infalible te permitirá verificar la consistencia que ha adquirido, de modo que si ves que la huella permanece en la superficie, es que está a punto. Si no, déjala algo más de tiempo tapada.

En cuanto esté dispuesta, vuélvela a apelotonar y envuélvela en un paño, espera entre 10 y 15 minutos mientras está a temperatura ambiente y haz otra vez una pelota con ella. Volvemos a dejar descansar a la masa durante una hora aproximada.

7. Calentar el horno

La temperatura ideal para hornear debe ser de unos 210 ó 220º, tanto por arriba como por abajo. Es importante tener en cuenta que muchos maestros panaderos que enseñan cómo hacer pan en casa siempre aconsejan que antes de meterlo en el horno debe haber humedad, así que es bueno introducir un cuenco lleno agua. De esta manera se alcanzará el grado de humedad deseada.

Antes de meter el pan, lo amasamos con la forma que nos guste (en barra o en panecillos redondos) y realizamos algún que otro corte en la superficie para que el aire salga cuando se infle durante la cocción.

8. Meter el pan en el horno

Durante los primeros 15 - 20 minutos, tiene que estar con el recipiente con agua evaporada. Transcurrido este tiempo, quitamos el envase y reducimos la temperatura a 180-190º. Desde ese momento, estaremos pendientes del tiempo para que el pan adquiera el punto de cocción que nos interese. Consideraremos que está en su punto si suena hueco al darle unos golpecitos en la parte superior e inferior.

Una última recomendación

Disfrutar de una buena hogaza de pan no es algo prohibitivo si padeces de algún nivel de intolerancia. Con esta guía sobre cómo hacer tu pan sin gluten, debes tener en cuenta que las harinas integrales también deben tamizarse, aunque no se apelotonan tanto como la de fuerza (típicamente utilizada por los panaderos). Lo que sí les ocurre es que les lleva algo más de tiempo inflarse cuando se hornean, así que tendremos que prestar atención, especialmente si es la primera vez que las empleamos.

Comentarios