Agua oxigenada: ¿para qué sirve? (oído, cara, dientes pelo...)

El agua oxigenada es uno de los productos más usados en enfermería para tratar distintos tipos de heridas. Además, el agua oxigenada tiene muchos más usos y funciones. Se puede aplicar en oídos, cara, manos, dientes y pelo para obtener distintos resultados. ¿Para qué sirve y cómo se usa?
Agua oxigenada de la compañía Farmax.
Agua oxigenada de la compañía Farmax. | Imagen: Cedida.

 

En todo botiquín que se precie, junto a las tiritas, gasas, tijeras o la botellita de alcohol desinfectante, nunca suele faltar una de agua oxigenada. Sin embargo, más allá de su utilidad como bálsamo para curar heridas superficiales, este compuesto químico tiene otras funciones que detallaremos.

Una breve lección de química sobre el agua oxigenada

De manera coloquial, nos referimos a ella como ‘agua oxigenada’, sin embargo su nombre técnico es en realidad ‘peróxido de hidrógeno’.

La principal diferencia con el agua potable es que este compuesto contiene un átomo más de oxígeno, lo que le confiere más densidad. Así pues, mientras que la fórmula del agua desoxigenada es H2O (2 átomos de hidrógeno por 1 de oxígeno), la del agua oxigenada es H2O2 (2 átomos de hidrógeno por 2 de oxígeno).

Este átomo extra de oxígeno hace que no sea recomendada para su consumo, ya que provoca malestar gástrico y posiblemente, diarreas. No obstante, el agua oxigenada cuenta con una excelente cualidad como agente oxidante, capaz de acabar con muchos microorganismos, mediante un proceso de degradación de sus propiedades cuando entra en contacto con ellos.

12 propiedades del agua oxigenada que tal vez desconocías

Más allá de su potente acción desinfectante para tratar pequeñas heridas y rasguños, aquí van otros usos para aprovechar el agua oxigenada.

1. Desinfectante de los microbios presentes en verduras y frutas

Mucha gente utiliza vinagre para matar las bacterias y microorganismos, además de los restos de herbicidas o pesticidas con que se tratan y que quedan adheridos a la superfície de las hortalizas y frutas.

Pero no a todo el mundo le gusta el potente aroma que queda impregnado a la piel de estos productos (especialmente los que se consumen crudos), de modo que, como alternativa, los rocían con agua oxigenada por encima.

Otra forma de hacerse es añadiendo una mitad de agua oxigenada al agua del fregadero, que ha de estar tibia, y dejar en remojo las frutas y verduras.

2. Blanqueante de la ropa

Si no dispones de detergente, o eres más de remedios naturales para blanquear tus prendas blancas, con un bote de agua oxigenada tienes una buena solución.

Si te has manchado tu camiseta favorita de sangre, un elemento muy difícil de quitar, échale unas gotas de agua oxigenada para removerla, deja que ésta haga reacción durante unos pocos minutos y, a continuación, frota a conciencia. Una vez ya no quede rastro de sangre, aclara la prenda en agua fría.

3. Desinfectante de boca

Cuando terminamos de lavarnos los dientes, es recomendable enjuagarse la boca con colutorio para aclarar esas zonas donde el cepillo no alcanza y donde han podido quedar restos de comida.

En caso de que se te haya acabado el enjuague bucal, el agua oxigenada es un buen sustituto. El mecanismo no es precisamente complejo: simplemente hay que diluir un poco de agua oxigenada en agua del grifo y hacer gárgaras durante unos segundos.


4. Limpia tu cepillo de dientes

Si sólo nos preocupamos de limpiar nuestra boca de bacterias y nos olvidamos del cepillo de dientes que utilizamos a diario, estaremos echando gasolina al fuego. Al fin y al cabo, aunque al terminar de cepillarnos, pasemos las cerdas por debajo del chorro de agua del grifo, esto no garantiza que no puedan quedar gérmenes.

Sírvete de un poco de agua oxigenada para ello y recuerda cambiar de cepillo de dientes cada cierto tiempo.

5. Despeja las fosas nasales congestionadas

Durante la época de los resfriados, la sensación de tener la nariz tapada con mocos es muy molesta. Lo que puedes hacer es mezclar agua oxigenada con agua del grifo (y si quieres, con un poco de sal diluida), meterlo en un spray e inocularlo por vía nasal. Esto contribuirá a desatascar las vías respiratorias y es un mejor remedio que las gotas para la nariz, que suelen causar adicción.

Recomendamos mezclar agua oxigenada y del grifo porque, si se usa más proporción de agua oxigenada, ésta puede provocar la irritación de las mucosas, tanto de la boca como de la nariz.

6. Alternativa al tinte de pelo

Supongamos que quieres cambiar tu look capilar, no hay un color que te convenza del todo, ya que hay tintes de pelo excesivamente coloridos; y te apetece algo más natural. Pero tampoco quieres o tienes dinero para la peluquería.

En ese caso, puedes recurrir al agua oxigenada para darle a tu pelo un color cobrizo: nada más tienes que aplicar este compuesto con agua tras haberte lavado el cabello. La ventaja es que el cambio de tono no es brusco, sino que se va matizando con cada aplicación.

7. Contribuye a la salud de las plantas

Para quienes tengan plantas de interior en casa o en el trabajo y estén preocupados por los hongos o bacterias que pueden corromperlas, existen recetas con agua oxigenada para prevenir que esto ocurra.

La más sencilla consiste en regar las hojas de las plantas con 2 cucharadas de peróxido de hidrógeno diluido en un litro de agua de grifo. De esta manera, se crea una película protectora que mata cualquier agente patógeno.


8. Mantenimiento de lentillas oculares

A las personas que tienen problemas de visión y necesitan lentes de contacto (o ‘lentillas’), les aconsejamos que, cuando no las lleven puestas y las guarden en su correspondiente funda protectora, las dejen en remojo en este líquido.

Así nos aseguraremos de que no queden residuos que luego pasen a los ojos por no haber quedado bien limpias y se genere una infección o herida.

9. Tratamiento contra los hongos de los pies

Las personas aquejadas de hongos en los pies tienen un remedio natural con el que deshacerse de este incómodo huésped: será suficiente con una limpieza utilizando agua oxigenada aplicada a una gasa o trozo de algodón, después de ducharse.

Eso sí, hay que dejar que este compuesto actúe y seque los hongos.Así también se erradicará el mal olor de pies.

10. Ayuda a desincrustar restos de comida

Algo que puedes hacer para deshacerte de esos molestos restos de comida que se quedan pegados a las paredes de una cazuela o sartén y que implique el uso de agua oxigenada es irrigar los utensilios con ella. Deja que el peróxido de hidrógeno reblandezca los desperdicios poco a poco, hasta que puedas quitarlos con el estropajo.

No te librarás de frotar, es verdad, pero al menos no te dejarás el brazo en el intento.

Si tienes la suerte de tener lavavajillas en tu cocina, también puedes echar agua oxigenada en el compartimento donde va la pastilla de jabón.

11. Eficaz contra una infección de muelas

Si bien no sirve como analgésico, hacer gárgaras con agua oxigenada puede aliviar las heridas producto de una infección de muelas.

Su efecto curativo puede evitar el sangrado excesivo que se produce cuando sale una muela del juicio o sencillamente, se infecta, perfora o daña la encía, convirtiendo la zona en un foco ideal para alojar bacterias. Con el agua oxigenada limpiamos bien ese área y prevenimos con que vaya a más.

12. Agua oxigenada para el cuidado del hogar

Nuestro compuesto químico protagonista de hoy es un buen sustituto de los productos químicos que solemos utilizar para limpiar nuestro hogar. El agua oxigenada tiene la ventaja de que no es nociva si se inhala, por lo que no hay que tener más cuidado que cuando manejamos agua para limpiar.

Tazas de váter, grifos, fregaderos, lavamanos y hasta espejos pueden quedar relucientes si aplicamos una mano de agua oxigenada por encima.



Comentarios

envía el comentario