Carácter Urbano

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@oblivionmedia.com

Qué es stalkear y 5 maneras de detectar a un stalker

Un explicación sencilla de qué es stalkear, con ejemplos de conductas típicas de los acosadores y maneras que nos permitirán detectar a un stalker.
Una explicación sencilla de qué es stalkear. | Imagen de: Chris Nguyen / Unsplash.

 

Las redes sociales se han convertido en una ventana a través de la cual los acosadores cibernéticos pueden acceder fácilmente a su presa. No obstante, para definir con precisión qué es stalkear, tenemos que ampliar el foco de nuestra atención, ya que estas conductas persecutorias son un fenómeno que ocurre también fuera del ámbito de Internet. Veamos más de cerca cómo podemos identificar a un acosador.

¿Qué es stalkear?

Como muchos otros neologismos fruto del auge de las nuevas tecnologías, la definición de stalkear proviene del inglés, concretamente del verbo “to stalk”, que significa ‘seguir sigilosamente’, ‘acechar’ o ‘acosar’.

Definición de stalker

De ahí ha surgido este anglicismo que se ha adaptado al español para designar a aquella persona que, generalmente a través de las redes sociales, espía el perfil de otra o que se pone en contacto a través de estas plataformas.

Significado de stalker

Ahora bien, el comportamiento de un stalker no se limita únicamente a esta vigilancia cibernética, ya que puede (y a menudo lo acaba haciendo) trasladarlo al mundo real.

De hecho, al igual que otras conductas obsesivas, el stalkeo puede ir aumentando de intensidad, de manera que lo que comenzó como un, en principio, inocente acto de buscar fotos e información de la vida de esa persona vía on-line, termina desembocando en una grave situación que tiene serias repercusiones psicológicas para la víctima y que lleva tomar medidas legales.

Conductas de un stalker

Entre las acciones típicas que definen qué es stalkear en Instagram, Facebook o Twitter (por citar las más populares), se encuentran: buscar si esa persona tiene cuenta en alguna red social y, si el perfil es público, mirar sus fotografías para recabar información. Además, muchos acosadores van un paso más allá y, tras un tiempo fantaseando con la idea de establecer contacto, deciden comunicarse con su objetivo, con ánimo de poder realizar un primer acercamiento que no se atreven, no quieren o no pueden, realizar en persona.

Por eso, cuando el grado de hostigamiento pasa a mayores, pueden ocurrir las siguientes conductas:

1. Seguimiento de la persona en sus trayectos diarios (al trabajo, a casa o cuando tiene una cita serían los más típicos)

2. Enviarle cartas, regalos o mensajes a su correo o cuenta personal no deseados

3. Tratar de piratear el teléfono móvil u ordenador personal para acceder a fotos privadas y mensajes

4. Vigilar dónde estudia, trabaja o vive la víctima y presentarse por sorpresa sin haber sido invitado

5. Amenaza con hacer daño a la víctima, a sus seres queridos o a sus mascotas con tal de hacerla sufrir

6. Se sirve de medios tecnológicos para conocer la ubicación de su objetivo (sistemas de GPS) o cámaras de vigilancia

7. Contrata a detectives privados para averigüar aquella información que no pueda descubrir por sus propios medios, rebusca en la basura en busca de objetos que pueda codiciar de esa persona e intenta sonsacar información a amigos, vecinos y familiares de la víctima haciéndose pasar por un amigo y con aparentes buenas intenciones

8. Difunde rumores falsos acerca de la víctima valiéndose de Internet o comentándolo por su barrio o las zonas que suele frecuentar

Os desciframos las conductas típicas de un stalker. | Imagen de: Awmleer / Unsplash.

 

5 maneras de detectar a un stalker

Si tenemos sospechas de que alguien puede estar aconsándonos, tenemos que estar atentos a los siguientes indicios.

1. Sabe demasiado de ti

Es decir, si tiene información personal tuya que sólo puede conocerse a través de las redes sociales (en caso de que no lo tengas en tu lista de amigos) o que sólo saben unos pocos allegados. Por fortuna, únicamente los casos más graves pasan a mayores, ya que los más adaptados socialmente comprenden la incorrección de sus actos y entienden que deben parar de hacer algo cuando se les hace entender que es inapropiado.

2. Conductas sospechosas

Tal y como se lee más arriba, una de las maneras de detectar a un stalker que más le delatan es atender si aparece por sorpresa en tu lugar de trabajo coincidiendo con tus horarios u os cruzáis demasiadas veces “de casualidad”, señal de que tal vez sepa por dónde te mueves.

¡Cuidado! No hay que confundir la mera casualidad con una situación de acoso. Es evidente que en nuestro día a día podemos ver más de una cara conocida repetidas veces a lo largo de la semana (en el transporte público o andando por la calle hacia nuestro trabajo o lugar de estudios); lo que se trata es de detectar cuántos de estos encuentros son realmente fortuitos o bien si ocurren de manera forzada y con demasiada frecuencia.

3. Reacciones ante las negativas

Un acosador tratará en cierto momento de realizar conductas de aproximación para interactuar con su objetivo. Es nuestro deber, o que alguien lo haga por nosotros, de hacerle ver que no tenemos interés educadamente y de que desista en su empeño para ver cómo reacciona ante la noticia, ya que puede ser que deje de molestarnos o todo lo contrario y que se agudice el problema.

4. No aceptación de un no

Si desgraciadamente ya hemos advertido al acosador que no nos deja en paz y éste no obedece, es posible que tengamos que tomar medidas y avisar a las autoridades para que actúen. No obstante, muchos se toman este aviso como un estímulo para seguir adelante e incluso incrementar su hostigamiento.

5. Conductas de acoso en aumento

Tristemente, no son pocos los casos de stalkers que han escalado en sus conductas de acoso, pasando de tratar de contactar con la víctima por redes sociales a presentarse en su lugar de trabajo, para luego enviarle notas amenazándola a ella o a sus familiares cercanos. Por eso es importante tener en cuenta todas estas maneras de detectar a un stalker y atajar el problema cuanto antes.

Cuando stalkear es delito: 5 casos reales

Tres casos en los que los sujetos implicados fueron arrestados por haber acosado a personalidades famosas, tras un largo tiempo fantaseando y alimentando los delirios en los que creían que estaban hechos el uno para el otro:

1. John Hinckley

El sonado caso de John Hinckley ilustra perfectamente qué es stalkear y hasta dónde puede llegar un fan obsesionado con una una persona famosa.

En 1981, este chico de apenas 26 años intentó atentar contra el por entonces presidente Reagan. ¿El motivo? Quería impresionar a Jodie Foster, de quien se había quedado prendado tras verla actuar en Taxi Driver (1976). Antes del magnicidio frustrado, Hinckley había estado enviando misivas a la actriz en las que le declaraba su amor incondicional y alegaba que haría algo que le sorprendería y enamoraría de él.  

2. Athena Ronaldo

Cuando Brad Pitt había encandilado a toda una generación de jóvenes de los 90, incluida Athena Rolando. Aprovechando que la estrella de Hollywood no se encontraba en su vivienda, la joven de 19 años se coló en el interior, paseándose por toda la estancia e incluso entrando en el dormitorio para probarse sus ropas. Al poco rato fue detenida, acusada de allanamiento de morada. Otro ejemplo de los límites a los que un stalker puede llegar por su ídolo.

3. Selena Gómez 

La cantante salida de Disney Channel sufrió acoso cibernético por parte de las beliebers (las fans de Justin Bieber), cuando se enteraron de que salía con el canadiense. Hasta tal punto llegó la situación, que tuvo que cancelar sus cuentas de Twitter e Instagram. 

Pero no acabaría ahí la cosa, ya que Selena Gómez recibió la llamada de una floristería cercana para informarle de que alguien había encargado un retorcido presente: un ramo de flores con forma de pene y una tarjeta dedicada a su nombre. Evidentemente, el paquete nunca llegó a su destino

Bibliografía:

Stalking information. Stalking Resource Center. victimsofcrime.org

Comentarios