Carácter Urbano

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: altes@tqcorp.media

Rachel, Jack y Ashley Too: Miley Cyrus en la temporada 5 de ‘Black Mirror’

Miley Cyrus protagoniza un gran capítulo que encantará a los fans de las teorías de la conspiración. La industria musical puede ser una trampa para ratones.
Miley Cyrus en el primer capítulo de la quinta temporada de 'Black Mirror'. | Netflix.

 

El primer capítulo de la quinta temporada de Black Mirror empieza como podría empezar cualquier película de sobremesa.

Rachel va a cumplir quince años, vive con su hermana mayor y con su padre. Se acaban de cambiar de ciudad. Su padre quiere cambiar para siempre el negocio de la detección y desinfección de roedores de hogares. Adora a Ashley O. (Miley Cyrus), una estrella musical que triunfa entre el público joven gracias a sus canciones empoderantes, enérgicas y motivantes. Su madre murió hace dos años. Su, hermana, Jack, no se parece en nada a ella. En pocos días es el concurso de talentos del instituto.

Si Black Mirror no fuera Black Mirror este capítulo trataría de una preciosa historia de superación. Inicio traumático, revelación y final apoteósico en el concurso de talentos. Pero Black Mirror es lo que es. Afortunadamente.

Ashley Too, la blackmirrorización de la realidad

La historia cambia cuando aparece Ashley Too, la muñeca de inteligencia artificial de Ashley O., con la que revolucionan el mercado. Esta muñeca tiene los rasgos de la personalidad de Ashley O. y se convierte en la mejor -y única- amiga de Rachel cuando se la regalan por su cumpleaños.

Una muñeca que se convierte en tu mejor amiga porque tú no te atreves a tratar con personas del mundo real, porque una muñeca nunca te lleva la contraria y te presta siempre atención. Debajo del caso de inadaptación de Rachel, una protagonista con la que el espectador se identifica por su vulnerabilidad, hay toda una ideología de que la sociedad está infantilizada y perdiendo capacidad de confrontarse con la realidad adversa.

Análisis del primer capítulo de la temporada 5 de 'Black Mirror'. | Netflix.

 

No se puede hablar de Black Mirror sin atender a toda la carga simbólica que hay detrás de cada capitulo de la serie, así como de su intención de sacudir a una sociedad acomodada desde sus propios sillones y tardes de ‘Netflix and chill’.

Ninguna otra serie ni película ha conseguido que todo el mundo que la viera se replanteara su relación con la tecnología (y ahora la tecnología es todo) como Black Mirror. Sin embargo, en este caso, la serie apunta más alto con éxito.

Black Mirror en la industria del espectáculo

Si hay un tema en el que este primer capitulo haya entrado hasta el final ha sido en las formas de gestionar la industria del espectáculo (como ya sucede en ’15 Millones de Méritos’, de la primera temporada). En concreto, en la industria musical.

Cualquiera que conozca las grandes teorías de la conspiración que rodean a la industria musical desde los años 50 (Paul McCartney habría muerto en los 60, Michael Jackson fue asesinado por ir contra el sistema, etc) verán como la serie ha decidido darles motivos y formas que ni siquiera a ellos se les habían ocurrido para justificar sus pesquisas.

Rachel, Jack y Ashley Too es un capitulo que cuenta las historias de Ashley O. en su lucha en la industria del espectáculo y de las hermanas Rachel y Jack, y los problemas de su vida diaria, utilizando a Ashley Too como forma de unión de ambas realidades de una manera inteligente y, muchas veces, divertida. Eso sí se puede confirmar. No estamos ante uno de los episodios oscuros de Black Mirror.

Miley Cyrus por su parte está muy bien actuando de sí misma como juguete roto de la industria. Es un acierto magnífico el haber conseguido que un rostro como el suyo se preste para hacer un capítulo como éste que deja absolutamente al desnudo las miserias de la industria del espectáculo. El verla a ella hace que sea mucho más creíble la historia que nos ha traído Charlie Booker.

'Black Mirror' se cuela en la industria del espectáculo. | Netflix.

 

Un repunte después de Black Mirror: Bandersnatch

Algo que me parece una señal de la buena salud de la serie; vuelve a recuperar su nivel después del controvertido experimento que supuso Black Mirror: Bandersnatch (el primer capítulo interactivo de una serie mainstream en la historia), que, si bien resultó fascinante por su estructura y su capacidad de innovar, a nivel de contenido se quedaba muy por debajo de la media de la serie.

Mientras que en Black Mirror: Bandersnatch no había ningún tipo de identificación con el personaje y el ritmo de visionado podía hacerse pesado, con Rachel, Jack y Ashley Too, Black Mirror vuelve a dar lo mejor de sí.

Estamos ya preparados para el siguiente episodio de esta quinta temporada de Black Mirror… ¿y vosotros?

Comentarios