Carácter Urbano

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: altes@tqcorp.media

Añicos: ‘Black Mirror’ no termina de acertar en su quinta temporada

Añicos, el segundo capítulo de la quinta temporada de ‘Black Mirror', se queda en una propuesta interesante pero sin gancho.
Análisis de Añicos, segundo capítulo de la quinta temporada. | Netflix.

 

El capitulo dos de esta nueva temporada de ‘Black Mirror' tenía todo para ser un capitulazo que llevara al público español a hablar y comentar hasta la saciedad los puntos polémicos del mismo. El uso de un conductor de VTC como protagonista, la tecnología y una gran compañía de por medio eran el cóctel perfecto. Sin embargo no ha funcionado.

El protagonista es Chris, un conductor de VTC que tiene un comportamiento errático. Parece que desarrolla su actividad siempre aparcado enfrente de un mismo edificio. Ahí recoge a clientes que salen de la sede de Smithereens, una gran compañía tecnológica, del estilo de Twitter o Instagram, que ha desarrollado la red social de moda.

Después de lo que se suponen varios intentos fallidos consigue captar un cliente que sale de la compañía rumbo al aeropuerto, donde tiene que hacer algo relacionado con trabajo. De camino al aeropuerto Chris toma un desvío y se desencadena el conflicto.

Añicos: el problema es tu pantalla

El protagonista parece visiblemente alterado y parece también que la culpa de todo su mal es la tecnología. Ya sabéis, todos nosotros, con los móviles en la mano, enviando y recibiendo mensajes, compartiendo fotos y volcando nuestros datos en un servidor que desconocemos. Bien, partiendo de la base de que el conductor utiliza una aplicación para realizar su trabajo, está claro lo hipócrita que puede parecer todo esto.

Añicos, de 'Black Mirror', se queda en una propuesta interesante. | Netflix.

 

Además el pasajero resulta ser un mero becario, no el jefazo que apuntaba su traje, y Chris, que en el fondo es un buen hombre desesperado, ve como su plan empieza a hacer aguas. Su plan era hacer algo parecido a un secuestro de un jefazo de Smithereens y contactar con el CEO de la compañía, su Steve Jobs, Billy Baucan.

Sin entrar en más detalles, lo que hace interesante este capítulo es el uso realista de la tecnología ya que, a diferencia de otros episodios, este episodio está ubicado en Londres en 2018. Algo que señala que ‘Black Mirror' se desarrolla en diferentes universos. Por ejemplo, el del último capítulo de esta temporada es el de San Junípero y este podría estar en el mismo que 'Shut Up and Dance’. De esto habrá que hablar más a fondo cuando saquemos las conclusiones de la temporada.

En este Añicos, la quinta temporada de ‘Black Mirror' baja al fango de la clase media y nos pone frente al espejo de las redes sociales. En una de las escenas, con la policía y Smithereens colaborando para conseguir resolver el problema del secuestro que Chris ha llevado a cabo, se aprecia (en una alegoría un tanto burda) la obsolescencia de los métodos tradicionales (y legales) de trabajo de la policía frente a la facilidad de las grandes compañías a las que les cedemos todos nuestros datos. Una autentica desgracia y que muestra la cara oscura de las grandes compañías.

Sin embargo, como siempre cuando se trata de ‘Black Mirror', el culpable es el ser humano: “no mata la pistola, mata quien aprieta el gatillo”, parece querer decirnos Charlie Brooker en cada uno de los capítulos. Del mismo modo somos nosotros los que pulsamos aceptar sin leer las condiciones, los que difundimos bulos, twits y polémicas.

La quinta temporada de 'Black Mirror' no acaba de funcionar. | Netflix.

 

Algo se ha roto en esta temporada de Black Mirror

Con esta premisa, hace dos años, hubiéramos asistido a un episodio alucinante de esta serie, que me habría impedido escribir nada hasta dentro de una semana no fuera a decir alguna tontería. Eso ya no existe, no porque yo sea ahora infalible, si no por un motivo mucho más triste: Charlie Brooker ha dejado de serlo. En este capítulo de ‘Black Mirror' el final no sacude y no miras tu móvil con el miedo con el que lo hacías al principio cuando terminaba el episodio. Algo ha pasado desde Badersnatch.

Lo que ha pasado en esta quinta temporada de ‘Black Mirror' es un misterio que habrá que resolver. Lo que mejor funciona en las otras temporadas aquí brilla fluorescente por su ausencia. Como si un niño de 10 años siguiera la receta del pollo en salsa de tu abuela: tiene todo lo que debería estar pero no es lo que debería ser. Quizá sea ese el triunfo pesimista de las tesis de Brooker, ya ni siquiera ‘Black Mirror' nos perturba igual.

Comentarios