Carácter Urbano

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@oblivionmedia.com

Democracia y dictadura: qué son, tipos y diferencias

No todo podían ser diferencias...
"Haz que América [Estados Unidos] piense de nuevo"   | Jose Moreno

 

El sistema político con mayores garantías  para los derechos de los ciudadanos de un país es la democracia. En una democracia, no hay cabida para la tiranía y se aseguran tanto la protección de derechos y libertades fundamentales, como la igualdad política y prosperidad económica del país, al menos teóricamente.

Todo lo contrario ocurre con las dictaduras, donde hay una conformidad social generalizada ante el poder establecido. Para su mantenimiento y perpetuación, cobrarán mucha importancia la propaganda y el sometimiento de la población bajo el yugo de los que mandan.

Aunque a grandes rasgos tenemos claras las características que hacen que estos dos sistemas políticos se sitúen en polos opuestos de un mismo continuo, en este artículo nos hemos propuestos desgranar cuáles son las particularidades de cada uno, así como sus variantes, tratando de ejemplificarlo con casos reales.

Artículo relacionado: ¿Qué es la geopolítica y para qué sirve?

Democracia: la competición por el voto libre

Ya hemos comentado que una democracia es el sistema político ideal. Con tal de garantizar que los derechos y libertades quedan preservados, cada país promueve un tipo de democracia que variará en algún punto con respecto a la de otro lugar. Veamos cuáles son las bases sobre las que se asientan las principales democracias.

Principios básicos de la democracia

Según el politólogo Dahl, la poliarquía o gobierno de muchos, debe cumplir una serie de puntos obligados para ser considerada democracia.

Libertad de asociación

Posibilidad de los ciudadanos de unirse y de formar grupos y asociaciones en defensa de sus intereses.

Libertad de expresión

Incluye el derecho a voto, es decir, el poder elegir a quién se quiere como representante político de la ciudadanía y la difusión de ideas que atenten contra alguno de los principios de la democracia o que sean contrarios a la ley.

Derecho de elegibilidad

Cualquier ciudadano tiene el derecho a presentarse a unas elecciones para ser elegido como representante político.

Derecho a competición por el voto

Los partidos candidatos en la carrera política con opciones a ganar las elecciones pueden competir por la captación de más votos.

Elecciones libres e imparciales

Las elecciones deben ser limpias y sin coacción de los electores sin manipulación en el recuento de votos.

Libertad de información y pluralismo informativo

Los medios de comunicación tienen derecho a seguir la línea editorial que crean conveniente.

Instituciones dependientes del voto

La única forma de mantenimiento de una institución debe ser gracias al voto como expresión de preferencia de los ciudadanos.

La democracia liberal

La forma que un país tenga de desarrollar los fundamentos democráticos de Dahl, determinarán el tipo de democracia que acabará resultando. La democracia liberal es la forma de democracia mayoritaria hoy en día. Consta de 5 principios básicos.

Soberanía popular

Los poderes emanan del pueblo, que mediante las elecciones libres escogen a sus representantes políticos.

Igualdad política

Todos los ciudadanos adultos son considerados igual a nivel político y todos tienen derecho a ser elegidos a ejercer su derecho a voto.

Elecciones libres, imparciales y competitivas

Elecciones establecidas cada periodo de tiempo por sufragio universal, libre, directo, secreto e igual.

Voluntad de la mayoría

Las decisiones políticas se toman teniendo en cuenta la opción votada por mayoría simple (votos positivos), mayoría absoluta (mitad de votos más uno) o mayoría cualificada (de acuerdo a un porcentaje previo establecido), según proceda.

Libertades individuales

Aunque las decisiones se tomen de acuerdo a la voluntad mayoritaria, también es importante en democracia el garantizar los derechos y libertades de esta mayoría, así como el respeto a la minoría. La legitimidad también se tiene en cuenta, pues es el respeto a estas cinco características y el gobernar teniéndolas en cuenta.

Otras democracias

Aunque el sistema democrático imperante es el liberal, existen otros modelos:

Democracia mayoritaria (o de Westminster)

Propia de países como el Reino Unido, donde las sociedades son bastante homogéneas y no hay demasiados grupos, con lo que impera el dominio de la mayoría.

Democracia de consenso

Es la que encontramos en Suiza u otros países con mayor heterogeneidad debido a diferentes grupos (religiosos, lingüísticos, culturales...). Ante el surgimiento de posibles conflictos, este sistema arbitra entre las partes con tal de favorecer el mayor consenso.

Democracias mixtas

En España o Estados unidos prevalece este tipo de democracia, caracterizada por mezclar ciertos puntos de las democracias de Reino Unido y de las consensuales.

Problemas de la democracia

A pesar de ser un medio garantista, la democracia presenta también algunas limitaciones en su genoma, precisamente en uno de los puntos en los que Dahl hacía hincapié: la libertad de prensa de los medios de comunicación.

No es extraño encontrarse que detrás de algunos periódicos, emisoras de radio o canales de televisión hay corporaciones y grandes empresas que mediante su financiación, ejercen control sobre ellos y determinan su línea editorial e ideología. Esto es una vulneración frontal de un principio clave que Dahl exigía para considerar a una democracia como tal.

Otra falla la encontramos en la posibilidad de voto, ya que en ciertos países los inmigrantes no lo tienen asegurado. Sin irnos muy lejos, en España los inmigrantes no tienen derecho más que a votar en elecciones municipales, pero no en las estatales.

Dictadura: el dominio de la población

En la cara opuesta de la búsqueda de la igualdad y de asegurar las libertades y capacidad de elección de las personas, encontramos los sistemas dictatoriales.

Aunque algunas dictaduras han celebrado elecciones, esto no es más que simple teatro con tal de mantener la ilusión de democracia y continuar en el poder, pues únicamente se presenta un solo partido, lo cual no deja mucho margen de maniobra para los electores.

Principios de una dictadura

Así como en el caso de la democracia, las dictaduras también se sustentan sobre un seguido de características, pero de naturaleza represiva, completamente opuestas a las del otro sistema. Las exponemos a continuación:

Sistema coercitivo

Opuesto al sistema de consenso, consiste en el uso de la fuerza para asegurar el mantenimiento de su estructura. Puede surgir conformismo social a consecuencia de una posible eficacia del poder. El objetivo primordial de este sistema es el orden, así como preservar la defensa y el antiigualitarismo.

Muchas dictaduras se enmascararon bajo una falsa democracia, pero continuaban operando como lo que realmente eran,con tal de no provocar el rechazo del resto de países democráticos. Por ejemplo, Franco y Stalin hicieron lo propio, pero configurando sus países como una supuesta democracia orgánica (Franco) o democracia popular (Stalin).

Esta coerción puede ejercerse mediante autoritarismo, que significaría someter a la sociedad a través de la coerción. Busca la pasividad e indiferencia de sus gentes.

O también mediante totalitarismo. Esta última es una forma de represión más laxa que la anterior. Se persigue englobar a la población bajo un mismo sistema de valores y comportamientos. Mientras que en el autoritarismo se busca que la sociedad baje la cabeza, con el totalitarismo se promueve la movilización social y persecución de aquellos que no se adhieran a la normativa impuesta.

Implicados

El poder se concentra en un número bastante reducido de actores.

Poder unipersonal

La figura de un líder tiene la potestad para tomar las decisiones políticas. El resto de implicados queda relegado a un segundo plano y sometido a la voluntad del líder.

Debido a la inestabilidad que esto puede ocasionar por el riesgo a sufrir atentados, el mandatario debe tener el apoyo de los suyos más cercanos.

Coalición dominante

Una cúpula compuesta por diferentes miembros ostenta la potestad de tomar decisiones políticas. Para que funcione, deben establecer algunas dinámicas internas en cuanto a su forma de gobernar.

Justificación ideológica

La forma que tienen estos sistemas para llegar a cierto nivel de consenso social es mediante la creación de políticas cuyas acciones que garanticen el bienestar general y que se justifiquen bajo el amparo de ciertos objetivos ideológicos.

Movilización de la población

Como alternativa a la mera coerción, algunos sistemas dictatoriales animan a la sociedad a movilizarse con tal de legitimar sus acciones, adoctrinar y en consecuencia, recibir el apoyo necesario para mantenerse en el poder.

Formas de gobierno autoritarias

Algunos gobiernos escogen la coerción como vía para ejercer su dominio sobre los gobernados. Aquí van algunos ejemplos de cómo puede llevarse a cabo:

Tradicionalistas

Encontramos gobiernos tradicionalistas en países del tipo Arabia Saudí, donde persiguen la conservación de estructuras que se han mantenido en el tiempo por tradición y se han perpetuado de forma hereditaria, como las monarquías o los emiratos. La excusa sobre la que actúan es una potencial y constante amenaza proveniente del exterior que pretendería imponer el modelo de vida occidental.

Teocráticas o fundamentalistas

Por ejemplo, el régimen lamanista del Tibet. Con el pretexto de la defensa de las tradiciones religiosas, el poder político queda absorbido y es moldeado de acuerdo a los principios de estas creencias religiosas imperantes. La religión se utiliza como referente ideológico del sistema.

Regímenes militares

En estos regímenes la importancia recae en el ejército y el poder lo ejercita una personalidad con autoridad dentro de él (regímenes personalistas como el de Franco, Pinochet o Mussolini); o bien se reparte en una cúpula poco institucionalizada (regímenes colegiales).

Regímenes de partido único

Estamos ante un caso de una organización de carácter civil que mantiene el control del poder del Estado, como ocurre en China. El caso más frecuente es el del “partido-Estado”, que ostenta todo el poder e interviene en todos los ámbitos de la sociedad con una marcada ideología de fondo (marxismo-leninismo, nazismo, fascismo…).

Autoritarismos de base étnica

Una determinada etnia se considera mejor y más digna que las demás, así que la forma de expresarlo será mediante el conflicto. No existe un Estado único y el ejército actúa más como una milicia que no como una organización estructurada (por ejemplo, los talibanes en Afganistán).

Comentarios