Carácter Urbano

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: hola@psicologiaymente.net

Los 5 tipos de árboles que existen en la naturaleza

En la naturaleza encontramos una gran variedad de tipos de árboles. Cada árbol tiene unas características distintas que lo distinguen del resto. Descubre las partes de los árboles y los tipos como: de hoja caduca, árboles frutales, de hora perenne, coníferas o palmeras.

 

¿Cuántos de estos tipos de árboles conoces? | Imagen de: Redd Angelo.

 

Igual que ocurre con la fauna, en la flora también existen especies con características definidas que permiten distinguirlas entre ellas.  Por supuesto, esto incluye a diferentes tipos de árboles, miembros muy importantes de la flora de los ecosistemas y cuya clasificación puede realizarse atendiendo a diferentes criterios.

Sepamos un poco más acerca de estas grandes plantas.

¿Qué es un árbol y cuáles son sus características principales?

Antes de adentrarnos en conocer cuáles son los diferentes tipos de árboles con los que nos podemos encontrar, conviene que nos detengamos a explorar qué es exactamente un árbol y qué rasgos son los que lo definen.

Puede que tal vez extrañe a más de una persona, pero un árbol es en realidad un tipo de planta, cuyo tallo (la parte que sobresale de tierra y le proporciona sustento, opuesta a la raíz) es de aspecto leñoso y se erige, ramificándose en múltiples partes más pequeñas que terminan en hojas.

A diferencia de otras plantas, los árboles pueden alzarse varios metros del suelo y tener una vida mucho más larga.

Las 4 partes de un árbol

Tal y como veníamos adelantando en su definición, independientemente del tipo de árbol de que se trate, éstos comparten cuatro estructuras que permiten identificarlos y distinguirlos de plantas más pequeñas.

Las detallamos a continuación, desde la parte más baja situada bajo tierra (raíces), hasta todo lo que vemos emerger desde el suelo y que conforma el tallo (tronco, ramas y hojas).

1. Raíces

Se trata de la estructura original que brota de toda planta cuando una semilla germina. La principal función de la raíz es mantener al árbol fijo en el suelo, otorgándole estabilidad.

Como ocurre con las ramas, las raíces también se dividen en partes más pequeñas a partir de una o dos principales.  

Otra función que tienen muy importante, es captar el agua y las sales minerales del subsuelo, que se transportarán al resto del individuo, permitiéndole así realizar la fotosíntesis.

2. Tronco

Es la parte que se sitúa entre el suelo y la copa, recubierta de lo que se denomina ‘corteza’, la zona exterior y más dura del tronco, que protege el núcleo. En algunas especies, el tronco es la parte del árbol que le otorga la mayor parte de su altura.

Por otro lado, si atendemos al tamaño y grosor del tronco, podemos saber ante qué tipo de árbol nos encontramos y cuál es su edad aproximada, igual que ocurre si nos fijamos en las dimensiones de sus raíces.

3. Ramas

Están sostenidas por el tronco, ya que surgen a partir del mismo. De las ramas nacen las hojas, que terminarán dando forma a la copa del árbol. Suelen crecer hacia arriba o hacia los lados, por lo que dejarán una parte del tronco sin cubrir.

El tipo de rama de un árbol también nos puede ofrecer mucha información sobre la clase de la que forma parte.

4. Hojas

Son los órganos en los que terminan las ramas, encargados de captar la luz solar para que, junto al agua y las sales minerales obtenidas a través de las raíces, permitirá a la planta realizar la fotosíntesis.

Sus formas y colores variarán de acuerdo con cada especie de árbol.

Los 5 tipos de árboles que existen

La siguiente es una sencilla clasificación para que entendamos cuáles son los diferentes tipos de árboles.

1. Árboles perennes

Incluimos en esta categoría a aquellos árboles que no pierden sus hojas durante la estación de invierno, sino que mantienen el mismo follaje vivo a lo largo de todo el año.

Las hojas que se desprenden de los árboles perennes son aquellas que ya están marchitas por el envejecimiento, pero esto le ocurre a unas pocas, en comparación a lo que les ocurre

a las especies caducifolias, cuyas ramas quedan desnudas durante un tiempo.

Se considera perenne a cualquier planta o árbol que sobrepase los dos años de vida (recordemos que muchos árboles son de longevidad muy larga, pudiendo superar a la de un ser humano). Por ejemplo: el cedro, la encina y el eucalipto son árboles perennes.

2. Árboles de hojas caducifolias

En lado contrario del espectro, encontramos otro tipo de árboles, los de hoja caduca. Como bien indica su nombre, llegados los meses del año más fríos, estas plantas pierden sus hojas, dejando desnudas las ramas.

Durante este fenómeno cíclico, los árboles caducifolios permanecen en un estado de letargo, que durará hasta que el frío pase y vuelva la primavera. Así, se mantienen en fase de preservación, pudiendo pasar el invierno sin necesidad de realizar la fotosíntesis.

No obstante, también existen árboles que quedan despojados de su follaje cuando el clima es más cálido.

El nogal, la haya o el castaño forman parte de esta subfamilia arborícola.

3. Coníferas

Muchos tipos de árboles son especies que están presentes en nuestro planeta desde hace millones de años. Es el caso de las coníferas, que ya habitaban la tierra por la que paseaban los dinosaurios. Esta especie podría estar incluida dentro de los árboles perennes, sin embargo, por su forma de reproducirse, forman una categoría en sí mismas.

Las coníferas son árboles que crecen en forma cónica y cuyas semillas se desarrollan dentro de “conos” protectores hasta que maduran. Por sus características, estos árboles son muy resistentes a la climatología adversa y disponen de ramas cortas con hojas de formas más bien sencillas, como de aguja o puntiagudas.

El abeto y el pino son coníferas.

4. Palmeras

Es cierto que no se considera que las palmeras sean un tipo de árbol, pues más bien entrarían dentro de las plantas arborescentes o plantas leñosas.

No obstante, si atendemos a las dimensiones que pueden alcanzar, a su robusto tronco o su longevidad, no parece descabellado incluir a las palmeras junto a otros tipos de árboles.

5. Árboles frutales

Añadimos una categoría más a los tipos de árboles, aunque los expertos en botánica no siempre los consideran un grupo en sí mismo, sino que los clasifican en función de si mudan su follaje tras el invierno o lo mantienen.

Hablamos de los árboles frutales, aquellos cuya flor ha producido un óvulo maduro que se ha convertido en una fruta comestible. Como en el resto de las categorías, los árboles frutales se clasifican considerando el tipo de fruto que generan.

Como ejemplo clásico tenemos el cerezo, el limonero o el naranjo.

Comentarios