Carácter Urbano

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@oblivionmedia.com

Mar de estrellas: el misterioso caso del agua que brilla en la oscuridad

Este increíble fenómeno natural se da en un lugar muy concreto y es simplemente mágico.
Una playa azul brillante situada en las maldivas es única en su especie. | Imagen: W Maldives.

 

Uno de los destinos predilectos por los viajeros que buscan lugares exóticos y apartados donde relajarse son las islas Maldivas. Este país es un conjunto de pequeñas islas formadas por grandes agrupaciones de coral que se reparten en un total de 26 atolones.

Piensa en el típico fondo de pantalla en el que se ve una hermosa estampa paradisíaca de playa, arena blanca, grandes palmeras y  todo rodeado de agua. Probablemente se trate de una imagen tomada en algún enclave de las Maldivas.

Conozcamos más sobre este bonito paraje, así como uno de sus principales atractivos: la Isla de Vaadhoo, cuyas aguas resplandecen en la oscuridad.

¿Dónde están las Islas Maldivas?

Tal y como decíamos al comienzo, las Maldivas con un conjunto de islas de naturaleza coralina que se distribuyen en mitad del Océano Índico, concretamente en la zona situada al sur de la península de la India. Estamos ante aproximadamente 2000 pequeñas islas, casi todas deshabitadas (únicamente unas 87 están destinadas al turismo).

Lo que Maldivas ofrecen a sus visitantes son paisajes de ensueño, climas agradables en cualquier época del año (entre 30 y 32 grados centígrados, ideal para ir incluso en Navidades) y mucho, mucho, relax. Además, Maldivas es un ecosistema con una gran biodiversidad que merece ser conocido, siempre desde el respeto hacia el medio ambiente que este paraje semi-virgen merece como uno de los lugares más bonitos del planeta a los que el hombre aún no ha acabado de echar la zarpa del todo.

¿Qué es la Isla Vaadhoo?

En el atolón de Raa se encuentra esta inhóspita isla. Hay quien puede pensar “Bueno, ¿y qué? Al fin y al cabo, Maldivas son todo islas”; lo que ocurre es que Vaadhoo tiene algo que la hace mágica. En ella tiene lugar uno de los fenómenos de la naturaleza más raros y hermosos: el conocido como “mar de estrellas”, que hace que el agua y la arena de la orilla brillen con un color azul intenso.

El “mar de estrellas”, culpa del plancton

Más allá de por sus aguas cristalinas, intenso sol y dorada arena, las paradisíacas playas de Maldivas son famosas por el fenómeno del “mar de estrellas”, que puede apreciarse únicamente por las noches.

Este particular espectáculo, cuyo nombre científico es “bioluminiscencia”, necesita tres ingredientes para ocurrir: altas temperaturas, oscuridad como la boca de un lobo y un tipo de plancton con el nombre de “fitoplancton bioluminiscente”.

Para que ocurra la magia, se requiere de una reacción química que tiene lugar cuando el pequeño organismo sube a la superficie y es arrastrado por la marea hasta quedar depositado en la orilla de la playa. Al ser agitado por el aire caliente y por el bamboleo del oleaje, se genera un cegador fulgor de color azul que es el que otorga nombre al fenómeno.

Otros seres vivos que también son bioluminiscentes

El prodigio de la naturaleza que es la bioluminiscencia se da también en otras criaturas. Muchos seres vivos de las zonas abisales han desarrollado la capacidad de ser bioluminiscente como mecanismo de adaptación a entornos que no alcanzan a ser iluminados por los rayos de sol; mientras que otros que viven en tierra firme los utilizan como reclamo para la reproducción. Veamos algunos casos destacados:

Medusa arco iris

Para este invertebrado, la bioluminiscencia sirve como alarma de socorro cuando se encuentra en apuros. La medusa arco iris utiliza sus colores centelleantes con la esperanza de atraer a un depredador mayor que la libre del animal que la está atacando.

Pez linterna

Este pequeño pez que vive en las profundidades marinas donde las tinieblas son constantes, posee una antena cuya punta se ilumina en la oscuridad. ¿Con qué propósito? Se trata de un cebo para atraer a las despistadas presas hasta su boca y que sirve las veces como reclamo para potenciales parejas sexuales. ¿Recuerdas, en Buscando a Nemo, el pez que casi acaba con Marlin y Dory? Pues es ese pez.

Calamar luciérnaga

Aunque prefieren las profundidades oceánicas (no se les encuentra hasta los 1.200 metros), ocasionalmente se puede ver a millares de estos pequeños cefalópodos resplandeciendo en la superficie de la bahía de Tomaya, en Japón. La exhibición es efímera, pues se da únicamente entre los meses de marzo y junio, coincidiendo con su época de desove.

Luciérnagas

El ejemplo clásico que a todos nos enseñaron de pequeños en cuanto a criaturas que emiten luz propia. En el caso de las luciérnagas, su característico centelleo (verde, rojo o amarillo) se emite gracias a unos órganos especiales situados en la zona del abdomen del insecto  y se usa para atraer a las parejas.

Más lugares en los que podemos disfrutar del “mar de estrellas”

El espectáculo de luces que supone “el mar de estrellas” no es exclusivo de las Maldivas y puede presenciarse en otros lugares del mundo, igualmente paradisíacos. Un ejemplo es México, concretamente en la Laguna de Manialtepec o en las playas de Campeche, en la península del Yucatán. En la vecina isla de Puerto Rico está la Laguna Grande o la Bahía Mosquito y, todavía más lejos, concretamente en Australia, los Lagos de Gipssland son un buen referente para ver las playas iluminadas por la noche.

Comentarios