Carácter Urbano

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@oblivionmedia.com

15 rasgos de una persona con la que no te debes casar nunca

Evita casarte con cualquier persona que tenga estos rasgos de personalidad. Es probable que tarde o temprano te dé muchos problemas.
Di no si la otra persona reúne bastantes de estos rasgos. | Imagen de: shutterstock.

 

El amor es ciego, o al menos eso dicen. Cuando se quiere a alguien incondicionalmente no es raro imaginarnos con esa persona por siempre jamás. Hay quienes consideran que casarse con su gran amor es la prueba necesaria que fortalece el vínculo existente entre los dos; de la misma manera, para que un matrimonio prospere, hay que alimentar el fuego con detalles que enamoren a la pareja como la primera vez.

No obstante, ¿qué hacemos con esa persona que no nos merece? No es raro encontrar parejas en las que uno de los dos desmerece al otro o le trata de forma irrespetuosa, cosa que hace que nos preguntemos qué se le puede ver a alguien así. Por ello, hemos confeccionado una lista con los 15 rasgos de una persona con la que nadie tendría que casarse.

No te cases con la persona que tenga uno de estos 15 rasgos

Antes de que te decidas a dar el gran paso de casarte, conviene considerar siempre todo el conjunto, no sólo los pequeños pormenores. Así pues, aquí van 15 cualidades que una persona no debería si te vas a casar.

Remarcar que hablaremos de “personas”, así que esta lista no hará ninguna distinción por sexos:

15. Es de mente cerrada

La confianza es la base de toda relación, de modo que no conviene emparejarse con alguien que esté continuamente sospechando de todo lo que hacemos. Este tipo de personas no tendrán en consideración las muestras de lealtad hacia ellas, al contrario, las suelen desvalorizar.

Bien sea por miedo a lo que pueda pasar, por desconfianza o por forma de ser, alguien así tratará de condicionarnos la existencia. Por ello, es mejor quedarse solo antes que arruinarnos de por vida, así que este es un rasgo a evitar en nuestro futuro marido o futura mujer.

14. Odia a los animales

Puede deducirse mucho de cómo es una persona por cómo trata a los animales. Alguien que odia a los animales es alguien carente de empatía, una cualidad muy importante cuando se convive o se está casado.

Cuidado, no hablamos de una persona alérgica que, por su salud, no pueda estar bajo el mismo techo que un animal de compañía; odiarlos es algo muy diferente que nada tiene que ver. Si tu pareja ha manifestado su odio o desagrado por tener animales en casa y hay planes de boda de por medio, reconsidéralo.

13. No valora el compromiso

Toda relación tiene una serie de normas, que cada partenaire acuerda. Si nuestra pareja no es capaz de mantener este compromiso, significa que tanto tú como lo que tenéis no significa nada. Lo realmente alarmante es cuando este tipo de desdenes ocurren demasiado a menudo, prueba de que no merece ni tu tiempo ni tu dedicación. Otra característica que debes evitar si pretendías casarte.

12. Rompe promesas

Si tu pareja no deja de romper promesas que ha hecho significa que, o bien te toma el pelo, o no está interesado en ti ni le preocupa romper tu confianza. Esto representa una gran falta de aprecio que no dejará de ocurrir aun estando casados.

11. Nunca eres su prioridad

Las relaciones consisten en dar y tomar. Si estás perpetuamente haciendo esfuerzos por intentar encajar a tu pareja en tus planes y lo único que recibes a cambio son desprecios, ten por seguro de que no te quiere o no le interesas. Ni qué decir que no debes casarte con alguien así.

10. Cero autocrítica

Una persona que crea a todas horas que las decisiones y acciones que toma son correctas y que nunca se equivoca, vivirá muy bien en su burbuja en la que es “Don” o “Doña Perfección” y no aceptará que tú no seas igual.

Más vale alejarse de alguien que sea incapaz de darse cuenta de que esta forma de pensar es errónea, así que ni se te pase por la cabeza el casaros.

9. Excusas para todo

Una señal de alerta que nos debería prevenir de casarnos con ese sujeto es el uso continuo de excusas, así como la invención de historias para no pasar tiempo junto a ti. No hay mejor forma de decir “tengo mejores cosas que hacer”, de modo que mejor, enséñale dónde queda la puerta.

8. Excesiva predilección por las discusiones

No es raro que ocurran discusiones en una pareja; es más, hasta diríamos que forma parte del proceso natural que las relaciones siguen y que juegan un papel importante.

Sin embargo, si las peleas son una constante en nuestro día, el compromiso y la confianza serán los principales afectados. Si estamos con alguien más centrado en buscar riñas en todo momento, debes saber que has de ponerle fin a esa relación.

7. Nunca te escucha y siempre cambia de tema

Es bueno estar con alguien hablador, alguien que saque temas de conversación y que no espere a que seas tú quien siempre se ponga a hablar primero. Pero cuidado, una persona que no respeta tu turno de palabra y que continuamente te corta para contar su historia, es alguien que no se molesta en ocultar que le preocupas más bien poco, tanto como lo que tengas que decir.

Nadie merece ser ignorado de esta forma, así que tómate esto como indicador de alerta y olvídate de pasar por la vicaría con alguien así.

6. Mentiras y argucias

Este es uno de los obstáculos más graves por los que se atraviesa en el amor, ya que las mentiras bien pueden costarnos la relación. Una persona mentirosa compulsiva será un lastre para nuestro bienestar, haciendo que estemos constantemente sospechando de todo lo que diga, así que no hay necesidad de pensar siquiera en casarnos. De hecho, ¿cómo sabemos que dice la verdad ante la perspectiva de formalizar la relación?

5. Dependencia emocional

Así como es trascendental pasar ratos en común, también lo es el saber cuándo estar separados, para demostraros que sois capaces de funcionar correctamente cuando no os tenéis al lado.

Pero cuando nuestra pareja empieza a exigir más tiempo con nosotros y a depender de nuestra atención más de lo necesario, implica demasiada dependencia emocional, por lo que no deberías casarte con alguien así.

4. Te aísla de familiares y amigos

De acuerdo, sabemos que ni suegras ni cuñados o cuñadas y demás familiares tienen demasiada buena fama, pero esto no debería significar que te aleje de quienes consideras importantes en tu vida. Cuidado, porque entramos en el las señales de aviso más graves.

Igualmente, si planeas casarte con una persona que tiene gran facilidad de olvidarse de su familia y no busca encontrar momentos con ellos (en los que podrías tener cabida también), preocúpate: probablemente tenga la misma facilidad para olvidarse de ti.

3. Fuma

Más allá de un vicio bastante feo y nauseabundo, una persona incapaz de dejar de fumar (a pesar de las innumerables veces que te ha jurado que lo dejará), no es tu mejor opción para casarte e imaginar la vida en común, pues no le inquieta nada de lo que le pidas si sigue chupando palitos cancerosos.

2. Inmadurez

Si estás con una persona con poca tolerancia a la frustración y cuya mentalidad no parece acorde a su edad, es incapaz de comprometerse, tiene cero autocrítica y abandona las relaciones a la primera de cambio, más vale que busques un sustituto con quien casarte.

Hay que estar atento a si despliega este tipo de conductas, pues es un lastre con el que más vale no acarrear y que perjudicará seriamente tu bienestar.

1. Te falta al respeto o te levanta la mano

La peor muestra de la que una persona puede hacer gala es la violencia, algo que nada tiene que ver con el amor, yaa sea psicológica o física.

Hay que huir de cualquiera que nos insulte o se atreva a ponernos la mano encima, sea hombre o mujer. Quien es incapaz de controlar su ira nunca será un buen partido, así que nada de pensar en casarnos con alguien así. La violencia no entiende de sexos ni géneros.

Comentarios