Carácter Urbano

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@oblivionmedia.com

Los 10 picaderos más importantes y concurridos de España

Si buscas un lugar donde desatar tu amor con otra persona y te encuentras en medio de la calle, descubre estos sitios.
Estos son los 10 lugares públicos donde podrás pasar un excitante rato con tu pareja. | Imagen de: Pixabay.

 

Cuando el hambre aprieta, lo normal es buscar el supermercado más cercano para comprarnos un tentempié que mate el gusanillo, a falta de tener a mano nuestra querida despensa. Cuando tenemos sueño, cabeceamos hasta que por fin nos rendimos a los brazos de Morfeo, cosa que puede ocurrir bien lejos de nuestra cama. Así podríamos poner mil ejemplos.

Pero, ¿qué ocurre cuando tenemos tal calentón que necesitamos sexo al momento? Como cualquier otra necesidad fisiológica, el deseo sexual también nos aflige y provoca que haya ganas de un poco de mete-saca; lo cual hace que algunas personas no puedan esperar a llegar a casa y opten por elegir como picadero improvisado el primer lugar que les pille de paso.

Para estos aguerridos, se ha creado una herramienta (que pasaremos a describir seguidamente), que indica cuáles son los mejores parajes para practicar sexo de toda España. A continuación, desplegaremos un listado con algunos de estos picaderos más importantes.

Mispicaderos, la web para saber dónde aplacar tu calentón

Si existen webs como Tripadvisor, que recomiendan buenos restaurantes donde pasar una inolvidable velada, ¿por qué no idear una que incluya información útil sobre sitios picaderos en los que fornicar? Gracias a Mispicaderos, es fácil encontrar rincones más o menos resguardados y que aseguren cierto grado de intimidad, aunque el riesgo nunca es 0 cuando se trata de espacios públicos.

Cualquier usuario puede registrarse en Mispicaderos y dejar una breve referencia sobre ese lavabo, parque, descampado o portal (sí, “portal”) idóneo para un rato de pasión, a falta de un techo bajo el que desatar la pasión. La utilidad de la web yace en que cualquier lugar de la geografía española es susceptible de figurar como candidato, por muy remoto e insospechado que éste sea.

Además de una breve descripción más o menos detallada en la que el usuarir que haya escrito puede aconsejar a otros sobre las mejores horas a las que ir o lo que se puede hacer, se añade un mapa de Google Street View, donde se puede ver una imagen de la calle en cuestión, para señalar bien de dónde se está hablando.

Según la web mispicaderos.com, la capital española cuenta con más de 1200 potenciales picaderos para cuando haya una emergencia sexual. Para los interesados y valientes, para  los que tengan algún “trabajo de la universidad” o para los de “es para un amigo”.

10 picaderos míticos de España

Aquellos atrevidos a los que atraer a posibles mirones no les suponga un problema, tienen este listado con los picaderos más importantes de nuestro país donde “echar uno rapidito” sin que les pillen, más allá de hoteles o clubes para parejas. Muchos de estos lugares son verdaderos clásicos que han servido a varias generaciones para su desahogo sexual.

1. Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales (Madrid)

Uno de los enclaves que mayor variedad de zonas tiene es la ETSII. Según dicen, la biblioteca del edificio es algo más que un punto donde se alberga conocimiento y sabiduría. Pero no acaba ahí la cosa, los baños de la tercera y cuarta planta están lo suficientemente apartados como para tener un encuentro sexual rapidito. Si lo que te motiva es hacerlo al aire libre, tienes la terraza a la que dan las escaleras de la Facultad de Ingeniería Química.

Otros lugares que parecen indicados son cualquiera de los 5 ascensores del complejo o el Laboratorio de Motores Térmicos, aunque un usuario admite que le pillaron en plena faena.

2. El Corte Inglés de Plaza Cataluña (Barcelona)

Un emplazamiento mítico para adolescentes que se inicia en su despertar sexual y no tiene un sitio mejor en el que experimentar, es este céntrico centro comercial, uno de los más grandes de Barcelona. En sus casi diez plantas hay lavabos a los que no es difícil colarse para hacer guarrerías con tu amante.

Para quienes les guste jugar con fuego, existe también la opción de meterse en cualquiera de los probadores de las secciones de textil. Ahora bien, hay que andarse con ojo de que ninguno de los responsables no esté al acecho, así que mejor disimular cuando vayas a entrar. Una vez dentro, es recomendable no dejarse llevar demasiado por el momento y tratar de contener los gemidos, pues a según qué horas los probadores están muy transitados, de modo que la posibilidad de que te pillen se puede multiplicar.

Y, finalmente, para los que les vaya el riesgo extremo, se pueden hacer uso de las escaleras de incendios (el acceso queda contiguo a los ascensores, así que no tiene pérdida). Lo bueno de que existan comodidades como escaleras mecánicas o ascensores es que uno se asegura de que las probabilidades de cruzarse con gente que use las escaleras tradicionales se reducen casi a 0 según subimos pisos.

3. Aparcamiento del Alcampo (Sevilla)

Se trata de una sencilla pista de tierra que queda cruzado el mítico centro comercial Los Arcos. Es una zona poco iluminada, ideal como picadero al que ir con el coche cuando oscurece. No es raro ver varios automóviles al anochecer, aparcados uno al lado del otro con los cristales empañados...

4. Faro del dique de abrigo (Cedeira, A Coruña)

Como su nombre indica, esta atalaya está situada al final de un paseo que a su vez, sirve de espigón y de entrada al puerto. La pasarela está un poco elevada del nivel del mar, por lo que se puede descender a la zona de rocas que hay debajo del dique, para estar cobijados de miradas indiscretas.

Buen sitio para practicar dogging, cruising o lo que se tercie. Eso sí, mejor ir de noche y con cuidado de por dónde se pisa.

5. Subida al Pagasarri (Vizcaya)

En la cuesta que sube hasta el monte Pagasarri, a poco más de media hora de la ciudad de Bilbao, hay una planície apartada de la carretera; un sitio en el que aparcar el coche y dar rienda suelta a nuestros instintos más primarios. Un nidito de amor bajo el amparo de la luna argentada.

6. Explanada de delante del cementerio (Morcín, Asturias)

Delante del camposanto situado a las afueras de Morcín, hay una amplia extensión de tierra que, por lo visto, es célebre por ser un punto por el que suelen transitar voyeurs y gente dispuesta a un intercambio de parejas.

7. Parque de la Ereta (Alicante)

Los parques y áreas verdes de las ciudades siempre han sido un comodín al que recurrir en las ocasiones en las que el calentón nos pilla desprevenidos. El Parque de la Ereta es un viejo conocido de los alicantinos más fogosos, que pueden escoger cualquiera de los bancos o zonas de hierba del recinto para meterse mano. Para los más pudorosos, también existe la opción de ir a los baños públicos que hay por el recinto.

8. Jardín del Teniente Flomesta (Murcia)

De nuevo, una zona verde aprovechable como picadero furtivo. Esta vez, se trata de un pequeño espacio a orillas del río Segura y contiguo a un paseo por el que los coches transitan en ambos sentidos, así que únicamente es apto para los más descarados y creativos a la hora de esconderse entre matorrales o bajo palmeras para darle al tema.

9. Lavabos de minusválidos de la estación de trenes (Pontevedra)

Según algunos experimentados, estos baños son espaciosos y están exentos de vigilancia; además, los de minusválidos suelen estar más limpios que los baños al uso. Por si situación contigua a los multicines, recomiendan hacer uso de estos excusados para rematar un plan de fin de semana cinematográfico, en caso de que surja un espontáneo apretón sexual.

10. Colegio La Salle (Cantabria)

Este es un picadero recomendado para quien no le importe hacerlo a la intemperie o de pie: basta con saltar la verja que rodea el recinto y colocarse en uno de los múltiples puntos ciegos que mantienen oculto. Evidentemente, mejor ir por la noche y no mientras se imparten clases.

Comentarios