Carácter Urbano

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: altes@tqcorp.media

Los 20 mejores goles de la historia del fútbol

Repasa con nosotros los mejores goles de la historia del fútbol en los mundiales, la Champions League y otras competiciones como la liga española.
Un repaso a los mejores goles de la historia del fútbol. | Imagen de: Edgar Chaparro / Unsplash.

 

El gol es la esencia del fútbol, y los mejores goles de la historia del fútbol que te traemos a continuación han quedado para siempre en la memoria de los aficionados a este deporte. Los hay de todos los gustos y colores: chilenas, regates, obuses a larga distancia y vaselinas. Realiza con nosotros este viaje nostálgico a los mejores goles de la historia del fútbol.

Los mejores goles de la historia en los mundiales

La historia de los mundiales, ese gran acontecimiento que cada cuatro años deja millones de personas alrededor del mundo pegados a la pantalla, es indisociable de algunos nombres como Pelé o Maradona. Ahí van algunos de los mejores goles de la historia en los mundiales.

1. Diego Armando Maradona a Inglaterra

No solo de los mundiales: muchos coinciden en que es el mejor gol de la historia, no solo por la ejecución sino por la historia que lleva detrás.

Era 1986, la gran final de la Copa del Mundo celebrada en México. Y el destino, caprichoso a veces, había querido que se vieran las caras las selecciones de Argentina e Inglaterra, cuyas naciones se habían enfrentado en la guerra de las Malvinas cuatro años antes.

En el minuto 54 de partido toda una nación contiene la respiración cuando Diego Armando Maradona recibe el balón en el centro del campo.

Con su estilo característico, el balón pegado a la bota, Maradona deja atrás tres rivales, quiebra otro camino a la portería y en el borde del área se va por velocidad de otro. Aunque el penúltimo que había quebrado logra alcanzarlo, recorta con frialdad al portero y la cuela dentro dejando para la historia una de los mejores goles.

 

2. Pelé a Suecia

Muchos dicen que es el mejor de todos los tiempos, y aunque la mayoría no lo hemos visto jugar, poner sus goles en Youtube nos acerca un poco más a su excelencia. En 1958 firmó uno de los mejores goles de la historia del fútbol, pero lo mejor es que era solo un chaval de 17 años representando a Brasil contra la anfitriona del mundial, Suecia.

De modo que ese gol ha pasado a la historia no solo porque es precioso, sino porque vio nacer una estrella: Edson Arantes do Nascimento, Pelé. Al día siguiente, la prensa se hacía eco de una nueva revelación en el fútbol mundial, de uno de esos genios que aparecen solo de vez en cuando.

Esa noche de 1958, la cámara en blanco y negro registra un pase dentro del área que Pelé baja con el pecho ganando la posición al defensa, y ante la llegada de otro defensor que va a atajar el balón como un tren, el brasileño le hace un sombrero con una sangre fría pasmosa y acribilla al portero arras de suelo.

3. Hagi ante Colombia

Uno de los mejores goles de la historia del fútbol, y por descontado de los mundiales, lo marcó el rumano Gica Hagi, apodado “el Maradona de los Cárpatos”. Jugó en el Barcelona, donde no despuntó demasiado, pero el mejor gol lo marcó con su selección nacional.

En 1994, Rumanía, una selección con un papel más bien discreto en el fútbol mundial, ofrecía un cuadro muy competitivo que le llevó hasta los cuartos de final. En el partido contra Colombia, Hagi, que era el alma del combinado, había asistido en el primer gol y había puesto a prueba más de una vez al portero rival con su disparo.

De pronto, en una jugada en la medular que parece no tener más complicación, Hagi ve al portero adelantado y sorprende con un tiro rapidísimo que tiene la dificultad extra de que va, en vaselina larga, de un lado a otro

4. Eder contra la URSS

Brasil vuelve a ser la referencia de uno de los mejores goles de la historia, que nace de las botas de Eder en la Copa del Mundo de 1982, en España. En este caso, lo que embellece el disparo es la genialidad que realiza el futbolista para acomodarse el balón.

Brasil jugaba en este caso con el combinado soviético, un partido de la primera ronda. En una jugada al borde del área, un jugador de la “canarinha” deja pasar el balón por debajo de las piernas para que llegue raso a Eder, que en velocidad de carrera la pica suavemente para levantarla y antes de que caiga al suelo la remata como un obús a la red.

 

5. Maxi Rodríguez a México

El duelo americano que ofreció la Copa del Mundo de Alemania en 2006, entre Argentina y México, dejó también para la historia un golazo de ensueño. Lo hizo Maxi Rodríguez y es una volea magistral en el minuto 97, con el marcador 1-1.

En un momento del partido Messi abre un balón a la izquierda donde Sorín pega un pase largo al otro lado del campo, hacia el vértice derecho del área grande, donde se encuentra Maxi. Viniendo del lado opuesto, Maxi le pega al balón tras un control orientado con el pecho, sin dejar que caiga al suelo, poniéndola a la esquina opuesta.

Una auténtica maravilla para ver una y otra vez y no dejar de deleitarse.

6. Manuel Negrete ante Bulgaria

Es uno de los mejores goles de la historia por su atipicidad: si bien es más frecuente ver voleas, vaselinas, disparos de larga distancia o regates endiablados, una tijera como la que se vio en el Bulgaria-México de 1986 (¡Qué mundial tan prolífico!) no es nada común.

El autor del gol no pasará a la historia como uno de los mejores, pero en México aún sigue siendo recordado. Manuel Negrete representaba entonces la selección anfitriona cuando mete un golazo que es mejor que veas directamente en Youtube, porque no tiene desperdicio. Se trata de una acción acrobática que acaba en un gol maravilloso.

Lo más brillante es el movimiento de piernas que hace cayendo al suelo y con el que consigue dar la dirección ideal al balón. Quedó ensombrecido por el gol de Maradona contra Inglaterra, pero los nostálgicos del fútbol aún lo recuerdan.

Los mejores goles de la historia de la Champions

La competición de más prestigio en todo el mundo, junto a los mundiales, es la Champions League, donde compiten los mejores jugadores y los equipos con más historia. Estos son algunos de los mejores goles de la historia de la Champions.

7. Zinedine Zidane al Bayer Leverkusen

Es indudable que el Real Madrid es el equipo más laureado en Europa, y no solo por los títulos que acumula, sino porque con grandes jugadores ha dejado para el recuerdo noches históricas y, también, los mejores goles de la historia de la Champions.

Uno de los más grandes jugadores que ha tenido el honor de tener en sus filas, Zinedine Zidane, consiguió cosechar un amplio consenso en considerar, más allá de los colores, que el gol que hizo en la final contra el Bayer Leverkusen en 2002 es el mejor de la historia de la competición.

Es tan plástico, tan maravilloso en cuanto a la estética, que hay que verlo con la voz de Pavarotti en el “Nessun Dorma” de fondo, y deleitarse viendo como va cayendo el melón que le manda Roberto Carlos, y como lo manda a la escuadra con una sencillez tan aterradora. No, no se puede describir. Hay que verlo. 

 

8. Cristiano Ronaldo a la Juventus

Uno de los mejores goles de la historia del fútbol hemos tenido el honor de verlo hace poco, este mismo 2018, y salió de las botas de uno de los mejores, Cristiano Ronaldo. No importa que lo intentara decenas de veces, si el resultado fue lo que vimos en la ida de los cuartos de final contra la Juventus, en Turín.

Además de un futbolista excelente, Cristiano Ronaldo es uno de los mejores atletas del mundo, y lo demostró esa noche cuando se elevó 2 metros y 38 centímetros para, suspendido en el aire, contactar con el balón para meterlo en la base de la red.

Buffon lo comparó con Pelé, y no es para menos. La atmósfera de esa noche envuelven el gol en una imagen para el recuerdo, pero lo mejor es que lo que captaron las cámaras 24 horas antes: Cristiano hacía el mismo gol en un entrenamiento. Por eso es uno de los mejores jugadores de la historia del fútbol.

9. Andrés Iniesta al Chelsea

La época dorada del Barça de Guardiola tiene como uno de sus iconos la imagen del gol de Iniesta en Stamford Bridge, cuando en los últimos minutos del partido y tras un mal encuentro en el que el Barça quedaba fuera de la competición a las puertas de la final, transforma un pase raso desde la esquina en un gol por toda la escuadra.

Viendo el gol a cámara lenta asusta la facilidad con la que lo hace, pues apenas mueve el cuerpo y solo lanza la pierna. El balón se va elevando mientras el estadio contiene la respiración y, al clavarse en la red, estalla la euforia.

Eso fue en 2009, fecha en la que el Barcelona acabó ganando la Champions en un año histórico. Solo un año después, el mismo Iniesta marcó el gol que le daba el primer mundial de su historia a la selección española. Sin duda, uno de los grandes futbolistas de la historia.  

 

10. Dejan Savicevic al Barça

Además de ser un gol precioso, está realizado en una final, lo cual siempre le añade más dificultad por la presión. En este caso fue en la fatídica final de Atenas para los barcelonistas, donde el Barça de Cruyff, ya en decadencia, perdió la final contra el Milan por 4 a 0.

Cuando ya el resultado era de 2 a 0 para los italianos, Albertini manda un mal pase a Savicevic que, sin embargo, se aprovecha del error del defensor azulgrana Nadal para, desde un extremo del campo, fuera del área, disparar una vaselina a Zubizarreta, que está adelantado. El toque con el interior es puro arte.

Por cierto, que Dejan Savicevic ya había ganado la Copa de Europa en una noche histórica, en 1991, con la Estrella Roja de Belgrado. Sin duda, uno de los mejores jugadores yugoslavos de la historia.

11. Philippe Mexes al Anderlecht

Cuando se trata de chilenas, siempre es bueno volver a aquella noche en la que Philippe Mexes, jugador del Milan, sobrevoló los cielos del estadio de San Siro para meter uno de los goles más bonitos de la Champions. Era 2012, y el resultado acabó siendo favorable a los italianos por 3 a 1.

Aunque el partido no tuvo mucha trascendencia, en esta ocasión el gol adquiere relevancia por la dificultad. El internacional francés se encuentra en una esquina del área grande cuando le llega el pase, desde un libre directo, bombeado para que la pare con el pecho y haga la chilena de su vida.

Lo importante en este gol es ver como segundo antes de la acción, Mexes le pide claramente al ejecutor de la falta que se la pase a él. Toda una premonición.

12. Messi al Real Madrid

En la historia de los goles de la Champions no podía faltar Messi, y aunque es difícil seleccionar uno de los muchos que ha realizado, sin duda sobresale el que firmó en 2011 contra el eterno rival, el Real Madrid.

En aquellos momentos el Barça era un equipo en estado de gracia guiado por un Messi iluminado. Durante todo el partido, el mejor jugador del mundo estuvo muy inspirado, dirigiendo el juego del equipo y, cada vez que tocaba el balón, el Santiago Bernabéu contenía la respiración. Y al final, tuvo que suceder lo inevitable.

Cuando el partido está a punto de finalizar y Leo ya ha marcado el único gol del partido, un pase Busquets le deja a tres cuartos de campo para que se lleve a toda la defensa al lado derecho de la portería y, una vez allí y a su merced, cruce el balón a la izquierda. Toda una delicia para la vista.

Los mejores goles de la historia en otras competiciones

En Eurocopas, en partidos amistosos o en ligas nacionales, estas son las obras de arte más destacadas que merecen entrar en los mejores goles de la historia del fútbol.

13. Marco van Basten a la URSS

En 1988 la lógica soviética mandaba aún de una forma muy contundente en el fútbol, pero enfrente tenía, esa noche del 25 de junio en Múnich, una de las generaciones más brillantes de futbolistas que vistieron la camiseta de la selección holandesa.

Entre ellos se encontraba Marco van Basten, considerado por muchos como uno de los mejores futbolistas de la historia. En esa final firmó uno de los grandes partidos de su carrera, guiando a su equipo hacia el título, y poniendo un broche de oro a la altura de los más grandes.

Con el resultado 1-0 para los holandeses, Marco van Basten engancha un pase cruzado con el empeine para clavar el balón en la otra esquina de la portería con una volea de gran dificultad por la falta de ángulo. Muchos lo consideran el mejor gol de la historia del fútbol, sin duda para ver repetido más de una vez. 

 

14. Zlatan Ibrahimovic a Inglaterra

Seguramente el gol de chilena más increíble por la dificultad, porque desafía las leyes de la física. Qué duda cabe de que, a pesar de su carácter, Ibrahimovic ha sido uno de los delanteros con mayor talento nato para el gol. Y esta obra de arte lo avala.

Uno de los mejores goles de la historia del fútbol tiene como escenario un partido amistoso entre las selecciones de Suecia e Inglaterra en 2012. En ese partido Zlatan Ibrahimovic firmó una de sus mejores actuaciones anotando cuatro tantos para la selección sueca.

Cuando los ingleses habían recortado distancias y estaban a un gol del empate (3-2), un rechace de la defensa sueca se convierte en un melón que el portero inglés trata de rechazar con la cabeza sin éxito. La pelota le va cayendo a Ibrahimovic que hace un giro rapidísimo fuera del área grande, en un extremo.

La pelota, aunque a mucha altura, va con tal potencia que cae como un obús. Un gol precioso.

15. Messi al Getafe

Hay goles que desafían las leyes de la física, como el de Ibrahimovic, y otros que desafían a la historia. Y Messi se atrevió a hacerlo en un Barcelona-Getafe de la Copa del Rey.

Era 2007, partido de ida de las semifinales, y ya hacía tiempo que el nombre de Messi sonaba como heredero del trono de Maradona. Las comparaciones eran inevitables. Nunca sabremos qué pasó por la mente de Leo cuando recibe el balón en la misma zona que lo hizo Maradona en aquel Argentina-Inglaterra de 1986.

Lo que sí sabemos es que Lionel Messi calca a la perfección el trazado de la jugada y recorta al portero con la misma frialdad. Messi se atrevió aquella noche a desafiar la historia, a reproducir el gol más grande de uno de los más grandes. Y con ello firmó uno de los mejores goles de la historia del fútbol.

 

16. Ronaldo al Compostela

Se han visto jugadores de toda clase en los campos de fútbol, y el eterno debate sobre quién es el mejor jugador de todos los tiempos estará siempre abierto. Lo que es indudable es que Ronaldo Nazario ha sido el jugador con más potencia explosiva unida a la calidad.

Aunque su paso por el Barcelona fue fugaz, ese año su figura se consolidó a ojos del mundo y, además, firmó uno de los mejores goles de la historia. Fue contra el Compostela, en una jornada de liga en 1996.

En un momento dado, dos jugadores del equipo rival pierden en balón accidentalmente y Ronaldo huele la sangre. Agarra el balón e inicia una carrera contra el tiempo y contra los oponentes que le agarran e intentan tumbarlo sin éxito. Diez segundo que acaban en el área rival, donde aún recorta a dos oponentes más y la mete cayendo al suelo.

17. Eric Cantona contra el Sunderland

Es difícil quedarse con un gol de un jugador tan arrollador y con tanto talento. Polémico dentro y fuera del campo, Eric Cantona se convirtió en una leyenda del fútbol francés, aunque sus mejores goles los realizó con la camiseta del Manchester United.

Tenía un disparo muy potente que utilizó para hacer algunos goles estéticamente preciosos, pero su gol más completo lo firmó en un partido contra el Sunderland inglés, en 1996. Él inicia la jugada en el medio del campo, se gira dejando atrás algunos rivales con varios regates, y alentado por los gritos del público encara portería.

La resolución del gol es rápida y una delicia, al alcance solo de uno de los más grandes. Hace una pared con un compañero y ante la salida del portero decide parar el tiempo: pica suavemente el balón para que se cuele cruzado en la esquina del palo contrario.

La celebración no tiene desperdicio. Con su estilo habitual, desafía a todos mirando a la grada como diciendo: “Sí, soy el mejor”.

 

18. Nayim al Arsenal

Hubo un tiempo en el que el Zaragoza se codeó con los grandes de Europa, y aunque ahora el equipo está lejos de su mejor versión, todo el zaragozismo recuerda con una sonrisa entrañable aquella final de la Recopa de Europa de 1995 en la que el ceutí Nayim rubricó uno de los mejores goles de la historia del fútbol y dio el triunfo a su equipo.

El gol tiene muchos ingredientes interesantes. Se trata de un equipo modesto, el Zaragoza, peleando por un título europeo contra un histórico, el Arsenal. El partido va 1 a 1 y queda menos de un minuto para que se cumpla el tiempo. El Zaragoza va a una prórroga angustiante, pero los aficionados agitan sus banderas y cantan con ilusión.

El portero del equipo español sirve en largo y un mal rechace de cabeza de un rival le deja la pelota botando a Nayim a la altura del medio campo, en el lado derecho. Viendo al portero inglés adelantado prueba un disparo lejano y muy alto que baja con endiablada velocidad colándose en la portería y desatando la euforia en el estadio.

19. Clarence Seedorf al Atlético

Sin duda está entre uno de los mejores goles de la historia del fútbol y lo marcó Clarence Seedorf con la camiseta del Real Madrid. El jugador holandés dio tardes de mucha gloria al madridismo, pero pocas alegrías como la de esa noche, en 1997, en el derby madrileño celebrado en el Santiago Bernabéu.

Como suele suceder en estos casos, Seedorf recibe el balón en una aparente quietud. El silencio envuelve el estadio. Pero cuando arma la pierna en el medio campo, a muchos metros de la portería, el rumor del público se acelera hasta llegar al éxtasis al mismo tiempo que el balón penetra con una fuerza brutal en las mallas de la portería rival.

Se han visto muchos goles desde larga distancia, pero ninguno con una velocidad sostenida tan brutal desde tanto metros atrás. Un desafío a la física, y un regalo para el fútbol.

20. Roberto Carlos al Tenerife

Será recordado para siempre como el gol imposible. En un partido de la Cope del Rey de 1998, el lateral brasileño del Real Madrid Roberto Carlos recibe un pase en profundidad por su banda y cuando parece que va a centrar, a pocos centímetros de la línea de fondo, se saca de la chistera un disparo en parábola con el exterior de su pie izquierdo que acaba dentro de la portería.

Muchos se quedan sorprendidos de lo que acaba de ocurrir, y aunque el gol es verdaderamente uno de los más maravillosamente extraños de la historia del fútbol, lo cierto es que no es tan raro, pues Roberto Carlos había perfeccionado un disparo potentísimo con una parábola muy particular. Tenía un auténtico talento para ello.

No te olvides de volver a ponerte el gol una y otra vez, para seguir sorprendiéndote.

 

Comentarios