Crítica de ‘El Pionero’: Auge y caída de Jesús Gil (Parte I, ‘Auge’)

Jesús Gil y Gil es 'El Pionero' en la nueva serie de HBO Europa. Pionero porque fue Trump antes de Trump, un empresario visionario y con pocos escrúpulos con un objetivo: triunfar.
El cartel de 'El Pionero' | HBO

 

HBO ha decidido que una de sus grandes apuestas del verano, ‘El Pionero’, la miniserie documental sobre la vida de Jesús Gil y Gil, vea la luz a la manera tradicional, con un capítulo a la semana. Cada domingo tenemos en nuestro HBO una entrega de este repaso por la vida y la obra de uno de los personajes más carismáticos y representativos del final del siglo XX en España.

Gracias a esta forma de lanzamiento -la cual, personalmente, prefiero- tenemos mucho más tiempo para digerir lo que se nos está mostrando en pantalla. Que en este caso es mucho.

También, aunque no nos deje hacer una crítica de toda la serie en unas pocas horas, nos permite ver la historia de un personaje como Gil con perspectiva. En este primer comentario de la serie veremos qué se trata en los dos primeros capítulos, los referentes al auge de Jesús Gil en la España del pelotazo. La parte positiva de ‘El Pionero’ donde, a pesar de las contradicciones a las que sometía a todo su entorno, Gil triunfó como empresario, político y figura publica. De su elección como alcalde al momento antes de entrar en la cárcel por segunda vez.

‘This is Spain’

‘El Pionero’ es un viaje en el tiempo a lo que España era a finales de los años 80 y principios de los 90; ahí es dónde se dirime la mayoría de la acción que nos ocupa el documental. Sin embargo la historia de Gil y Gil comienza mucho antes, al nacer en una familia humilde y matriarcal en la Castilla profunda de cuando la Guerra Civil. 

La madre de Gil, artífice de mucho de lo que acabó siendo el empresario, quería que Gil fuera a Madrid y estudiara. Al llegar a la ciudad recala en una pensión donde viven 21 prostitutas: evidentemente Jesús Gil no estudia mucho. A cambio, empieza a llevar la contabilidad de la pensión. Un hombre hecho a sí mismo.

De ahí saltamos al siguiente momento clave en su vida y también representativo de lo que era España; porque si Gil tiene valor como personaje es por haber sido capaz de reflejar a la perfección lo que fue el país en el despertar de la opresión del régimen franquista y el oportunismo de la transición. Ese momento es el de la construcción de una ciudad desde cero -a la manera de los emperadores de la antigüedad- pero con estética de urbanización. Los Ángeles de San Rafael. El primer éxito de Gil.

Lo importante era llegar a hacerlo todo lo antes posible. Las prisas, en temas de construcción, nunca son buenas: se cae el techo de un restaurante, mata a 60 personas y Gil va a la cárcel. Allí se hace el capo y su madre se dedica a cartear a todo el mundo, de Franco al Papa, para liberarle: lo consigue. Gil solo pasa año y medio en presión.

De ahí pasa al Atlético de Madrid. Gil se hace con parte de la deuda del equipo del Manzanares y lo salva. Inyecta dinero de su bolsillo y ficha a jugadores de primer nivel para hacer del Atlético un club grande.

Como siempre lo consigue, al menos de primeras, una tónica en la carrera de Gil: grandes éxitos hasta que se demuestre lo contrario. Cuando basas ese éxito en hacer trampas al sol lo normal es que te acaben pillando.

Pero para eso todavía queda mucho tiempo, y muchos billetes tenían que volar por el aire en los despachos de Gil y Gil.

Berlusconi antes de Berlusconi, Trump antes de Trump

Y es que, como no se cansan de repetir en ‘El Pionero’, Jesús Gil entiende que la combinación de fútbol-política-negocios se antojaba insuperable para una figura pública que quisiera fama y fortuna.

Después de hacerse con el Atleti da el paso a la política. Un razonamiento muy simple es lo que le lleva a ‘El Pionero’ a entrar en la cosa pública: “Yo quiero construir en Marbella porque la gente de Marbella lo necesita y los políticos no me dejan”. 

El buen señor se presenta a las elecciones municipales del 91 diciéndole a la gente lo que quiere escuchar y arrasa; 19 concejales de 25 y mayoría absoluta. En el primer pleno del Ayuntamiento de Marbella reforma el plan general de urbanidad y recalifica el suelo de la ciudad para hacer edificable hasta el 70%. Una auténtica locura.

Sin embargo después de una trayectoria en ascenso permanente durante más de veinte años las cosas empiezan a flaquear: una condena menor que, en principio, le impide ejercer un cargo público y problemas con la deuda del Atlético de Madrid. Sin embargo el empuje ascendente que Gil lleva arrastrando desde entonces le permite tirar para adelante: indulto del gobierno socialista de González, lo que le permite volver a presentarse a las elecciones y volver a arrasar, y trapicheos financieros para salvar al Atlético de Madrid de la quiebra de nuevo. Arreglar los problemas que uno mismo provoca (o ayuda a provocar) no es un acto heroico, aunque aveces es difícil verlo.

Jesús Gil y Gil era político, constructor y hombre de fútbol | HBO

 

El auge de ‘El Pionero’

Estos dos primeros capítulos que ya están disponibles en HBO España de ‘El Pionero’ dan la imagen de un hombre hecho a sí mismo, un superviviente de la España de la segunda mitad del siglo XX, un líder en cualquier contexto y situación… Pero también un tramposo, un visionario con ideas que rozaban la ilegalidad cuando no chapoteaban en ella como un cerdo en el fango y un hombre autoritario (como él mismo reconoce). 

Si la historia nos ha enseñado algo es que las historias de auge y caída se producen invariablemente cuando el hombre, henchido de poder, pierde la percepción de lo que está bien y lo que está mal, de cuáles son los límites y hasta donde puede llegar. También le pasa a Gil y Gil. Y eso le acabará llevando a la cárcel.

En los siguientes dos episodios asistiremos a la caída de Jesús Gil, también pionero en caer con estruendo, levantando el polvo del cuadrilátero.

¿Merece la pena 'El Pionero'?

Es la pregunta definitiva cuando nos ponemos a ver una serie: ¿Merece la pena que le eche horas de mi tiempo a esto?". Para eso, realmente, estamos nosotros, críticos. 

En el caso de 'El Pionero' la respuesta es sí. La historia de Jesús Gil y Gil es lo suficientemente interesante como para dedicarle cuatro horas de nuestro tiempo (o más). Para quien lo conoce es una forma de indagar en un personaje enormemente carismático y de entender, a través de su persona, mucho de la España del momento. Una España cuya impronta todavía no se ha diluido a día de hoy.

Eso sí, no esperéis un documental espectacular, con un ritmo frenético o historias imposibles. 'El Pionero' es un trabajo serio de HBO Europa que no cae en el morbo y la provocación. Muchas de las historias que se cuentan son interesantes pero densas; no aparecen tertulianos, sino familia, rivales políticos, miembros de la judicatura, rivales ecologistas,.... Un grupo de gente real que amaba a Jesús Gil o combatía lo que no le gustaba de él

Personalmente lo considero un acierto. Se nota que HBO no es Netflix y que no cae en boutades sensacionalistas como el documental del Caso Alcasser. HBO hace un producto de la vida de Gil, sí, pero está tratado con rigor y respeto. 

Al menos los dos primeros episodios van en esta línea. En dos semanas veremos el final de la aventura de 'El Pionero'.

Todas las novedades, lanzamientos y últimas noticias sobre HBO en este enlace.

Todas las novedades y noticias sobre cine y series del momento, las encontarás en este enlace.

✅ Descubre los últimos estrenos de NETFLIX, HBO, Amazon Prime y Movistar+

Comentarios