Carácter Urbano

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@oblivionmedia.com

¿Qué significa el símbolo de la estrella en los tapones del cava?

¿Has encontrado la estrella de los tapones del cava? Descubre ahora su significado.
Dependiendo del símbolo que encontremos en el tapón, el cava se habrá obtenido de una u otra forma. | Imagen de: Oscar Söderlund.

 

Si alguna vez has mirado la parte inferior central de un tapón de cava, puedes apreciar que en él se encuentra un pequeño dibujo. Este nos describe el tipo de cava que tenemos delante, y el proceso de creación y embotellado por el que ha pasado. Para poder distinguir correctamente entre cada tipo, tenemos que conocer de antemano que es el vino espumoso, que es el cava, y todo su proceso.

¿Qué es el cava?

Aunque de antemano creamos que es un tipo de bebida, el cava se encuentra englobado dentro de la categoría de los vinos espumosos. Los vinos espumoso són los que debido al nivel de concentración de anhídrido carbónico en su embotellado, tienen como característica más destacable las burbujas, que además le confieren gran parte de su sabor.

Como todos los tipos de vino españoles, el cava se encuentra englobado y regulado por su denominación de origen, la D.O. Cava. La singularidad de esta D.O. es que no tiene una región específica, sino que se encuentra repartida por todos los rincones de la península.

Aunque tras esta explicación queda clara la diversidad de regiones que producen el vino en cuestión, La Rioja, Álava, Zaragoza, Navarra, Badajoz o Valencia, la más famosa por sus espumosos es Cataluña, donde se encuentran un total de 132 pueblos de habitual producción de cava, del total de 159 de España.

¿Cómo se hace el cava?

Las variedades de uva blanca que más se usan para elaborar el cava son el parellada, el xarello, el macabeo y el chardonnay. En cambio para la elaboración de espumosos rosados se usan las variedades de trepat, garnacha tinta, monastrell y pinot noir.

El proceso habitual para elaborar el cava, se realiza mediante la creación de un vino normal, ya sea blanco o rosado, que poco después se mezcla con vinos de cosechas anteriores y se mete en barrica, para que se unifiquen. A la mezcla resultante de este proceso se le llama vino o mezcla base.

En algunas variedades, al cabo de unos días, al vino base se le añade vino aún más viejo que el usado en el proceso anterior, y se le incluye además azucar. Según la cantidad que se incluye, el vino recibe después una clasificación o otra. Al resultado de este segundo proceso se le denomina licor de tiraje.

La magia del proceso tiene lugar una vez hecha esta mezcla, con la que empieza la siguiente fase, la denominada como rima. Esta mezcla final se deja descansar en la botella definitiva, donde empieza a fermentar. Durante toda esta fase las botellas se dejan reposar en unas estructuras a las que los productores llaman pupitres.

En estas estructuras, los bodegueros colocan las botellas de cava de forma horizontal, y a partir de ese momento, las empiezan a mover durante los dias siguientes, hasta que terminan con la boca mirando al suelo. Con este proceso se consigue que todas las impurezas y residuos dentro de la botella se muevan hasta la embocadura.

Una vez acumulados estos residuos, se congela la suciedad introduciendo solo el cuello de la botella, en una mezcla de anticongelante y agua, de manera que los restos salen de la botella de cava por la propia presión dentro de la misma.

Entramos ya en la última fase, y en esta, al cava ya limpio de residuos se le añade frequentemente lo que se conoce como licor de expedición, que no es más que una mezcla de brandy, vinos de años anteriores y el azúcar, que después determina la categoría del cava.

¿Como se clasifican los cavas?

Según su contenido de azúcar, los cavas menos dulces se clasifican entre Brut Nature, los que no contienen ni azucar ni licor de expedición, los Extra Brut, que contienen un máximo de 6 gramos de azúcar por litro y los Brut, que contienen un máximo de 15 gramos de azúcar.

En la categoría más dulce, encontramos los Extra Seco, con un contenido de azúcar de entre 15 y 20 gramos por litro, los Secos, que contienen entre 17 y 35 gramos por litro, los Semisecos, que contienen entre 33 y 50 gramos por litro y los Dulces, los que más llevan, con más de 50 gramos de azúcar por litro.

El dibujo del corcho

Llegamos ya al quid de la cuestión, el dibujo que aparece en la parte inferior central del corcho de las botellas de cava. El tapón de corcho se le añade a la botella de cava en la fase final de elaboración de este producto, hasta este momento, se utiliza un tapón de chapa.

Algunos tipos clásicos de símbolos en los tapones de cava. | Imagen: Cedida.

Los corchos de cava, como los de la mayoría de espumosos, se caracterizan por tener forma de seta. Esta particularidad se debe a la necesidad de contener la presión dentro la botella generada por el gas, que caracteriza esta variedad de bebida.

Como hemos adelantado anteriormente, dependiendo de la forma del dibujo central de la base de la botella (estrella, triángulo, rectángulo o circunferencia), podemos tener información del proceso de elaboración del cava que estamos consumiendo.

En el caso de que nos encontremos una estrella de cuatro puntas, significa que el cava ha seguido todos los pasos que hemos descrito hasta ahora. Cuando en el corcho se nos presenta un rectangulo, decimos que es un cava poco hecho, con una fermentación de solo dos meses, y que ha salido al mercado sin pasar todo el proceso de depuración.

En el caso de una circunferencia vemos como es un cava Gran Vás, del que sabemos que se ha fermentado en una gran bota, y no por botellas, como indica el método tradicional. En el caso de que encontremos un triangulo en la botella, significa que el cava no se ha producido siguiendo el método tradicional, sino que a un vino normal se le añade gas carbónico, que crea las burbujas.

Comentarios