Oligopolio: Qué es, definición y ejemplos

¿Qué es un oligopolio? ¿Cuáles son sus características? ¿Que beneficios y desventajas tienen los oligopolios? ¿Qué diferencias hay entre monopolio y oligopolio?
¿Coca-Cola o Pepsi?
¿Coca-Cola o Pepsi? | Imagen: Cedida.

 

El mundo de la economía está lleno de términos complejos como monopolio, oligopolio, oligopsonio y duopolio. En este artículo te vamos a explicar de forma fácil qué es un oligopolio, cuál es su definición exacta y te mostraremos algunos ejemplos para que lo puedas ver de forma práctica.

¿Qué es un oligopolio?

El término oligopolio es un concepto muy frecuente en microeconomía. Deriva del griego y su estructura se divide en oligo- (pocos) y -polio (vender).

De aquí se deduce que un oligopolio es un mercado económico que está bajo el control de una cantidad pequeña de vendedores, con independencia del bien al que se refieran.

Es decir, podemos estar hablando de un mercado de bienes materiales como los coches, o de un mercado de servicios, como los hoteles (aunque esta diferencia es teórica, ya que prácticamente el sector servicios necesita bienes y viceversa).

La definición exacta de lo que significa oligopolio la obtenemos de la Real Academia de la Lengua: Concentración de la oferta de un sector industrial o comercial en un reducido número de empresas.

A nivel económico se suele establecer que para definirse como oligopolio, las empresas que lo componen deben tener el control de al menos el 70% del mercado.

Características de un oligopolio

Lo más interesante de este concepto, son las repercusiones que tiene su establecimiento (como sistema mercantil) en la sociedad. De todos modos, vamos a ver todas las características de los oligopolios.

1. Conocimiento sobre los competidores

Cuando un mercado está dominado por un grupo reducido de vendedores (o personas que ofrecen servicios) todos se conocen entre sí. Los implicados saben en todo momento contra quienes compiten, con quienes se pueden aliar y cuál es la situación exacta del resto de empresas.

2. Gran capital

Todas las empresas de un oligopolio cuentan con una gran cantidad de recursos económicos y materiales. De lo contrario, es casi imposible permanecer y comepetir en un sistema mercantil de estas características.

3. Mayor influencia

Dado que el mercado oligopólico (nacional o internacional) está completamente inundado por un grupo reducido de empresas, las acciones que realizan repercuten de forma más directa. Por ejemplo, si una baja los precios, automáticamente todas las demás deberán hacer algo (bajar los precios por lo general).

Esto hace que el mercado, de no estar bien estructurado y consolidado, pueda tambalearse con cierta facilidad, como si se tratase de una mesa con una cantidad X de patas. Cuantas menos patas hay, más depende dicha estabilidad de las patas restantes.

4. Disminución de la competencia

Dado que el sistema oligopólico implica a un pequeño grupo de empresas, y las empresas tienden de forma intrínseca a situarse en una posición de equilibrio, llega un momento (no tarda en llegar de hecho) en el que se crea una situación de no-rivalidad.

Cuando las empresas que conforman el sector se han repartido de forma explícita o implícita “el pastel”, se aseguran por maximizar sus beneficios pero sin perjudicarse las unas a las otras con el objetivo de que todos sigan ganando y manteniendo sus posiciones.

Efectos negativos

Hay una serie de efectos negativos (que podrían considerarse también características) que se desprenden de los oligopolios y que es necesario comentar.

1. Imposibilidad de incorporarse al oligopolio

Como consecuencia de lo anterior, si un nuevo vendedor intenta incorporarse a al sistema oligopólico, las empresas que ya están en él dificultarán o impedirán por completo su participación.

Las empresas existentes no quieren tener que incorporar a nuevos “competidores” con los que volver a repartir “el pastel” y poner en peligro el equilibrio que se había conseguido.

2. Empresas no competentes

En realidad, lo que esconde la no competitividad entre las empresas es la ausencia de una buena empresa capaz de competir con el resto.

Explicado de forma fácil, un sistema económico que es oligopólico es un sistema donde ninguno de los vendedores es lo suficientemente bueno para llamar a atención de todos los consumidores (o de una mayoría). Es decir, no hay empresas que ofrezcan servicios o bienes de alta calidad a precios competitivos.

3. Precios más altos

Si no hay competencia entre las empresas el resultado inmediato es que aumentan los precios sobre productos que no son ni siquiera de alta calidad.

4. Menor cantidad de producción

Además, la cantidad de producción en un oligopolio también se ve resentida y las empresas producen los mínimos necesarios ya que no tienen una necesidad de acaparar el mercado, ofreciendo a su vez una menor variedad de productos/servicios.

5. Bajos niveles de calidad

Por último, también fruto de la baja competitividad de las empresas que conforman el oligopolio, no hay una necesidad de aumentar la calidad de los productos, por lo que se acaba recortando en costes de producción y así en calidad.


Ejemplos de oligopolios

Estos son los oligopolios más famosos y que probablemente conocerás.

1. Coca Cola y Pepsi

El ejemplo más conocido es sin duda el mejor. Dos empresas controlan el mercado mundial de las bebidas refrescantes y en concreto, las bebidas con sabor a cola.

2. Aerolíneas

Hay más de dos aerolíneas, pero aún así, no son muchas. Sin embargo, mueven una inmensa cantidad de capital y eligen con cierta libertad los precios que ofrecen con independencia de la demanda social que haya.

Además, no debes confundirte, aunque hay aerolíneas con distintos nombres, muchas de ellas pertenecen al mismo propietario.

3. P&G y Unilever

Es muy posible que no conozcas ninguna de las dos, pero compras productos suyos casi diariamente ya que entre ambas tienen el “monopolio” de las marcas sobre hogar, cuidado personal y animal, bebidas y alimentación.

Ambas empresas, por si fuera poco, pertenecen al grupo de las llamadas “marcas de los mil millones de dólares”. Es decir, empresas que tienen marcas con las que facturan al año más de 1.000.000.000 dólares.

La primera, P&G, es propietaria de marcas (tiene más de 75 marcas) como Gillette, Tampax, Fairy, Ariel, Oral-B, Gucci o Lacoste (perfumes), Duracell, Max Factor y un sin fin de productos más.

La segunda, Unilever, posee marcas (más de 30 en total) como Mimosín, Frigo, Calvé, Tulipán, Ben & Jerry’s, TRESemmé, Dove, Rexona, Lipton...


Diferencia entre oligopolio y monopolio

Ya hemos entendido qué es un oligopolio y es probable que lo primero que nos venga a la cabeza sea otro concepto similar: monopolio.

La diferencia entre monopolio y oligopolio es sencilla, mientras que en un sistema oligopólico hay un grupo reducido de empresas que manejan gran parte del mercado, en un sistema monopólico, solo hay una empresa.

 

Bibliografía

Bayer, R. C. (2010). Intertemporal price discrimination and competition. Journal of economic behavior & organization.

Vives, X. (1999). Oligopoly pricing, MIT Press, Cambridge MA. (A comprehensive work on oligopoly theory).

Dixon, H. (2001). Surfing Economics. Essays for the inquiring economist.



Comentarios

envía el comentario