¿Cuáles son los productos que más se venden por Internet?

¿Qué productos son los más vendidos en Internet de todo el mundo? ¿Por qué la gente compra estos objetos masivamente? ¿Son productos cotidianos o innovadores?

El auge tecnológico ha permitido que sea más fácil y rápido monitorizar las preferencias de los consumidores. En este sentido, las plataformas on-line son un buen indicador que refleja cuáles son los productos que más se venden por Internet.

Mientras que algunos artículos continúan manteniendo su nivel de ventas por el método tradicional, otros han visto multiplicada esta proporción gracias a la gran red de redes.

Veamos qué tipo de productos más se venden por Internet.

  • Quizás te interese: Los 10 artículos más vendidos en Amazon.

Los 10 artículos que más se venden por Internet

Analizando los informes emitidos por los portales reyes en ventas en línea, Ebay y Amazon, además de los datos aportados por las ventas a través de las webs de empresas especializadas; podemos obtener información muy valiosa sobre qué productos son los que más se venden por Internet.

10. Artículos para el hogar

Probablemente por la desconfianza que generan las ventas en línea de algunos productos, los consumidores prefieren acudir a tienda para ver y tocar cualquiera de los enseres para el hogar: armarios, estanterías o muebles.

9. Complementos para vehículos o bicicletas

Se mantienen a la baja como productos menos vendidos por Internet por la misma razón, ya que al tratarse de ítems que son caros y de los cuales depende buen funcionamiento del medio de transporte predilecto en muchos países; el usuario medio seguramente prefiera conocer las ventajas y puntos flacos de lo que va a comprar en persona, más aún si está asesorado por un vendedor de confianza, antes que arriesgarse a hacer clic en una transacción sin tener sus dudas resueltas  o sin conocer el producto.

8. Juguetes para niños y alimentación

Estos tipos de artículos mantienen el octavo puesto en la lista. Por un lado, los padres seguramente necesiten la tranquilidad de conocer de primera mano que ese juguete no contiene piezas pequeñas que puedan ser ingeridas por sus hijos, por lo que prefieran cerciorarse acudiendo a la juguetería más cercana para comprobar que esto es así y probarlos ellos mismos.

Igualmente, muchos productos alimenticios pueden llegar fuera de la fecha recomendada de consumo (aunque es algo que, a priori, se comprueba antes de realizar los pedidos), pero no es excusa para que algunos opten por la seguridad de acudir al supermercado donde puedan encontrarlo y descartar que pueda estar en mal estado. Además, hay alimentos que pueden corromperse o verterse durante el traslado, al igual que pueden romperse los recipientes en los que viajen.