Carácter Urbano

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@oblivionmedia.com

12 consejos para emprender y montar una startup con éxito

¿Te gustaría montar tu idea de negocio? Sigue estos consejos y lo tendrás más fácil.
Emprender es difícil y para nada es un camino de rosas, pero con estos consejos tendremos las cosas un poco más a nuestro favor. | Imagen de: Pixabay.

 

La situación económica de un gran número de países ha obligado a muchas personas a ser sus propios jefes y a crear sus propias empresas. Debemos comprender que ser emprendedor, a pesar de que hoy en día se menciona como una idea romántica, no lo es en absoluto.

Cualquier persona que quiere empezar una startup desde cero debe saber que no va a ser fácil y que incluso haciendo las cosas bien, puede no funcionar. Por eso, traemos estos consejos, para intentar sumar todos los puntos posibles y conseguir sacar adelante el negocio que tanto deseas.

12 consejos para el emprendedor

A continuación traemos una serie de consejos y cosas que debemos evitar hacer si queremos que nuestro negocio se mantenga a flote.

1. Cada negocio un mundo

Encontrarás mucha información por todos los lados. Desde manuales para emprendedores hasta blogs y canales de YouTube donde te darán docenas de recomendaciones.

Todo esto está bien y disponer de la información necesaria siempre es útil. Pero por encima de esto, debes tener en cuenta que no estamos tratando de una ciencia exacta. Los consejos de una persona que ha montado una startup (y dice haberle ido bien) no tienen por qué ser extrapolables a tu negocio.

Por tanto, ten en cuenta la sociedad y cultura en la que vas a montar tu startup, analiza las necesidades de las personas del entorno, valora tus recursos y usa la información disponible solo para aprender de la experiencia de otros y no como guía para tu camino.

2. Atiende a la demanda y no a tus gustos

Un grave error de muchos emprendedores es vender un producto que les gusta. El objetivo de un negocio es ganar dinero y para ello debemos ofrecer el producto o servicio que la gente busca (que a veces no es lo que a nosotros nos gusta e incluso, en casos concretos, ni siquiera es lo que la gente necesita).

Por esto, es fundamental saber diferenciar entre: lo que la gente quiere, lo que la gente necesita y lo que a nosotros nos gustaría que la gente quisiese.

En un mundo ideal las tres cosas serían lo mismo, pero este no es un mundo ideal. Si quieres que tu empresa salga adelante, céntrate en la primera; a menos que seas una gran marca como Apple, en ese caso serás tú el que controla qué es lo que la gente quiere.

3. Escribe tus ideas

Acostúmbrate a tener papel y lápiz cerca. Escribir las ideas que te vienen a la mente fomentan la creatividad.

En otros casos, escribir la solución a un problema que te viene a la cabeza puede resultar clave, porque podemos olvidarlo más tarde aunque pensemos que no.

Además, haz registros de todo lo que implique a la empresa, escribe tu plan de negocios, la estructura que tienen pensado implantar, el funcionamiento, etc; en definitiva, deja por escrito tu plan de emprendimiento.

Esto te ayudará a estructurar las ideas, ya que muchas veces tenemos más de las  que podemos procesar mentalmente y esto hace que algunas desaparezcan o no lleguen a desarrollarse completamente.

4. Las leyes

En cada país e incluso en cada territorio existen unas normas y leyes que regulan el funcionamiento de las sociedades y empresas, ya sean grandes, medianas o pequeñas. Invierte un poco de tiempo en conocerlas bien y en descubrir qué cosas puedes y no puedes hacer.

Además, si conocemos bien la situación legal de nuestro entorno podremos en muchas ocasiones pedir ayudas al estado o a otros organismos reguladores que en un principio no habríamos ni contemplado.

Actualmente, en muchos países existen pequeñas ayudas (tampoco son muy numerosas) para emprendedores e incluso asesoramiento gratuito para quienes quieren lanzarse a construir su propia startup.

5. Rodéate de la gente indicada

Fundamental cuanto menos tener al alcance personas de que puedan ayudarnos para no ir por este camino solos. Citando a Les Luthiers: "Lo importante no es saber, sino tener el teléfono del que sabe"; o como dijo Newton:

"Si he visto más lejos es porque estoy sentado sobre los hombros de gigantes"

No tiene por qué ser una ayuda económica, a veces basta con un buen consejo o poder tomar un café y compartir ciertas ideas. Muchas veces en esas conversaciones se tienen “momentos eureka”.

No temas en mostrar tu admiración a quienes están ya en el mundo empresarial y en preguntarles.

6. Ingresos y gastos

Antes de empezar, calcula cuánto dinero vas a necesitar mes a mes y durante cuánto tiempo se puede extender esa estimación para tu startup. Normalmente se suele hacer una estimación de los primeros 6 meses.

No basta con hacer cálculos aproximados, hay que escribir (en papel u ordenador) todos y cada uno de los detalles que consideras que vas a necesitar imaginando que ya lo estás llevando a cabo. Te sorprenderás cuando lo hagas, porque normalmente los costes son muy superiores a lo esperado.

Desde impuestos que desconocíamos y trámites burocráticos por los que hay que pagar, hasta herramientas físicas y digitales que necesitaremos y que no saldrán nada baratas.

7. Esfuerzo, descanso y delegación

Emprender no es un es una carrera de velocidad, ni siquiera una carrera de fondo; es un Ironman (un tipo de triatlon).

Esto significa que de nada sirve trabajar 12 horas al día si no somos capaces de mantener ese nivel durante un par de años (y nadie en su sano juicio puede).

Sobre todo, cuando la cosa empieza a despegar, es fácil que la autoexigencia y las responsabilidades aumenten, es por esto que resultará vital que aprendamos a delegar faena en los demás.

Algo difícil si eres muy perfeccionista, pero si no lo haces, el pronóstico es negativo. Tu salud se deteriorará, tus capacidades menguarán y esto repercutirá en los resultados y en la gente de tu alrededor.

8. El cliente siempre va acompañado

Es fácil acabar viendo al cliente como a una persona individual, aislada, que viene a nosotros en busca de un objeto o servicio puntual y se esfuma cuando lo recibe.

Pero cualquier buen emprendedor sabe que esto no es cierto. Lo importante del cliente no es darle el bien que busca, sino conseguir que hable (positivamente) y lo recomiende al resto de conocidos.

Si centramos nuestro esfuerzo en conseguir esto, los clientes se irán contentos y además nos vendrán más clientes; por el contrario, si nos esforzamos solo en satisfacer al cliente aquí y ahora sin buscar dejar huella, nadie oirá hablar de nosotros.

Para ello, desde adaptar lo que nosotros ofrecemos a cada persona hasta mostrar interés y preocupación por la satisfacción de los clientes, será vital para mantener el negocio a largo plazo y hacer que este se expanda.

9. Alianzas

En un mundo donde las personas tienen dificultades para llegar a final de mes a veces es inevitable que surja la competitividad y que el mundo laboral se asemeje más a una jungla que a una sociedad civilizada.

En el momento en el que empieces a moverte otros emprendedores se darán cuenta y empezarán a especular sobre ti. Una opción bastante recomendable es ser tú el primero en dar el paso y entablar contacto con el resto de competidores, con el fin de mostrarte como un potencial aliado, más que como un rival.

No tengas miedo en compartir algunas ideas (sin desvelar tus estrategias de empresa) y dejar la puerta abierta para una colaboración, quién sabe, quizás te propongan algo interesante desde otra startup. Piensa que como mínimo, conocerás un poco más a la competencia.

10. ¿Socios? ¿Sí o no?

Esta es una pregunta bastante peliaguda. Somos conscientes de que en muchas ocasiones es inevitable comenzar la startup con alguien más, bien porque la idea salió en una conversación mutua, bien porque se necesita capital de dos personas o simplemente porque hay que reunir capacidades de distintas personas.

En cualquier caso, presta atención especialmente a dos cosas. La primera, que no sea una persona inestable emocionalmente. Evita a las personas que hoy dicen blanco y mañana negro, Todo aquel que cambia más de opinión que de ropa interior, no es aconsejable para algo que requiere tanta estabilidad y constancia como un proyecto de emprendimiento.

La segunda, pero no menos importante, ten en cuenta el sistema de valores y la idea que tiene la persona sobre la startup por la que vais a luchar. Al principio estas cosas pueden no parecer importantes y se evitan hablar (como sucede con el tener hijos con una pareja), pero cuando la cosa empieza a coger fuerza puede ser motivo problemas o incluso de ruptura.

11. Internet

Dependiendo de la época en la que hayas nacido verás lo siguiente más o menos evidente.

Usa internet. Desde establecer una estrategia de marketing por internet y en especial, por las redes sociales, hasta buscar información e indagar por distintos lugares para estar al día de lo que sucede en el sector.

Recuerda: si no estás en internet, no existes.

Para que te hagas una idea, hoy en día hay incluso tiendas que hacen descuentos a quienes suben una foto a su Facebook con algunos de sus productos. Las posibilidades son tan infinitas que solo tienes que pensar en qué estrategia le sentará mejor a tu startup.

12. Deseado pero no necesario

No te conviertas en un consumidor más. Aprende a distinguir lo imprescindible de lo que realmente necesitas.

Un claro ejemplo, demasiado habitual, es el de los emprendedores que lo primero que hacen es buscar una lugar donde establecer su startup. Para ello comienzan a pagar un alquiler y compran todo el mobiliario que desean tener, como si su objetivo fuese tener ya la empresa de sus sueños.

Este es el error de muchos entusiastas, no lo cometas. Empieza primero por las cosas que no requieren una gran inversión económica; desde crear tu página de Facebook y tu marca hasta darte a conocer y establecer contactos. En resumidas cuentas, no gastes en cosas prescindibles.

Por supuesto, no descartes la opción de comenzar (o incluso permanecer) en un centro de coworking. En estos lugares podrás despegar tu startup y establecer relaciones muy interesantes con otros trabajadores, pagando una cuota reducida.

Comentarios