12 consejos para emprender y montar una startup con éxito

¿Te gustaría montar tu idea de negocio? Sigue estos consejos y lo tendrás más fácil.

La situación económica de un gran número de países ha obligado a muchas personas a ser sus propios jefes  y a crear sus propias empresas. Debemos comprender que ser emprendedor, a pesar de que hoy en día se menciona como una idea romántica, no lo es en absoluto.

Cualquier persona que quiere empezar una startup desde cero debe saber que no va a ser fácil y que incluso haciendo las cosas bien, puede no funcionar. Por eso, traemos estos consejos, para intentar sumar todos los puntos posibles y conseguir sacar adelante el negocio que tanto deseas.

12 consejos para el emprendedor

A continuación traemos una serie de consejos y cosas que debemos evitar hacer si queremos que nuestro negocio se mantenga a flote.

1. Cada negocio un mundo

Encontrarás mucha información por todos los lados. Desde manuales para emprendedores hasta blogs y canales de YouTube donde te darán docenas de recomendaciones.

Todo esto está bien y disponer de la información necesaria siempre es útil. Pero por encima de esto, debes tener en cuenta que no estamos tratando de una ciencia exacta. Los consejos de una persona que ha montado una startup (y dice haberle ido bien) no tienen por qué ser extrapolables a tu negocio.

Por tanto, ten en cuenta la sociedad y cultura en la que vas a montar tu startup,  analiza las necesidades de las personas del entorno, valora tus recursos y usa la información disponible solo para aprender de la experiencia de otros y no como guía para tu camino.

2. Atiende a la demanda y no a tus gustos

Un grave error de muchos emprendedores es vender un producto que les gusta. El objetivo de un negocio es ganar dinero y para ello debemos ofrecer el producto o servicio que la gente busca (que a veces no es lo que a nosotros nos gusta e incluso, en casos concretos, ni siquiera es lo que la gente necesita).

Por esto, es fundamental saber diferenciar entre: lo que la gente quiere, lo que la gente necesita y lo que a nosotros nos gustaría que la gente quisiese.

En un mundo ideal las tres cosas serían lo mismo, pero este no es un mundo ideal. Si quieres que tu empresa salga adelante, céntrate en la primera; a menos que seas una gran marca como Apple, en ese caso serás tú el que controla qué es lo que la gente quiere.

3. Escribe tus ideas

Acostúmbrate a tener papel y lápiz cerca. Escribir las ideas que te vienen a la mente fomentan la creatividad.

En otros casos, escribir la solución a un problema que te viene a la cabeza puede resultar clave, porque podemos olvidarlo más tarde aunque pensemos que no.

Además, haz registros de todo lo que implique a la empresa, escribe tu plan de negocios, la estructura que tienen pensado implantar, el funcionamiento, etc; en definitiva, deja por escrito tu plan de emprendimiento.

Esto te ayudará a estructurar las ideas, ya que muchas veces tenemos más de las  que podemos procesar mentalmente y esto hace que algunas desaparezcan o no lleguen a desarrollarse completamente.

4. Las leyes

En cada país e incluso en cada territorio existen unas normas y leyes que regulan el funcionamiento de las sociedades y empresas, ya sean grandes, medianas o pequeñas. Invierte un poco de tiempo en conocerlas bien y en descubrir qué cosas puedes y no puedes hacer.

Además, si conocemos bien la situación legal de nuestro entorno podremos en muchas ocasiones pedir ayudas al estado o a otros organismos reguladores que en un principio no habríamos ni contemplado.

Actualmente, en muchos países existen pequeñas ayudas (tampoco son muy numerosas) para emprendedores e incluso asesoramiento gratuito para quienes quieren lanzarse a construir su propia startup.