¿Cómo hacer slime sin bórax? ¿y con bórax?

Cuando una moda se convierte en la última sensación del momento, es cuestión de tiempo que se propague por doquier y traspase fronteras, haciendo que todo el mundo se apunte.

Este 2017, le ha tocado el turno al slime, una gelatina viscosa que puede hacerse de forma casera.

Casi 90 millones de clics en Google y más de 5 millones de publicaciones en Instagram de usuarios jugando con slime han hecho que en Europa comience también a ser popular.

Hoy trataremos de explicar qué es y cómo hacer slime con bórax y también, como hacer slime sin borax, un químico añadido que le da textura al moco (“baba”, según países sudamericanos), pero a veces difícil de encontrar.

¿Qué es el slime?

Como decíamos,  el slime es una sustancia elástica y gelatinosa que permite moldearse y estirarse a placer. Su uso comenzó en Estados Unidos, cuando en un canal de Youtube lo dieron a conocer al gran público. Poco después,  ya se comercializaba en jugueterías.

Aunque se vende ya hecho, la fama de este nuevo fenómeno yace en la posibilidad de fabricar el propio slime en casa y darle un toque personal según el color que le queramos dar; de ahí el aumento de videos donde enseñan cómo hacerlo desde casa, pues los interesados buscaron en masa tutoriales en Youtube sobre cómo fabricar slime con los medios de que disponemos en el hogar.

¿Qué es bórax?

Se llama bórax al compuesto que se obtiene del boro, nombre comercial de la sal de boro. El boro es un mineral de propiedades semimetálicas que puede ser un gran conductor o un gran aislante de la electricidad, en función de otras condiciones.

La apariencia del bórax es en forma de cristales de color blanco llamados “evaporitas”, fruto del proceso de evaporación de las sales que hay en masas de agua salada y que quedan depositadas sobre las rocas. Al evaporarse el agua, la sal queda solidificada, formando dichos cristales. Aunque hay bórax en la naturaleza, este elemento también puede sintetizarse de forma artificial, por lo que no es raro verlo en muchos productos de uso cotidiano (sirve como pesticida, desinfecta y elimina los malos olores, entre otras funciones).

Los aficionados al slime han visto que podían añadirle bórax al compuesto, pues este elemento químico le suma elasticidad y consistencia a la mezcla. No obstante, no está exento de riesgos.

Peligros del bórax

Aunque tradicionalmente el slime se ha hecho con bórax, este elemento químico puede causar lesiones si se manipula durante periodos de tiempo continuados. Debido a su uso industrial, los trabajadores que están en constante contacto con bórax pueden sufrir irritación, sarpullidos en piel y en las vías respiratorias, así como dificultades gastrointestinales si se ingiere (cosa que no debería, pues es tóxico).

Por esto mismo, se recomienda que para hacer slime para los más pequeños, no se utilice bórax ni se les deje entrar en contacto si vamos a dejar que lo fabriquen por sí solos. Como alternativa, se recomienda emplear harinas o maicena.