Carácter Urbano

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@oblivionmedia.com

7 cosas a tener en cuenta antes de hacerte un tatuaje

Hay que pensar dos veces quién y como grabará nuestra piel con tinta.
Observa el trabajo de un artista antes de decidirte por él o ella. | Imagen de: Allef Vinicius.

 

Todos hemos pensado alguna vez en hacernos un tatuaje, ya sea por pura estética o por un suceso de nuestras vidas que nos ha marcado. Aunque te dé cierto apuro eso de grabarte la piel con tinta, el tatuaje es un momento de lo más íntimo entre el tatuado y el tatuador, y es que el dibujo será para toda la vida. Por ese motivo, hay que pensar dos veces antes de que sea demasiado tarde y venga el arrepentimiento. Para que eso no acabe pasando, os traemos las 7 cosas a tener en cuenta cuando te haces un tatuaje. Te resultarán de lo más útiles.

1. Escoge bien el tatuador

Puede parecer una obviedad, pero pasar por alto este punto puede llevarnos muchos disgustos. Ir al sitio de moda o dejarse llevar por la recomendación de un amigo no es la mejor manera de escoger al tatuador y puede que su obra no quede como habíamos pensado. Hoy en día, cualquier artista tiene al menos una red social o portfolio que muestra sus trabajos más importantes.

Echa un vistazo a sus dibujos y compara entre distintos artistas. No cometas el error de escoger el primero que te guste, y es que cada uno tiene un estilo particular que puede encajar más o menos con lo que deseamos.

2. Escoge bien el sitio del tatuaje

Dependiendo de la parte del cuerpo que deseemos cubrir, el tatuaje quedará de una manera u otra. ¿Has salido de fiesta y quieres hacerte un tatuaje en el trasero? Piensa bien en las consecuencias y no te dejes llevar por la euforia del momento. Un ave fénix en la espalda puede quedar de maravilla, pero no tiene sentido si lo que quieres es ver el dibujo en todo momento.

Mucha gente escoge un lugar discreto, ya que en muchas entrevistas de trabajo una persona con tatuajes no encaja en el perfil. En ese caso, una buena opción es un dibujo en los hombros o en el pie.

3. Sé sincero con el tatuador

Probablemente seas demasiado buena persona y te resulta de lo más incómodo decirle a una persona que se está equivocando. Un tatuaje es para toda la vida y si no te gusta como está quedando el resultado, lo mejor que puedes hacer es decirle al tatuador que lo enfoque de otra manera. Hazlo antes de que sea demasiado tarde.

Es importante limpiar bien la zona después de la sesión. | Imagen de: Groupon.

 

Lo mejor es planear el dibujo con antelación y ver como puede quedar una vez finalizado. Hoy en día los tatuadores poseen potentes herramientas de diseño (como Photoshop o Ilustrator) que permiten elaborar un sketch con todo lujo de detalles. Si lo crees conveniente, pide al ilustrador que repita el boceto hasta que estés contento con su trabajo.

4. Manten la comunicación durante la sesión

Puede suceder, sobretodo si es la primera vez que te haces un tatuaje, que te marees un poco a causa del dolor y la tensión. Si te empiezas a sentir mal, dile al artista que pare unos minutos hasta que te sientas mejor. De igual manera, si piensas que una parte no está quedando del todo bien, dile lo que piensas sin ningún tipo de vergüenza.

5. Piensa a largo plazo

Uno de los errores más comunes es tatuarse el nombre de un novio o novia. Por supuesto, no queremos que le pase nada a tu relación, solo que sería conveniente pensar si vas a estar con esa persona toda tu vida antes de grabar su nombre en tu piel. Sucede lo mismo con algunas frases o palabras malsonantes. Puede que cuando tengas 80 años te dé algo de vergüenza enseñar ese tatuaje que creíste gracioso en su momento.

Otro error impulsivo es dejarse tatuar por tu amigo que está empezando en el mundillo. Lo mejor es que practique antes con piel de cerdo antes de jugar con tu piel. ¡Da igual que sea tu mejor amigo!

6. Cuida bien el tatuaje

No olvides que cuando decides tatuarte, estás provocando miles de perforaciones en tu piel que pueden dañarla. Debes permanecer con el plástico protector durante unas horas para que tu piel no se seque. Tampoco es recomendable bañarse en la playa o tomar el sol. Limpia la zona con regularidad y haz caso de los consejos que te dé tu tatuador tras la sesión. Un buen consejo es llevar ropa ancha para que el tatuaje te moleste lo menos posible durante los primeros días.

7. No bebas antes de la sesión

Este es uno de los errores más comunes según los mismos tatuadores. Es probable que hayas escuchado que es mejor beber alcohol para soportar el dolor de las agujas, pero lo cierto es que es del todo innecesario. Beber te revolverá la sangre y solo hará que la experiencia sea un poco más traumática (también para el artista). Muchas personas sangran durante la sesión. Si has bebido antes, puede que sangres más de lo habitual porque no coagulas bien.

El mundo está plagado de tatuajes horribles, pero estamos seguros de que si has tomado buena nota de estos errores comunes, todo saldrá a pedir de boca. Sea cual sea tu nivel de tolerancia al dolor, el esfuerzo habrá valido la pena y acabarás enseñando tu nuevo tatuaje a todo el mundo. No olvides recomendar el tatuador a tus familiares y amigos si el trabajo que ha hecho te ha dejado satisfecho o satisfecha. El boca a boca es imprescindible en este tipo de negocios.

Comentarios