Carácter Urbano

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@oblivionmedia.com

Acudió por un picor en los ojos y tenía 100 parásitos en las pestañas

La almohada fue la culpable de que la mujer no pudiese ya ni abrir los ojos.
Encontraron especialmente dos tipos de parásitos con más de 100 ejemplares en total. | Imagen de: Pixabay.

 

En ocasiones un leve síntoma puede estar escondiendo una grave patología. Afortunadamente, esta no suele ser la regla, pero hace que de vez en cuando, más de uno se lleve una desagradable sorpresa.

La noticia que traemos es uno de esos casos. Una mujer acudió al médico por un picor en los ojos y el diagnóstico fue horrible.

Los hechos

La señora Xu es una mujer china que sufría desde hacía dos años un ardor en los ojos. Si bien al principio no era nada preocupante, la sensación nunca terminaba de desaparecer y en los últimos meses había escalado cotas insoportables.

Harta de esperar a que se le pasase el comezón de los ojos (ya era hora) decidió acudir a un médico de la localidad de Wuhan (provincia central de Hubei).

Al médico le contó que llevaba así varios años a lo largo de los cuales, sentía el picor y los ojos rojos.

Cuando el médico le preguntó cómo era posible que hubiese tardado tanto en acudir al médico, esta le contestó que simplemente se había acostumbrado a la enfermedad.

El médico decidió investigar el origen de la dolencia en la casa de la afectada, ya que sospechó que este podría ser el foco desencadenante.

La dañina almohada

Al llegar a la casa para analizar las condiciones higiénicas, descubrieron la gran verdad.

Cuando se habló con la señora Xu, está confesó que no lavaba la funda de la almohada desde nada menos que el año 2012. Es decir, más de 5 años sin lavar la almohada. Ahora entendemos cómo es posible que una inofensiva almohada se había convertido en la causante de este sufrimiento.

Fotografía de las pestañas de la mujer. | Imagen de: Asia Wire.

 

En esta almohada, se habían criado todo tipo de gérmenes y ácaros que atacaban y reproducían en los ojos de la dueña.

Además, según se investigó, el hecho de que la habitación tuviese una muy mala ventilación fue también algo que agravó la situación y creó el clima perfecto para la proliferación de estos ácaros, principalmente Demodex folliculorum y Demodex brevis.

El diagnóstico

El médico le diagnosticó blefaritis y conjuntivitis. Es decir, una inflamación del párpado y la capa conjuntiva del ojo.

Por fortuna, la señora Xu, después de recibir tratamiento, se recuperó completamente al poco tiempo.

Imágenes de microscopio de las parásitos. | Imagen de: Asia Wire.

 

¿Por qué acudir ahora al médico?

A lo largo de los dos años que había sufrido esta dolencia, la mujer confesó que había utilizado remedios naturales o sin receta para hacer frente al picor, como usar gotas para los ojos.

Sin embargo, decidió acudir en ese momento al médico, no solo porque la molestia había aumentado, sino porque los parásitos eran tantos que ya no podía abrir los ojos.

Comentarios