Carácter Urbano

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@oblivionmedia.com

Los 4 puntos de placer de la mujer: G, A, K, y U

¿Dónde están los puntos de placer G, A, K y U de la mujer? ¿Cómo se estimulan? Todo esto y más, en este artículo sobre sexualidad y placer femeninos.
Disfruta al máximo de las relaciones íntimas con estos consejos. | Imagen de: Valeria Boltneva.

 

El placer femenino es uno de los grandes desconocidos por muchos hombres. Conseguir hacer estallar de placer a una mujer es una tarea que no todo el mundo logra superar con éxito, ya que hay mucho desconocimiento sobre cuáles son los puntos de placer de una mujer y dónde se localizan.

Además del archiconocido punto G (que tampoco se sabe ubicar del todo, la verdad sea dicha), existen otros tres puntos de placer femenino que describiremos a continuación, para ayudar a conocer más a fondo, si se nos permite el chiste, cómo estimularlos correctamente.

4 puntos de placer de la mujer y dónde encontrarlos

“G, A, K, U” no es el nombre de un nuevo juego matemático importado de Japón, sino que corresponde a cuatro letras que designan los puntos de placer de la mujer, cada uno de los cuales está situado en una zona concreta de su aparato sexual.

Despleguemos este mapa cartográfico sexual.

1. Punto G

Esta letra no se ha escogido aleatoriamente para referirse a este punto de placer de la mujer, sino que se le puso la “G” por Ernst Gräfenberg, reputado ginecólogo alemán que dio por casualidad con esta zona erógena, capaz de proporcionar orgasmos de diferente intensidad, mientras estudiaba acerca de la uretra femenina.

No parece haber un consenso entre los expertos sobre si el punto G es una parte de la anatomía femenina delimitada o si se trata de un área de elevada sensibilidad para las mujeres. Ahora bien, el punto G no está presente en todas las mujeres, tan sólo en un 60%, pero está claro que estimulándolo, prácticamente todas alcanzan orgasmos plenos.

Cuando una mujer está a punto de alcanzar el éxtasis masajeando este punto de placer, se acompaña con una sensación similar a las ganas de orinar, señal que precede a la eyaculación, aunque no todas las mujeres eyaculan. Las que sí lo hacen, sienten la experiencia multiplicada.

¿Dónde está el punto G?

Aunque no es una localización exacta en el cuerpo de toda mujer, podemos dar con el punto G si introducimos un dedo dentro de la vagina, entre los 5 y los 8 de centímetros de profundidad, en la pared frontal de la vagina. Es fácilmente reconocible por su textura rugosa.

Una recomendación antes de yacer en pareja, es que cada mujer se realice a sí misma una autoexploración para dar con el lugar y el punto exacto en el que dan ese respingo tan característico cuando se da con el punto G.

Ya en la cama, se trata de guiar al acompañante cuando se ponga en modo explorador, así que no hay que tener reparos en indicar dónde está la diana.

¿Cómo estimular el punto G?

Si se hace con los dedos, la mejor forma es introduciéndolos en la vagina y curvándolos hacia arriba, poniéndolos en forma de gancho, como hacemos cuando indicamos a alguien que se acerque:

Gesto ven aquí. | Imagen: Cedida.

Si hablamos de la penetración, muchos hombres están dotados con auténticos prodigios de la naturaleza, que les ha regalado un pene curvo cual cimitarra, para garantizar que mientras esté erecto y bombeando, se frotará bien contra la pared donde se ubica la zona cero.

2. Punto A

Se trata de un área que facilita mayores tasas de excitación y más rápidas y que garantiza una mejor lubricación de la vagina. Estimulando este punto de placer de la mujer, se desatan varios orgasmos intensos seguidos y que también pueden hacer eyacular a la mujer en cuestión.

¿Dónde está el punto A?

En la misma pared vaginal anterior que el punto G, pero más atrás: entre éste y más cercano al cuello del útero, muy próximo a la vejiga. Allí es donde se encuentra el punto A, otro de los puntos de placer de la mujer a tener en cuenta

¿Cómo estimular el punto A?

Cualquier postura que asegure una penetración más profunda: de espaldas, “el perrito” o mediante variantes del “misionero” (mientras la mujer ponga un cojín debajo para mantener su pelvis en ángulo con respecto a la superficie sobre la que se apoya mientras es penetrada), es posible llegar a esta zona erógena.

3. Punto K

Avanzando en el abecedario, damos con otro punto de placer femenino: el punto K, también llamado “el pasaje misterioso”, pues tardó en descubrirse al estar en una zona oculta. No obstante, es una garantía para disfrutar de orgasmos de gran placer.

¿Dónde está el punto K?

El punto K, otro de los puntos de placer de la mujer, se apodó “misterioso”, porque se encuentra en una parte de la vagina que es casi inaccesible, incluso durante la penetración. El punto K queda justo en la entrada del cuello del útero, esto es, a varios centímetros dentro de la vagina.

¿Cómo estimular el punto K?

Aunque parezca imposible, se pueden alcanzar orgasmos mediante el punto K, la cuestión será en que la mujer tendrá que realizar los llamados “ejercicios de Kegel” para fortalecer el suelo pélvico.

En este video te explican lo que son y para qué sirven:

Durante el sexo, hay algunas posturas que aseguran que la penetración sea lo más honda posible: ella acuclillada sobre el hombre o mediante “el misionero”, subiendo los pies sobre los hombros de él.

4. Punto U

Este punto de placer femenino lleva consigo la letra “U” debido a su proximidad con la uretra. Es una zona que multiplica la excitación, especialmente durante los preliminares, pero que también es muy sensible a los excesos de presión.

La estimulación del punto U alcanza todo su potencial si se activan también los puntos G y A, y se combina con la penetración.

¿Dónde está el punto U?

Es el único de los cuatro puntos de placer de la mujer descritos que se encuentra en la vulva: como decíamos unas líneas más arriba, se ubica donde la misma uretra, bajo el clítoris y antes de la apertura de la vagina; así que para que quede al descubierto deben abrirse los labios vaginales (mayores).

¿Cómo estimular el punto U?

Para activar esta zona, se requiere realizar un poco de presión, sin ser excesiva. Toda postura sexual en la que haya el mayor acercamiento entre los dos amantes es ideal para activar el punto U. Por ejemplo, que la pareja se coloque encima de la mujer y frote su suelo púbico contra el de ella, o que apriete esta zona contra el pubis de ella, focalizándose en la parte del clítoris.

Comentarios