CBD: qué es, efectos y aceite de cannabidiol

Qué efectos tiene el cannabidiol y para qué sirve. Todo lo que tienes que saber del aceite de CBD.
Lo que necesitas saber sobre el CBD o cannabidiol. | Pixabay.

 

El consumo de cannabidiol está cada vez está más extendido y popularizado. Según los consumidores, son muchos los beneficios que aporta el CBD a la salud y a su bienestar sin que se produzca un efecto psicoactivo.

Los investigadores siguen realizado estudios sobre los posibles beneficios y efectos del consumo de cannabidiol sobre nuestro organismo. Su uso terapéutico cada vez tiene más aceptación y ya se ha demostrado que produce mejoras en determinadas enfermedades.

Aunque todavía se tienen que realizar más investigaciones, lo cierto es que los primeros resultados ya aportan conclusiones positivas del consumo de CBD. A continuación os explicamos qué es el CBD, qué nos produce y qué efectos secundarios tiene.

ÍNDICE

1. ¿Qué es el CBD o cannabidiol?

2. Efectos del CBD

3. Aplicaciones terapéuticas

4. Aceite de CBD: para qué sirve

¿Qué es el CBD o cannabidiol?

El cannabidiol, también conocido como CBD, es el componente cannabinoide más importante de la planta del cannabis. Es el principal elemento de la planta y representa el 40% de sus extractos. La proporción de CBD la podemos encontrar en proporciones variables dependiendo de la cepa. Según de qué tipo sea, lo encontraremos en una proporción superior, igual o inferior al THC.

Mientras que el THC tiene efectos psicoactivos, el cannabidiol no presenta. Por esta razón, está más considerado para aplicaciones médicas que el THC. Aunque el CBD es un compuesto que actúa en el sistema nervioso central, este no presenta efectos psicoactivos como el TCH. Además, actúa opuestamente a los efectos psicotomiméticos que el THC produce.

A día de hoy, el cannabidiol se le atribuyen diferentes aplicaciones médicas para tratar determinada enfermedades y síntomas, produciendo leves efectos secundarios dependiendo de la dosis tomada. Algunos de los usos en medicina que actualmente podemos encontrar es para tratar epilepsia, esclerosis múltiple, esquizofrenia, ansiedad y cáncer de mama. También encontramos a personas que inhalan cannabidiol para dejar de fumar.

Podemos ingerir CBD de diferentes maneras, como puede ser por inhalación de humo, vapor de cannabis, aerosol en la mejilla y boca, aceite de CBD que contiene solo como ingrediente activo el cannabidiol, aceite de extracto de cáñamo dominante de CBD, cápsulas, cannabis seco o como solución líquida.

Los efectos del CBD contrarrestan los del THC. | Markus Spiske.

 

¿Cómo actúa el cannabidiol en nuestro cuerpo?

Aunque no se sabe exactamente cuál es la causa exacta de esta consecuencia, se considera que el cannabidiol tiene efectos antipsicóticos. Se cree que el CBD impide la descomposición de un químico que se encuentra en el cerebro y que influye en el dolor, la función mental y el estado de ánimo. Al no dejar que este elemento químico se descomponga y a provocar el aumento de esta sustancia en la sangre, puede causar la disminución de los síntomas psicóticos asociados a la esquizofrenia.

Efectos del CBD

El consumo de CBD se suele aplicar para el alivio de síntomas de determinadas enfermedades y para tratar algunas dolencias por sus efectos anticonvulsivos y sedantes. Sus efectos secundarios son mínimos y cada vez son las los estudios que se realizan de este producto aplicado en enfermedades.

No obstante, es pronto para poder afirmar con total seguridad los beneficios del CBD en el tratamiento de enfermedades y de síntomas, ya que los estudios realizados son pocos y las investigaciones escasas.

Además, los resultados preliminares indican que el cannabidiol puede bloquear algunos efectos psicoactivos del THC, en particular los que causan intoxicación y sedación. Sin embargo, esto solo es posible con el consumo de CBD en dosis altas.

Efectos secundarios

En el consumo de cannabidiol para fines terapéuticos se pueden producir un serie de efectos secundarios adversos. Estos pueden ser cansancio, fatiga, diarrea, sequedad de boca, somnolencia, insomnio, mala calidad del sueño, cefaleas, mareos y disminución del apetito. Con la reducción de la dosis de CBD y la suspensión, estos efectos secundarios desaparecen.

Sin embargo, aunque los efectos descritos y demostrados son leves y similares a de cualquier medicamento y se ha demostrado que su consumo es bien tolerado por el organismo, se recomienda no consumir CBD sin consultar previamente a un médico.

Aplicaciones terapéuticas

El CDB se utiliza en medicina para aliviar la ansiedad, la inflamación, las náuseas, las convulsiones y para reducir e inhibir el crecimiento de células cancerígenas en el cáncer de mama.

Se han realizado estudios donde se demuestra que el consumo de CBD reduce las convulsiones vinculadas a la epilepsia, al síndrome de Dracer o al Lennox-Gastaut. Sin embargo, estas investigaciones no son concluyentes y se tiene que investigar más.

En Canadá, se aprobó la comercialización del aerosol bucal Sativex, que alivia el dolor causado por esclerosis múltiple. También se ha demostrado recientemente el cannabidiol es efectivo como antipsicótico atípico para el tratamiento de la esquizofrenia.

En algunas aplicaciones terapéuticas se hace servir el cannabidiol como:

  • Analgésico

  • Antiinflamatorio

  • Neuroprotector

  • Antioxidante

  • Anticonvulsivante

  • Antitumoral

  • Anti-náusea y antiemético

  • Ansiolítico

  • Antipsicótico

  • Inmuno-modulador

  • Reductor del apetito de heroína, cocaína y alcohol

  • Como complemento alimentario.

El aceite de CBD y sus múltiples usos. | Esteban López.

 

Aceite de CBD: para qué sirve

El aceite de CBD, o también conocido como aceite de cáñamo, se ha convertido en el segundo tipo de cannabinoide más popular y consumido, después del THC. En forma de aceite lo podemos utilizar para varias finalidades. A diferencia del aceite elaborado con semillas de cáñamo, el aceite de cannabidiol contiene otras vitaminas y nutrientes.

El aceite de CBD se elabora con flores, tallos y hojas de la planta del cáñamo, que es pariente del cannabis. Contiene muy poca trazabilidad de THC y, por esta razón, cuando consumimos aceite de CBD no nos “colocamos”, es decir, no nos provoca ningún efecto psicoactivo. Por este motivo, su consumo está ligado a combatir y tratar diferentes trastornos de salud, como el dolor crónico, la epilepsia infantil y el cáncer.

A parte del uso terapéutico que ya hemos mencionado anteriormente, el aceite de CBD lo hacemos servir para mejorar los ciclos de sueño, la calidad del sueño, ayuda a reducir la ansiedad y el estrés, actúa como antiinflamatorio y como suplemento dietético que se ha hecho muy popular últimamente.

El aceite de cannabidiol se puede tomar por vía oral, en cápsulas o vaporizado. Podemos distinguir en dos tipos de aceite: los crudos y purificados. Los aceites crudos se extraen y se mezclan con aceite vegetal, pero no son sometidos a ningún proceso. Los puros solo contienen aceite de cannabidiol.

Usos del aceite de CBD

Aunque las leyes legislativas no han favorecido a que se reconozca el CBD como complemento terapéutico, lo cierto es que la investigación científica y la experiencia de los consumidores han asociado su consumo a ventajas para la salud.

El aceite de CBD se usa como antiinflamatorio, antiepiléptico y ansiolítico, como complemento para combatir trastornos de movimiento y de dolor crónico. Además, se utiliza para contrarrestar el efecto psicoactivo del THC. El aceite de CBD no produce ningún efecto negativo similar al de los cannabinoides psicoactivos

También se utiliza como suplemento dietético, ya que muchas personas lo utilizan porque creen influye en el estado de ánimo, la ansiedad y la calidad del sueño, mejorando en general su bienestar general.

Aunque actualmente este aceite está siendo investigado como medicamento y está obteniendo resultados positivos, en muchos países no consideran el aceite de CBD como fármaco. Sin embargo, se espera que a medida que se vayan obteniendo los resultados de más estudios científicos, las leyes legislativas de cada país sean menos restrictivas hacia el CBD.

Bibliografía

Cunha, J. M., Carlini, E. A., Pereira, A. E., Ramos, O. L., Pimentel, C., Gagliardi, R., ... & Mechoulam, R. (1980). Chronic administration of cannabidiol to healthy volunteers and epileptic patients. Pharmacology, 21(3), 175-185.

Mechoulam, R., Parker, L. A., & Gallily, R. (2002). Cannabidiol: an overview of some pharmacological aspects. The Journal of Clinical Pharmacology, 42(S1), 11S-19S.

Hollister, L. E. (1973). Cannabidiol and cannabinol in man. Experientia, 29(7), 825-826.

✅ Descubre los últimos estrenos de NETFLIX, HBO, Amazon Prime y Movistar+