Carácter Urbano

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@oblivionmedia.com

46 palabras graciosas del castellano y su significado

La lengua de Cervantes puede ser divertida con esta selección de palabras graciosas del castellano y el significado de cada una de ellas.
Palabras graciosas del castellano que puedes incorporar a tu vocabulario. | Imagen de: David Calderón / Unsplash.

 

Poco importa cómo han surgido muchas palabras graciosas del castellano, pues su uso está tan generalizado que éstas ya forman parte del vocabulario cotidiano de la población. Algunos de estos términos se utilizaban frecuentemente en el pasado, aunque actualmente cada vez se escuchan menos; mientras que otros son de reciente creación, fruto de los tiempos modernos que vivimos. Hemos recopilado unos y otros en sendos listados que te presentamos a continuación.

25 palabras graciosas del castellano aceptadas por la RAE

Estos vocablos divertidos y curiosos los encontraremos si abrimos el diccionario. No obstante, no todos continúan usándose.

1. Badajo

Se refiere a la pieza que cuelga del interior de una campana y que es la que repica para que ésta suene.

“El badajo se hace sonar contra las campanas de la ermita porque está atado a una cuerda que el cura blande para avisar al pueblo”.

No obstante, es otra de las mil palabras graciosas del castellano que coloquialmente se refiere al pene.

“No me extraña que no encuentre calzoncillos de su talla con ese badajo que tiene entre las piernas”.

2. Barbilampiño

Dícese del hombre adulto que no tiene barba o del adolescente varón que está en pleno desarrollo.

“Ese barbilampiño es demasiado joven para saber de qué va la vida”.

3. Cachivache

Herramienta u objeto que no sirve para nada.

“¿Para qué quieres este cachivache si no funciona?”.

4. Casquivano

Persona promiscua que tiene sexo con diferentes personas de manera frecuente.

“Es feliz siendo una casquivana sin compromiso”.

5. Chotacabras

Ave que come insectos, de color marrón parduzco y que, según se creía antiguamente, succionaba la sangre del ganado que pastaba en el campo.

“El chotacabras suele cazar mariposas y polillas en emboscadas”.

6. Churumbel

Niño pequeño.

“Tener un churumbel no te hace buen padre”.

7. Desflorar

Forma elegante de la expresión ‘perder la virginidad’.

“¿A qué edad te desfloraron?”.

8. Espachurrar

Aplastar algo contra el suelo, o bien dejar sin palabras a alguien con una contestación tajante.

“Se le cayó la bolsa con la fruta, que quedó toda espachurrada en mitad de la calle”.

9. Facóquero

Mamífero emparentado con el jabalí, con dos grandes colmillos que sobresalen de su mandíbula inferior.

“Pumba de El Rey León (1994) era un facóquero”.

10. Flatulencia

Se cuenta entre las palabras graciosas del castellano para llamar, de forma elegante, a la ventosidad maloliente que sale por el culo.

“No pudo contener sus flatulencias y nos perfumó con su dulce aroma”.

11. Floripondio

Nombre que recibe un arbusto oriundo de Perú, con una flor de color blanco y forma de campana.

“El floripondio es muy hermoso, pero su olor es nocivo si se huele durante mucho rato”.

Es también un vocablo despectivo que alude a aquellos adornos y complementos grotescos que sirven de decoración.

“Llevaba un vestido con unos floripondios horribles”.

12. Forúnculo

Protuberancia que aparece por inflamación de los folículos de la piel.

“Le salió un forúnculo del tamaño de una pelota de golf el día de la sesión fotográfica”.

13. Fulano

Expresión para mencionar a alguien cuyo nombre se desconoce o se omite.

“A mí lo que el fulano ese diga me trae sin cuidado”.

14. Iconoclasta

En el siglo VIII, corriente que rechazaba la adoración de imágenes y representaciones sagradas. En la actualidad, es aquella persona que se oponga a cualquier forma de autoridad o disciplina.

“Desde pequeño siempre fue un iconoclasta que se reveló contra los profesores”.

15. Meapilas

Persona creyente y devota de una religión que sigue sus preceptos a rajatabla.

“Flanders es un meapilas”.

16. Mondongo

Tripas de vacas y cerdos con las que se preparan embutidos.

“Del cerdo se aprovecha hasta el mondongo”.

17. Pelandusca

Mujer que no tiene reparos en cuanto al sexo y lo practica sin importarle las opiniones ajenas. Puede encontrarse como sinónimo de ‘prostituta’ o ‘mujer interesada’.

“Se casó con una pelandusca a la que sólo le interesaba el dinero”.

18. Pinrel

Sinónimo de pie.

“No te descalces que te huelen los pinreles a queso”.

19. Recórcholis

Expresión anticuada para demostrar asombro, como ‘caramba’.

“¡Recórcholis! Me he olvidado las llaves”

20. Soplagaitas

Alguien tonto o corto de entendederas.

“Cada vez que escucho a esa soplagaitas decir sandeces por televisión, cambio de canal”.

21. Soplamocos

Bofetón o puñetazo que se da en la cara.

“Como no te calles te voy a soltar un soplamocos que vas a recoger los dientes del suelo”.

22. Trabuco

Arma de fuego de cañón más corto que la escopeta y de mayor calibre.

“El trabuco, disparado a distancias cortas es muy potente y letal”.

Pero, si hay algo que nuestra querida lengua es, es imaginativa. Por ello, ‘trabuco’ es otra de las palabras graciosas que en castellano empleamos para nombrar al pene.

“Súbete los pantalones, que se te va a ver el trabuco”.

23. Tragaldabas

Persona que come mucho.

“Cada vez que salimos a cenar el muy tragaldabas se come 4 platos y encima quiere dividir la cuenta”.

24. Zamarra

Chaqueta de abrigo confeccionada a partir de la lana de las ovejas.

“En invierno, los campesino solían vestir con zamarras gruesos para soportar las bajas temperaturas”.

25. Zarrapastroso

Persona desaliñada que no cuida su higiene ni su aspecto físico.

“Huele mal, no se cambia nunca de camiseta y tiene el pelo destrozado; menudo zarrapastroso.         

21 palabras graciosas del castellano que no están en el diccionario

Aunque su uso no esté aceptado por los grande entendidos en la lengua, estas palabras graciosas se han incorporado al vocabulario de la calle debido a su frecuente uso.

1. Asustaviejas

Con este curioso nombre se llama a aquellos promotores inmobiliarios que coaccionan a los ocupantes de un inmueble que menos alquiler pagan para empujarles a abandonar el hogar y, de esta manera, especular con ellas.

“El asustaviejas les amenazó con derribar el edificio con ellos dentro si no se iban en 24 horas”.

2. Bocachancla

Aunque no viene recogido en el diccionario, es un término para designar a esa persona que habla de todo sin tener ni idea de nada y que a menudo se equivoca. Igualmente, puede referirse a quien habla más de lo discretamente aconsejable.

“El bocachancla este no se calla ni aunque le maten”.

3. Brazoalambre

Alguien que tiene los brazos muy delgados y de apariencia enclenque.

“Es un brazoalambre que no puede ni levantar 5 kilos”.

4. Calientabraguetas

Mujer que excita sexualmente a un hombre sin intención de mantener relaciones con él y a menudo, por interés.

“Conoció a una calientabraguetas que sólo quería beber gratis”.

5. Caracartón

Aluden a una persona poco expresiva y de comportamiento insípido.

“No sé qué hace saliendo con el caracartón ese que parece que no tiene sangre en las venas”.

6. Caraculo

Los insultos son de las palabras graciosas del castellano más ingeniosas. Este término se emplea para faltar al respeto a alguien.

“El caraculo de mi vecino vino a llamar a la puerta a las 2 de la noche”.

7. Comedoritos

Hombre o mujer que se pasa el día jugando al ordenador o a la videoconsola, actividad que compagina con el picoteo de snacks a cada rato (de ahí lo de “Doritos”), sin ninguna motivación para salir al mundo exterior y socializar.

“Uno de mis amigos es un comedoritos que no hace más que jugar al LOL y nunca quiere salir a tomar algo con nosotros”.

8. Conchinchina

Durante el siglo XIX se llamó así a toda la zona de Vietnam del Sur, donde del río Mekong da al mar. No obstante, se usa también como sinónimo del ‘lejano’.

“Hoy en día está de moda viajar a la Conchinchina para colgar las fotos en las redes sociales”.

9. Cuerpoescombro

Persona dejada que no cuida su aspecto físico ni su alimentación, de hábitos sedentarios y no muy dada al deporte.

“Antes de apuntarse a natación era un cuerpoescombro. Ahora está del copón”.

10. Culocarpeta

Una de las palabras graciosas del castellano de nueva creación, que se utiliza para hablar de las personas con los cuartos traseros poco voluminosos. Lo contrario a ‘culo respingón’.

“De tanto trabajar sentado te vas a convertir en un culocarpeta”.

11. Empujacarritos

Se dice del hombre que ha sido padre y que, con las energías consumidas, empuja el carrito de su bebé como un autómata.

“Me da pena cuando veo a los empujacarritos en el centro comercial el fin de semana. ¡Ni descansar un momento pueden los pobres!”

12. Mascachapas

Esta combinación de dos términos forma parte del repertorio de los insultos. Una de las palabras graciosas del castellano de las que no todo el mundo conoce su significado, que no es otro que el de una persona ignorante y tonta.

“Es un mascachapas que no sabe ni por dónde le da el aire”.

13. Pagafantas

Neologismo que designa al hombre que va detrás de una mujer con intención de acostarse con ella o ser su pareja y a quien ella ve únicamente como un amigo.

“El pagafantas de Juan lleva años detrás de ella sin conseguir nada”.

14. Pechoespátula

Dicho de un hombre con el pecho muy plano, poco desarrollado. Generalmente suelen ser también ‘brazoalambres’.

“Antes del verano, todos los pechoespátula se apuntan al gimnasio”.

15. Pechofrío

Persona que no pone ganas a lo que hace. Es un término muy utilizado para describir el modo de jugar de muchos futbolistas.

“El número 10 es un pechofrío que corre sin ganas y que nunca hace nada por el equipo.”

16. Pechopalomo

Se trata de un hombre que con un pecho muy voluminoso, que se pasea ufano como hace el macho de este ave cuando trata de captar la atención de las hembras.

“Ese pechopalomo de ahí camina por la calle mirando su reflejo en cada escaparate”.

También puede emplearse para describir a alguien con una dosis excesiva de ego.

17. Pelobrocha, pelocepillo o peloescoba

Corte de pelo masculino, mal llamado ‘moderno’, que consiste en rasurarse los lados y la parte trasera de la cabeza, mientras se deja crecer el pelo en la parte superior. Se puede peinar en tupé hacia los lados o en punta hacia arriba, creando una imagen similar a la de dichos objetos según la forma que se le dé al cabello.

“Hoy en día la mayoría de jóvenes van todos con el mismo peinado de peloescoba y con los pantalones remangados como si vinieran de pasear por la playa”.

18. Pelopidgeotto

Existe una variante de estos peinados masculinos, que recibe su nombre por el parecido con la melena repeinada hacia atrás del famoso Pokémon alado.

"En 'Mujeres y hombres y viceversa' solo aparecen pelopidgeottos".

19. Perroflauta

Se dice de la persona de aspecto desaliñado, no muy dada a la higiene personal, con ideas supuestamente revolucionarias y antisistema. La imagen arquetípica se acompaña de rastas, pendientes y piercings; aunque nunca le dirán que no a un buen Iphone. Sinónimo de ‘hippie.

“Todas las mañanas veo a un perroflauta en el metro tocando la guitarra y con el sombrero vuelto para que le echen monedas”.

20. Patacanario, pataflamenco o patajilguero

Entre las palabras graciosas del castellano que se han acuñado en el lenguaje de Internet, puede escucharse esta, que se refiere a hombres con un tren superior excesivamente desarrollado, fruto de horas levantando pesas, en contraste con unas piernas notablemente más delgadas y desproporcionadas.

“En el gimnasio al que voy no hay más que patacanarios que entrenan pecho y brazos y se olvidan de que tienen piernas”.

21. Robaescenas

Una persona a la que le gusta ser el centro de atención de las conversaciones.

“Natalia es una robaescenas a la que le gusta demasiado ser la protagonista”.

Actor cuya actuación en una ficción sobresale por encima de la de los demás.

“Sean Connery es un robaescenas en Indiana Jones y la última Cruzada. Se come con patatas a Harrison Ford”.

Comentarios