Carácter Urbano

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@oblivionmedia.com

10 misterios sin resolver muy inquietantes

Si te fascina el mundo del ocultismo y la parapsicología, te presentamos 10 misterios sin resolver que te quitarán el sueño. Todos ellos siguen siendo casos abiertos.
Varios misterios sin resolver que te quitarán el sueño. | Imagen de: Adriannesquick.

 

No sabemos muy bien el porqué (tal vez por nuestra naturaleza curiosa), pero sentimos una especial atracción por aquellos sucesos que están envueltos en un halo de intrigas inexplicables. Aunque probablemente muchos tengan una explicación razonable, los siguientes misterios sin resolver se consideran casos abiertos, si bien algunos se podrían dar por concluidos según ciertas hipótesis no oficiales.

10 misterios sin resolver que nadie ha podido explicar

Los siguientes acontecimientos nunca han podido cerrarse del todo por falta de una explicación concluyente que responda a todos los interrogantes que despiertan. Siglos y décadas después, hay incógnitas que todavía no han sido despejadas.

10. La Dalia Negra

Un macabro hallazgo tuvo lugar en el barrio residencial de Leimert Park (Los Ángeles), en enero de 1947: el cuerpo de una joven seccionado en dos a la altura de la cintura, separadas entre sí la parte superior e inferior. El rostro, terriblemente magullado, presentaba también un profundo tajo que le recorría la boca de lado a lado, en una lúgubre mueca mortuoria. Investigaciones posteriores revelaron que la sangre del cadáver había sido drenada y que se le habían extirpado órganos como el corazón, intestinos o el bazo.

La víctima era Elizabeth Short, una camarera con pretensiones de triunfar en el Hollywood de la época dorada. Este dato se confirmó cuando, al día siguiente, llegó un correo a la editorial del periódico Los Angeles Examiner, que contenía el documento de identidad de la chica, así como sus objetos personales.

El crimen de la “Dalia Negra” supuso un shock para la conservadora sociedad norteamericana de aquellos años, así como uno de sus misterios sin resolver más enigmáticos.

9. El cráter Patomskiy

En lo profundo de los bosques de la región siberiana de Irkutsk, se encuentra el bautizado como “cráter Patomskiy”, una gigantesca y solitaria formación geológica gris rodeada de verde, en un área donde no hay registros de actividad volcánica alguna.

Este descubrimiento dejó perplejos a los geólogos, que aunque sostienen que seguramente se trate de un meteorito, que debió de caer hará más de 250 años atrás, algo de lo que no parece haber constancia en ningún documento. Por otro lado, otras sospechas defienden que pudiera haber sido provocado por la explosión de una bolsa de gas metano localizada bajo el substrato. Cómo no, tampoco pueden faltar quienes ven en el cráter Patomskiy evidencias de actividad alienígena.

8. El triángulo de las Bermudas

Centenares de barcos hundidos y aviones engullidos que se adentran en esta región del Atlántico, formada por un triángulo equilátero prácticamente perfecto, cuyos vértices son Miami (en la península de Florida), las islas Bermudas y San Juan; han dado lugar a multitud de leyendas sobre lo que ocurre en este perímetro de varios kilómetros.

Mucho se ha teorizado acerca del fenómeno que provoca estas desapariciones, pero ni siquiera los más entendidos en este tema se ponen de acuerdo para dar con una solución consensuada. Se ha hablado de un campo de energía magnético bajo el subsuelo, tan potente que arrastra a buques y aeronaves a las profundidades del océano; o de formaciones de nubes que originan vientos huracanados a lo largo de esa franja.

Cualquiera que sea la explicación, continúa siendo uno de los temas que más interés suscita a los apasionados de los misterios sin resolver.

    7. ¿Qué ocurrió con Amelia Earhart?

    Ya hemos hablado en otra ocasión de la desaparición de Amelia Earhart, la prodigio de la aviación que pretendía dar la vuelta al mundo acompañada de su pareja, Fred Noonan, en 1937. No obstante, cuando se perdió la comunicación con la avioneta en la que viajaban y su radio dejó de funcionar, nunca más se supo de ellos.

    Tras décadas de suposiciones e hipótesis, la idea principal era que el aparato se había estrellado en el océano Pacífico, cuando sobrevolaban el espacio aéreo situado entre Papúa Nueva Guinea y su siguiente destino, las islas Nukumanu.  

    No hace mucho, se descubrió una fotografía que podría suponer el cierre de esta enigmática desaparición: en ella se ve a una mujer, sentada en un muelle de las islas Marshall, de espaldas y junto a un hombre. De acuerdo con esta teoría, Earhart y Noonan habrían sido tomados como prisioneros de los japoneses. Igualmente, unos restos óseos y otros objetos personales encontrados en el atolón de Nikumaroro, apoyan que la aviadora estuvo allí. Sin embargo, la respuesta sobre el destino de Earhart sigue en el aire.

    6. Área 51

    La base militar de Estados Unidos más conocida por todos, el Área 51, ubicada en el árido desierto de Nevada, es también fruto de la especulación y la rumorología. Dicha fama ha sido adquirida por el manto de misterio y secretismo con el que el Gobierno de Estados Unidos encubre recelosamente la actividad que allí se lleva a cabo.

    Los amantes de la conspiración argumentan que en esta remota zona, más allá de pruebas de vuelo y para el armamento militar que se llevan a cabo en el exterior, en el interior del Área 51 hay toda una intrincada red de túneles y laboratorios donde se realizan investigaciones encubiertas relacionadas con viajes en el tiempo, viajes espaciales (para los que se emplearía tecnología extraterrestre) y contacto con seres de otro planeta.

    Es comprensible que con tanto hermetismo, lo que ocurra dentro del área 51 se haya convertido en uno de los misterios sin resolver de mayor interés en el mundo.

    5. El origen de las líneas de Nazca

    Ciertos aspectos de las culturas amerindias tampoco escapan a las conjeturas, como por ejemplo, ¿cómo fueron capaces de levantar tan imponentes prodigios arquitectónicos como lo fueron las grandes pirámides y muros de piedra, con una tecnología y herramientas tan rudimentarias?; o ¿cómo obtuvieron tan vastos conocimientos en disciplinas como la medicina, la ingeniería, la astronomía o la navegación; cuyas aportaciones han llegado hasta nuestros días y todavía hoy se aplican?

    Entre estos misterios arqueológicos sin resolver, está el de las “Líneas de Nazca”. Plasmadas en los suelos y laderas del desierto entre Nazca y Palpa (Perú), hay dibujadas varias figuras gigantescas que sólo son visibles a vista de pájaro. Estos geoglifos representan animales, personas y otras formas geométricas que, desde su descubrimiento hace ya casi un siglo, no han dejado de suscitar posibles teorías que expliquen su origen, significado o función.

    El gigante de Atacama o las Líneas de Chiza, ambos en Chile, son otros geoglifos que también han alimentado la rumorología y que son considerados, por los más adeptos, fascinantes misterios sin resolver del mundo.

    4. ¿Quién era Zodiac?

    Una oleada de crímenes ocurrió a lo largo de la costa de San Francisco durante las décadas de los 60 y 80. El criminal, que se autodenominaba “Zodiac”, envió varias cartas a los periódicos y se puso en contacto con la prensa, mofándose de la incapacidad de los agentes de seguridad para dar con él, vanagloriándose de de su habilidad para esquivarles.

    A pesar de la colaboración entre los cuerpos de policía de toda la región donde Zodiac actuó, el escurridizo asesino consiguió escapar a la justicia. Los estudiosos del caso han barajado varios nombres de posibles culpables, entre los que destacan los de Rick Marshall y Arthur Leigh Allen, uno de los principales sospechosos ya desde el comienzo de la investigación.

    Aunque Allen falleció en 1992 y a pesar de que muchas pruebas que le relacionan con ciertas escenas de los crímenes son circunstanciales, para muchos tiene todos los boletos para ser considerado el verdadero autor. No obstante, para otros muchos sigue siendo uno de los grandes misterios sin resolver de la criminología, lleno de incógnitas e incoherencias.

    3. Muerte en el paso Dyatlov

    En los fríos montes Urales tuvo lugar un suceso que todavía desconcierta a los investigadores que han tratado de esclarecerlo: la matanza del paso Dyatlov.

    Fue en 1959. Nueve montañeros fueron de excursión a esta zona montañosa cuando, en la madrugada del 1 al 2 de febrero, algo ocurrió que terminó segándoles la vida. Hasta donde se sabe, los alpinistas, que habían acampado en un claro, salieron en plena noche de su tienda de campaña al oscuro frío. Ésta presentaba un corte en la tela hecho desde dentro, mientras que un rastro de huellas descalzas se dirigían hacia la espesura del bosque, donde se descubrieron los dos primeros cadáveres.

    Otros cuatro cuerpos fueron hallados en el fondo de un precipicio. Por último, los restos de los tres últimos, que habían aparecido bajo un manto de nieve, se rescataron dos meses después del incidente. Nunca se supo qué provocó que los nueve alpinistas huyeran despavoridos en mitad de la oscuridad, dejando todos sus enseres atrás y sin ropa de abrigo. Uno de los misterios sin resolver que nos hiela la sangre.

    2. El asesinato de JFK

    Si hay fechas que los estadounidenses tengan grabadas en la memoria, probablemente una de ellas corresponda al 22 de noviembre de 1963, el día del asesinato del presidente John Fitzgerald Kennedy.

    Grabadas en la retina de miles de espectadores quedaron las imágenes del presidente, sentado en el asiento trasero de su coche descapotable, que recorría las calles de Dallas, cuando fue tiroteado dos veces (primero por la espalda y después, de un certero tiro en la cabeza que le destrozó el rostro). Su esposa Jackie, a su lado, contemplando horrorizada la escena con total impotencia.

    El informe oficial de la Comisión Warren durante todo este tiempo, estipuló que Lee Harvey Oswald fue el único autor, por lo que el informe se archivó rápidamente. Sin embargo, este joven de 24 años fue asesinado por un miembro de la mafia a los pocos días de ser detenido, justo cuando lo trasladaban al juzgado para declarar. Por este y otros motivos, los escépticos creen que Oswald fue un cabeza de turco al que culpar del magnicidio y que éste no se investigara hasta el final.

    1. La identidad de Jack el Destripador

    Probablemente el mayor de los misterios sin resolver del mundo y de la criminología sea quién fue en realidad ‘Jack el Destripador’. Este asesino en serie sembró el pánico en el año 1888, a lo largo del depauperado distrito de Whitechapel, en Londres, cuyos vecinos nunca dejaron de preguntarse quién había asesinado y mutilado los cadáveres de cinco prostitutas.

    Debido a la falta de técnicas de investigación durante la época, no pudieron hallarse pruebas concluyentes que llevasen a la policía hasta el verdadero culpable. Con todo ello, el caso fue ganando fama a lo largo de las décadas, barajándose varias hipótesis e identidades que podrían esconderse tras el tristemente célebre psicópata: se ha hablado de un carnicero judío, un mercader de telas, un famoso pintor y hasta de una conspiración que involucraría a la Corona Británica y al médico particular de la Reina.

    Comentarios