Carácter Urbano

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@oblivionmedia.com

¿Qué es el cine de culto? 5 ejemplos perfectos de películas

¿Quieres saber qué es el cine de culto? Conoce algunos ejemplos de películas para entender este tipo de cine tan especial que gusta solo a unos pocos.
La naranja mecánica marcó el antes y el después del cine de culto. | Imagen de: La naranja mecánica.

 

Cualquier persona más o menos entendida tiene claro qué caracteriza a una película para considerarse de un género u otro. No obstante, no todo el mundo tiene claro qué es el cine de culto, y a menudo hay mucho debate cuando se trata de explicar lo que es este tipo de cine.

Ya que puede no quedar claro qué es el cine de culto, vamos a definir qué rasgos se tienen en cuenta para que una película reciba este calificativo. Al final, añadiremos también algunos títulos de películas que podemos incluir en la categoría “de culto”.

Origen del término

La expresión “cine de culto” comenzó a ser utilizada en los años 70. En aquella época, había toda una cultura clandestina de películas que se proyectaban en los cines de medianoche y que, por sus características, se alejaban de aquellas que eran más convencionales.

¿Qué es el cine de culto? 5 Rasgos característicos

El cine de culto es una categoría dentro de la cual se engloban films con grandes legiones de seguidores, amantes apasionados del séptimo arte.

Tratemos de ahondar un poco más en qué es el cine de culto, analizando sus rasgos definitorios:

1. Propuesta atípica

En contraposición a los planteamientos más recurrentes o típicos del cine comercial, el cine de culto está compuesto por películas cuyo argumento podría calificarse como “extraño”, igual que su desarrollo o el tratamiento que se hace de los personajes.

Pretendiéndolo o no, el cine de culto trata de ir más allá de lo que estamos acostumbrados a ver y perturba así las concepciones del séptimo arte más común, formando alrededor suyo una subcultura alternativa para los paladares más especiales.

2. Fracasos de taquilla, éxitos posteriores

El cine de culto es atrevido con lo que está dispuesto a mostrar y cómo va a hacerlo. Una de las características para definir qué es el cine de culto es su poco éxito en taquilla (de haber llegado a los cines). La mayoría de estas películas, no cosecharon ningún triunfo en taquilla porque el público de la época no se vio atraído en masa a las salas de cine. Eso, sumado al boca-oreja, pudo contribuir a aumentar su mala fama, convirtiéndolas en grandes chascos vapuleados.

No obstante, a pesar del fracaso en taquilla y de la mala prensa que tuvieron en su día, muchos títulos de cine de culto se mantienen vivos, gracias a que han sido proyectados varias veces por televisión o tras haber sido vendidos para el consumo doméstico. De esta forma, muchas películas que se creía haber perdido en el tiempo reviven, perpetuando el espíritu del cine de culto de generación en generación, gracias también a sus fans.

Así es como terminan multiplicando el éxito que en su día no tuvieron y alcanzaron esta categoría años después de su estreno original.

Esto ocurrió con Blade Runner (1982): el film de Ridley Scott no gustó nada al público ni a la crítica. Por un lado, la audiencia no estaba acostumbrada a un argumento tan trascendental y alejado de la ciencia ficción más palomitera como Star Wars (que en aquella época esperaba con ansias la llegada de El Retorno del Jedi; mientras que la crítica se ensañaba pero bien con su ritmo pausado y reflexiones filosóficas sobre el existencialismo.

3. Referentes de una época

Amado y odiado a partes iguales, el cine de culto comprende películas que fueron referentes de la época en la que fueron estrenadas, al atreverse a romper los convencionalismos de aquellos films más al uso que se habían visto del cine más comercial de años atrás.

Esta característica es lo que da notoriedad al cine de culto y hace que trascienda al tiempo.

Gracias a este eco en el séptimo arte, muchas películas de cine de culto sirven de inspiración para el trabajo de directores posteriores, que dedican su particular homenaje a este tipo de cine.

Un ejemplo muy claro es Quentin Tarantino y su ofrenda al cine japonés y de samuráis en su díptico Kill Bill.

4. ¿Películas horrendas o películas estupendas?

Aunque en su día fueran vapuleadas por la crítica y el público, los filmes de culto se convierten en clásicos predilectos por aquellos amantes de lo raro y poco habitual.

5. El cine de culto incluye varios géneros

Una de las características para considerar lo que es el cine de culto es tener en cuenta que no se trata de films de un único género, sino que este concepto engloba una gran variedad: desde producciones de factura baja (también llamadas “de serie B”), de terror, comedias, ciencia ficción e incluso dramas.

5 Películas del cine de culto

Veamos algunos ejemplos de películas que consideramos “de culto” y entendamos el porqué de su gran relevancia a pesar del paso de los años.

1. La noche de los muertos vivientes (1968)

Las películas y series de zombies (hoy en día, reformulado a “infectados”), no serían lo que son actualmente de no ser por esta obra, ópera prima del director George A. Romero, que se pasaría a considerar el padre de este género.

Aunque estamos ante un film en blanco y negro, La noche de los muertos vivientes no está exenta de escenas violentas (algo por lo que fue censurada en su época) y que remueven el estómago del espectador, conformándose como una película de culto que daría lugar a otros títulos posteriores.

2. La Naranja Mecánica (1971)

El director Stanley Kubrick es sinónimo de lo que es el cine de culto. A pesar de que prácticamente toda su filmografía podría considerarse como tal, nos quedamos con La Naranja Mecánica como ejemplo del tema que estamos tratando.

Debido a su estética, argumento, escenas y montaje, la adaptación al cine de la novela de Anthony Burgess causó un tremendo revuelo en la audiencia, que la acusaron de mostrar de forma gratuita escenas de excesiva violencia y sexo.

3. The Rocky Horror Picture Show (1975)

Un musical que habla sin ningún tipo de pelos en la lengua sobre la libertad sexual y que se atreve a romper con los dogmas morales de los setenta.

Con números musicales divertidísimos, The Rocky Horror Picture Show se vio como una provocación que hacía apología del libertinaje y del travestismo, en una época donde esto no estaba demasiado bien visto.

4. Clerks (1994)

Toda una pieza de culto sobre la vida de dos aficionados al cine y sobre las conversaciones que mantienen con el variopinto grupo de clientes que pasan por su tienda. Los amantes del cine gozarán al máximo con las referencias cinéfilas incluidas en los diálogos que van entablando sobre películas.

Kevin Smith pasó a ser un director respetadisimo gracias a este primer trabajo, que daría lugar a dos filmes más.

5. Trainspotting (1996)

Un grupo de jóvenes de clase baja que viven por y para costearse su adicción a la heroína, tratando de evitar las responsabilidades del mundo de los adultos, cada vez más cercano.

Trainspotting fue acusada de frivolizar con un tema tan delicado como el de las drogas, cuando este problema social se había cobrado muchas víctimas entre los ochenta y noventa, sin embargo, no fue motivo para que hoy en día se considere parte del cine de culto de obligado visionado de los noventa.

Comentarios