Carácter Urbano

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@oblivionmedia.com

A Serbian Film: la película que conmocionó el cine

Cuando se dio a conocer el argumento de A Serbian Film, surgieron multitud de voces en contra condenando la cinta y pidiendo que no se distribuyera. ¿Tenían razón en sus argumentos? Analizamos cómo fue este caso y el porqué de tanto escándalo.
Fotograma de A Serbian Film, la película más controvertida de la historia. | Imagen de: Youtube.

 

Cada cierto tiempo, de la industria cinematográfica surge una cinta que desata el amor unánime de público y crítica… O bien ocurre todo lo contrario y surgen films que encienden las iras de los espectadores más conservadores.

Este último fue el caso de A Serbian Film, un título que revolvió estómagos y que se topó de lleno con la barrera de la censura, prohibiéndose en muchos festivales de cine y cancelándose su distribución debido al alto contenido de escenas violentas.

¿De qué va A Serbian Film?

A Serbian Film fue el primer trabajo de Srdjan Spasojevic, que la estrenó en 2010. En ella, nos presenta a Milos, actor porno que vive ahogado por las deudas. Cuando un tal Vukmir aparezca en su vida para ofrecerle un cheque en blanco a cambio de que protagonice su nueva película de “porno experimental”, Milos aceptará sin saber que ha accedido a participar en una grabación snuff. Horas más tarde, despertará aturdido en su casa, manchado de sangre y junto a una cinta de VHS...

Recordemos que bajo la etiqueta de “snuff” se enmarca todo contenido audiovisual en el que se muestran escenas de violencia extrema, incluyendo violaciones, torturas, necrofilia y asesinatos, entre otras cosas. Precisamente es aquí donde surge la polémica con A Serbian Film, que causó un enorme revuelo debido a la brutalidad de dos secuencias en particular.

Las 2 escenas más controvertidas de A Serbian Film

Si bien la cinta podría catalogarse como lo que se llama “cine gore”, donde no faltan los litros de sangre ni el ensañamiento en sus faceta más crudas hacia el cuerpo humano (algo nada alarmante viendo el amplio catálogo de este género, sólo apto para los estómagos más duros); fueron dos las escenas que pusieron a A Serbian Film en el centro del huracán:

Incesto padre - hijo

Uno de los momentos más insoportables de la película de Spasojevic ocurre cuando contemplamos cómo un padre de familia sodomiza a su hijo, forzándole a una felación y después sometiéndole.

Los que la han visto coinciden en señalar que ni los más acostumbrados a las películas sádicas son capaces de aguantar la mirada ante la pantalla. Si bien es cierto que se sugiere más de lo que enseña, eso no hace que el mal trago sea menos desagradable.

“Newborn porn”

Pero lo que realmente levantó una oleada de críticas en contra de A Serbian Film fue esta secuencia, donde depravación y morbo se dan la mano. Se tradujo como “porno de recién nacido” algo que no deja lugar a la imaginación: puede verse cómo una madre da a luz a un bebé que, nada más salir del útero, es violado por la estrella que protagoniza la cinta.

Con todo esto, parece que fue más la mala fama por la que venía precedida la vomitiva escena, que la crudeza de lo que realmente vemos, que al parecer es poco. Quienes han reunido el valor para ver el trabajo de Spasojevic sostienen que en los minutos en los que transcurre la violación del recién nacido, el espectador lo ve todo a través de la pantalla de televisión frente a la que está el protagonista.

No obstante, esta sutileza a la hora de no enfocar el momento en primera persona, se contrarresta mezclando efectos de sonido con planos de la horrorizada cara del protagonista, que contempla impotente lo que hizo. Evidentemente, todos estos recursos contribuyen al objetivo final, que es hacer insoportable la experiencia de visionado de la cinta.

A pesar de todas estas aclaraciones, hubo quienes vieron en A Serbian Film propaganda encubierta que alentaba a cometer actos pedófilos y que no debía publicitarse.

El director habla acerca de A Serbian Film

Spasojevic ofreció varias entrevistas para aclarar que su intención con la película no era levantar ampollas gratuitamente. El director se defendía de las críticas alegando que A Serbian Film es una suerte de metáfora cargada de simbolismo sobre los horrores vividos en la guerra de los Balcanes, conflicto que asoló su país durante 10 años.

Además, adujo que con la película esperaba causar un impacto generalizado en los espectadores, retratando con crueldad la peor faceta del ser humano, convertido en producto de una sociedad que ha interiorizado la violencia como algo intrínseco a nuestra naturaleza y con lo que debemos convivir.

Spasojevic declaró que, indirectamente, A Serbian Film es también una crítica a la cara oculta de la industria pornográfica, una mirada de lleno a lo que muchas veces ocurre entre bambalinas para denunciar el “todo vale” y justificarlo todo en pro del espectáculo; aunque ello vaya en detrimento de los actores.

A favor de A Serbian Film y de la libertad creativa

A pesar de las voces de particulares y de asociaciones que pedían la quema del film del que hablamos, otros colegas de profesión salieron a defender la libertad creativa y pidieron

no coartar el trabajo de los que hacen cine. Entre sus argumentos, señalan que las citadas secuencias en ningún caso incitaban a cometer actos pedófilos; cosa que tampoco significa que les complazca la película.

Siguiendo esta línea de razonamiento, algunos como Jaume Balagueró (el ideólogo de la franquicia Rec), afirmó en su día que este tipo de películas apuntan a un target muy concreto de público, por lo que atraerá a los fans que busquen un contenido muy exclusivo, no apto para todos. Siguiendo esta línea, quienes no encuentran atractivo alguno en propuestas como A Serbian Film y conozcan lo que ofrece, rehusarán su visionado y buscarán algo que sea de su agrado.

¿Todo vale en el cine?

Es curioso que a la película de Spasojevic le haya ocurrido como a otras cintas que en su día fueron perseguidas. Igual que aquellas, parte del metraje de este controvertido título tuvo que ser recortado para poder pasar el filtro de la censura y llegar a algunos países (aunque en muchos todavía está vetada). De la misma forma, como ocurrió en el pasado, se han vuelto a esgrimir los mismos argumentos para criticar su prohibición.

Es cierto que A Serbian Film es una contundente patada en el estómago y que no es apta ni siquiera para los que creen haberlo visto todo en el gore. Pero, ¿cuántas películas también fueron prohibidas durante décadas?

Pensemos, por ejemplo en La naranja mecánica, Lolita, El último tango en París, Calígula… No será la última vez que surja la polémica y la violencia no desaparecerá sólo porque nos empeñemos en mirar a un lado; la cuestión es si la respuesta es dejar de hacer estas películas o no.

Nos ha tocado vivir una época donde la dictadura de lo políticamente correcto está extendiendo su sombra y cercenando la libertad de creación de los artistas de toda clase. Sea A Serbian Film una cinta injustificada, reprobable y que se regodea en el morbo por el morbo; despertar al aletargado fantasma de la censura no tiene que ser la primera elección cuando algo resulte incómodo o molesto para la mayoría.

Porque, por su naturaleza, el arte (expresado en cada uno de sus lenguajes), tiene que poder estar por encima de todo eso.

Comentarios