Carácter Urbano

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: altes@tqcorp.media

Qué ver en Barcelona: 10 cosas que no te puedes perder

Millones de visitantes cada año dan fe de lo mucho hay que ver en Barcelona. Hemos seleccionado 10 propuestas por si un día te dejas caer por la que ya llaman “Capital mundial”.
Cosas que ver en Barcelona si tienes poco tiempo. | Imagen de: Pixabay.

 

Si uno de tus próximos viajes es a la Ciudad Condal, probablemente te interese anotar qué ver en Barcelona, ya que la gran urbe ofrece una gran gama de planes para todos los gustos. Nosotros te recomendamos las mejores alternativas de ocio donde, sin embargo, la cultura también tiene cabida.

¡Bienvenidos a Barcelona!

10 cosas que ver en Barcelona

Más allá del constante tráfico, de las masificaciones, de la polución, los altos precios y las falsificaciones vendidas por los manteros, Barcelona también tiene estas ofertas que hacer a sus visitantes:

1. Pasear por la ciudad

Lo primero que recomendamos a cualquiera que ponga un pie por primera vez en la metrópolis, es dar una buena caminata por todo el callejero.

¿Qué podemos ver por Barcelona? Una buena forma de comenzar es visitar el centro: toda la zona de Paseo de Gracia, Plaza Cataluña y las tan aclamadas Ramblas. Sin embargo, otras zonas de la ciudad están plagadas de su encanto particular y puede accederse a ellas desde cualquiera de estos puntos: el distrito del Raval, cada vez más en auge; el barrio de Sant Antoni, fronterizo con el anterior; o el Borne, hogar de emblemáticos edificios históricos, testigos seculares de épocas ya pasadas.

2. Repasar las mejores creaciones modernistas

Si por algo se caracteriza Barcelona es por la inmensa colección de obras modernistas esparcidas por sus calles más emblemáticas. El legado de Gaudí es uno de los atractivos que los recién llegados desean contemplar en todo su esplendor.

Por ello, si has seguido nuestra primera recomendación, mientras bajes o subas por el Paseo de Gracia, te toparás con los primeros edificios modernistas que más turistas congregan: la Pedrera o Casa Milá y la Casa Batlló. Después, puedes tomar la línea de metro y dirigirte hacia donde está la catedral inacabada más famosa del mundo, la Sagrada Familia. Cerca de allí también está otro emplazamiento modernista: el Hospital de Sant Pau, con una hermosa fachada que se ha mantenido prácticamente intacta.

Otra de las cosas que ver en Barcelona es uno los enclaves modernistas por excelencia, además de uno de los espacios verdes más grandes en este laberinto urbano donde abundan los grises: el Park Güell, que actualmente recibe miles de visitas en un mismo día y que luce como ninguno cuando brilla el sol.

3. Maravillarse con el Castillo de Montjuïc

Emplazado en lo alto de la montaña que le da nombre, esta antigua fortificación del siglo XVII jugó un papel clave en la Guerra de Sucesión, el imperio de Napoleón y la época de la posguerra española (décadas en las que el Castillo de Montjuïc se habilitó para usarse de prisión militar para los enemigos del régimen de Franco).

 

No obstante, desde los años 60, forma parte del patrimonio de Barcelona y ha sido habilitado como museo. Subir a pie hasta lo alto es ya una experiencia de lo más agradable, aunque los más perezosos disponen de un servicio de autobús que les hará el trayecto más llevadero. Una vez arriba, el mirador en las inmediaciones de la fortaleza, que puede rodearse caminando a los pies de la muralla que la rodea, uno de los puntos que ver en Barcelona obligatoriamente.

4. Tibidabo

La otra montaña que delimita el perímetro de Barcelona por el lado oeste es el Tibidabo. En la cima de la misma, se asienta el parque de atracciones, fechado a comienzos del siglo XX. Desde entonces, el lugar conserva el encanto de la época, como si el tiempo no pasara a esas altitudes como lo hace en el frenético ritmo de la urbe.

Además de estas instalaciones de carácter lúdico, otra de las cosas que ver en Barcelona son los locales de copas y restaurantes con vistas a toda la ciudad. A pocos kilómetros se encuentra la torre de telecomunicaciones de Collserola, que forma parte del skyline barcelonés desde finales de los ochenta y que cuenta con un mirador público en su décima planta, desde el que se domina el terreno en kilómetros a la redonda.

5. Una noche en Razzmatazz

¡Tranquilos, que en nuestro planning de visitas también hemos contemplado el ocio más frívolo! Si te interesa qué ver en la Barcelona de noche y si tienes ganas de una buena juerga, tu discoteca es Razzmatazz.

No hay turista que se resista a una salida nocturna a este renombrado local, donde acuden todas las noches jóvenes (y no tan jóvenes) de la ciudad y de la periferia, en busca de música de todos los estilos y un ambiente distendido en cualquiera de sus cinco salas. Además, sirve de sala de conciertos para bandas locales y de proyección internacional, un plan ideal para todo melómano que se tercie.

6. Vibrar con el Primavera Sound

Los melómanos tienen otra cita obligada, más allá de conocer el callejero de Barcelona y de sumergirse en sus propuestas didácticas. El festival Primavera Sound es uno de los eventos musicales más importantes de todo España, que se celebra desde el año 2001, aunque su emplazamiento original no era el mismo que el actual.

Entre finales de mayo y comienzos de junio, el Parque del Fórum se llena de adeptos deseosos de ver tocar a los gigantes del panorama musical que desfilan por sus diversos escenarios en cada una de sus ediciones, como Pixies, Nine Inch Nails, Arctic Monkeys, Blur o The Cure, entre muchos otros.

7. Ver una película en Phenomena

Aunque parezca una tendencia en caída libre, en Barcelona todavía se aprecia la industria cinematográfica, por lo que una de las cosas que hay que ver en Barcelona es una película con la mejor calidad de imagen y sonido. Phenomena es probablemente la mejor de las salas de cine de Barcelona, gestionada por amantes del séptimo arte para los apasionados de las películas.

Si alguna vez vas por allí (aprovecha si te has pasado por la Sagrada Familia), no puedes perder la oportunidad de ir al menos una vez a esta gran sala, inspirada en los antiguos cines de antaño y que nada tiene que envidiarle a los grandes multisalas de centro comercial que tanto proliferan, reclamo de domingueros en busca de cómo aderezar su perfecto plan de fin de semana de compras y restaurantes de comida rápida.

Gracias a la experiencia Phenomena podrás gozar de los últimos estrenos más destacados en una gran pantalla con sonido envolvente y, además, tendrás una oportunidad de oro de revisar (o ver por primera vez) antiguos clásicos que constantemente reponen en su programación mensual.

8. Visitar el cementerio romano del MUHBA

Otro de los puntos fundamentales de Barcelona es el pedacito de historia clásica que yace bajo sus asfaltadas aceras y pavimentos resquebrajados: las ruinas de las edificaciones de cuando los romanos llamaban al lugar “Barcino”.

En una de las calles aledañas a las Ramblas, en la Plaça de la Vila de Madrid, se encuentra el antiguo sepulcro de piedra que data del siglo I y II, conservado en perfecto estado. Esta necrópolis es una de las muestras del MUHBA, el Museo de Historia de Barcelona, que cuenta con el Centro de Interpretación (justo al lado del cementerio) y que permitirá conocer todos los datos alrededor de este increíble yacimiento.

Por cierto, si te preguntas qué ver en Barcelona en lo que a museos se refiere, debes saber que cada primer domingo abren puertas de forma gratuita.

9. Ir al MACBA

Los amantes del ambiente más underground no pueden perder la oportunidad de pasear por el barrio del Raval, un crisol de culturas que se dan la mano, gracias a las gentes que visitan a diario la Ciudad Condal, que se mezclan con los vecinos durante sus idas y venidas en sus quehaceres habituales.

En pleno corazón de este barrio se encuentra el MACBA, uno de los museos más emblemáticos. Sin embargo, aunque sus propuestas son de lo más interesante y siempre es interesante empaparse de un poco de cultura pictórica y fotográfica, la nuestra es algo más convencional: tomar el sol sentado en el mármol de la plaza contemplando a los skaters venidos desde todos los rincones del mundo, que se dan cita allí para realizar sus trucos y piruetas, formando ya parte del paisaje habitual.

Si el calor aprieta (y es probable que esto ocurra), en las inmediaciones del museo hay terrazas en las que poder descansar de nuestro paseo, mientras tomamos un refrigerio antes de seguir recorriendo otros rincones que hay que ver en Barcelona.

10. Búnquers de la Rovira

Dicen que desde allí las vistas son maravillosas. Ubicados estratégicamente en lo alto del Turó de la Rovira están los cañones antiaéreos que durante la Guerra Civil defendían la ciudad de los bombarderos de la aviación enemiga.

En la actualidad, toda la zona es un precioso mirador desde el que puede ver Barcelona (que se extiende desde los pies de la montaña hasta donde alcanza la vista) y que ofrece una preciosa estampa cuando el sol cae y baña todo de color naranja.

Comentarios