Carácter Urbano

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@oblivionmedia.com

Los 10 pueblos más fríos de España y sus temperaturas mínimas

El invierno es especialmente crudo en la meseta española, con temperaturas varios grados bajo cero.
La temperatura más baja de España se registró en el lago Gento. | Imagen de: Ricard Gabarrús.
 

España es una destinación turística de sol y playa para el resto de Europa, motivo por el cual la mayor afluencia de turistas se concentra en verano. No hay duda de que el sol y la playa son grandes reclamos, y no hay nada como disfrutar de un mojito en la arena para desconectar del trabajo, pero eso no significa que pasado el verano la geografía española pierda todo su encanto. Hay pueblos de la península que presentan un paisaje de ensueño durante el invierno, especialmente en las zonas altas.

Sin embargo, no todos somos partidarios de la nieve y el frío. Ya sabemos que, a medida que avanzamos hacia el sur la temperatura es más elevada pero, ¿sabemos cuáles son los pueblos más fríos de España? Algunos de estos lugares que exponemos a continuación son especialmente gélidos en el corazón del invierno, con temperaturas mínimas que alcanzan varios grados bajo cero. Lejos de concentrarse en una zona concreta, existen varios puntos de España especialmente fríos:

10 pueblos de España gélidos

Estas son las diez localidades que te helarán los huesos. Tápate bien antes de dar una vuelta por sus calles.

10. Cantalojas (Guadalajara)

En el décimo puesto de la lista de pueblos más fríos se sitúa Cantalojas, dónde en enero de 2018 se ha registrado una temperatura de -20,8 grados, según datos de la red de aficionados Meteoclimatic. Este pequeño pueblo de Guadalajara, situado a 1.200 metros de altitud, ha sufrido un temporal invernal especialmente duro, aunque eso ha sido beneficioso para el Hayedo de Tejera Negra.

9. Salamanca

Una ciudad tan bella como Salamanca (por algo es Patrimonio de la Humanidad por la Unesco) se recrudece especialmente en invierno. El frío se apodera de la Universidad y de la Plaza Mayor, por lo que pasear por la ciudad en enero y febrero no es demasiado apetecible. En febrero de 1963 se registró la temperatura mínima de -20 grados centígrados.

8. Vitoria (Álava)

Debido a su ubicación geográfica, Vitoria sigue siendo uno de los lugares más fríos de España, con temperaturas que bajan de los 0 grados casi cada día de invierno. La mínima se alcanzó el día de Navidad de 1962, con una temperatura de -21 grados. A pesar de las nevadas y el hielo, los vecinos están acostumbrados y no hay nada que un buen abrigo y una bufanda no puedan arreglar.

7. Burgos

Cualquiera que viva en Burgos sabrá que el invierno en esta ciudad no es nada cómodo, a pesar de que pasear por esta urbe leonesa sea una delicia gracias a su arquitectura medieval, con su máximo exponente en la catedral. Alcanzó la temperatura mínima en 1885 con -21 grados centígrados, aunque algunos afirman que se llegó a los -22º en el barrio de Villafría.

6. Teruel

Terel es una de las ciudades más pintorescas de toda España, la capital del mudéjar y la ciudad del amor. Sin embargo, eso no la priva de ser un lugar de lo más frío. Esta población, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, suele alcanzar temperaturas muy bajas. La peor de todas se registró durante el invierno de 1945, cuando se alcanzaron los -22º.

 

Imagen de una fuerte nevada en Teruel. | Imagen de: EFE.

 

5. Albacete

La capital manchega no se queda atrás en la lista de ciudades más frías de España. Esto se debe, en gran parte, a su entorno montañoso en medio de la llanura de la meseta española. En 1971 se llegó a la insólita cifra de -24 grados, una temperatura que también hizo estragos en poblaciones cercanas como Almansa o Villarobledo. En definitiva, mucho frío.

4. Reinosa (Cantabria)

Nos vamos un poco más al norte, a Cantabria, para encontrar el siguiente puesto en el top de pueblos más fríos de España. Reinosa es, a todas luces, una de las poblaciones más encantadoras de la comunidad, con edificios destacables como “La Casona” o el templo de San Sebastían. Sin embargo, cuando llega la época más fría del año se hace imposible no tiritar. El 4 de enero de 1971 el termómetro bajó a los -24,6 grados centígrados.

3. Molina de Aragón (Guadalajara)

Volvemos a Castilla-La Mancha para encontrar otro de los municipios más fríos de España, que no es otro que Molina de Aragón. Aunque los molinenses están especialmente acostumbrados a temperaturas bajo cero, cualquiera que no sea lugareño no podrá soportar el frío cortante del Alto Tajo. El 28 de enero de 1953 fue especialmente duro, con -28,8 grados de temperatura mínima.

2. Calamocha (Teruel)

Esta vez nos vamos a Aragón, concretamente a Calamocha, donde el 17 de diciembre de 1963 el mercurio descendió hasta los -30 grados, una temperatura que asusta a los más valientes. Al parecer, el 1963 fue un año complicado. A pesar del atractivo de este pequeño municipio, con su casco histórico salpicado de palacetes de estilo aragonés, los inviernos son casi insoportables.

1. Torre de Cabdella (Lérida)

En este pequeño municipio catalán se dejó notar la temperatura más baja que se ha registrado nunca en toda España. Fue el 2 de febrero de 1956, otro año complicado, en el que la estación meteorológica situada en el Lago Gento marcó -32 grados centígrados. Su situación, en el Pirineo catalán, hace que se el mercurio baje forma abrupta, por lo que en puntos más elevados de la zona es habitual que las temperaturas desciendan hasta los 50 grados negativos.

Si eres de los que no soportan el frío, es posible que ni te plantees visitar alguna de estas localidades que, por otra parte, poseen un atractivo envidiable. Muchos se refugian del frío, pero otros salen a su encuentro. Si perteneces a este último grupo de valientes, asegúrate de coger el abrigo antes.

Comentarios