Carácter Urbano

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@oblivionmedia.com

Las 10 ciudades más feas del mundo que debes evitar ver

Os traemos una lista con las 10 ciudades más feas del mundo, auténticas aberraciones urbanísticas que debes evitar si quieres tener un viaje satisfactorio.
La capital de Jordania, Amán, es una de las menos vistosas del planeta. | Imagen de: Viajes Alazul.

 

Cada ciudad tiene su propia historia, su propia arquitectura y su propio encanto, pero hay urbes que, en términos generales, son bastante desagradables. Elaboramos una lista con las 10 ciudades más feas del mundo, aquellas que debes evitar ver en tus viajes. Creednos cuando decimos que hay opciones mucho mejores.

La lista está basada en varios rankings tanto subjetivos como objetivos, que tienen en cuenta factores como la densidad de población o la tasa de delincuencia. Si te ha tocado vivir en una de estas ciudades puede que no pienses lo mismo, pero cada cual tiene sus gustos.

Las 10 ciudades más horribles del mundo

Estas son las localidades que han sido descritas como las más feas de todo el planeta, tanto para los turistas como para sus mismos habitantes.

1. Amán (Jordania)

A 45 minutos en coche del punto del Jordán dónde, según la tradición, Jesús fue bautizado, se levanta la capital de Jordania. Amán ha sido descrita en muchas ocasiones como una de las ciudades más feas del mundo, y la culpa de tal despropósito la tiene una mala planificación urbanística y la suciedad que se extiende por toda la urbe.

Aunque la ciudad se ha modernizado en los últimos años, no tiene una arquitectura particularmente bonita. Si lo que buscas es un lugar exótico, la cosa cambia, y es que perderse por el zoco (mercadillo) situado en el centro es una experiencia única. También resulta curioso que a pocos kilómetros de distancia se ubica la ciudad de Petra, uno de los enclaves más bellos del planeta.

2. Chisináu (Moldavia)

La capital de la República de Moldavia ha heredado lo peor de la Unión Soviética, al menos por lo que se refiere a su arquitectura. Chisináu carece de grandes alicientes para los turistas, y es que se trata de una ciudad mayormente industrial, aunque también conserva algunos monumentos del neoclásico. La dejadez de los monstruosos pisos soviéticos le confiere un aire frío y gris.

3. Freetown (Sierra Leona)

Puede que no hayas escuchado el nombre en tu vida, pero Freetown es la capital y ciudad más grande de Sierra Leona. En general, las grandes urbes de países subdesarrollados o en vías de desarrollo tienen una infraestructura caótica y no destacan por su belleza, pero el caso de Freetown es muy preocupante.

Aunque en la actualidad goza de una cierta estabilidad política, en la década de los 90 la ciudad se vio envuelta en sangrientos enfrentamientos, por lo que aparte de ser una de las ciudades más feas del mundo, es también de las menos seguras.

4. Brazzaville (República del Congo)

Igual que muchos países centroafricanos, la historia de la República del Congo ha estado salpicada de sucesos turbulentos. Brazzaville, la capital, no es una excepción, aunque en los últimos tiempos la ciudad se ha sumergido en una especie de calma tensa. Casi tan horrible como su historia es la propia ciudad, que no posee ningún atractivo especial para el turista a excepción de la Basílica de Santa Ana, con un curioso tejado de color verde.

5. Caracas (Venezuela)

Aunque el país posee unas reservas de petróleo considerables, Venezuela no destaca por ser una de las naciones más prósperas. El caso es que su capital, Caracas, es una ciudad sin planificación urbanística alguna, lo que provoca que cada día se produzcan enormes atascos en los que unos pocos kilómetros pueden significar horas.

Pese a albergar uno de los rascacielos más altos de América del Sur (las Torres de Parque Central) y un enorme parque nacional como el Waraira Repano, el resto de calles y edificios son desordenados y faltos de estética.

6. Bucarest (Rumania)

Bucarest puede ser una de las ciudades más feas y también de las más bellas de Europa. Es precisamente esa dualidad la que la hace especial. Algunos edificios como el Hospital Colteo o el Ateneo Rumano son realmente impresionantes, pero el resto de la urbe ha heredado el particular estilo soviético que tanto daño ha hecho al este del continente.

Desde la caída del comunismo a finales de los 80 la ciudad se ha modernizado mucho (la evolución es especialmente significativa en el distrito norte), pero con todo, sigue siendo un lugar gris que pocos turistas escogen como destino.

7. Luanda (Angola)

Luanda es una de las más prósperas del país y puede que dentro de unos años experimente un lavado de cara completo, pero por el momento se trata de una de las urbes más horribles de África. Paradójicamente, Luanda es también de las localidades más caras en comparación con el nivel de vida.

Vista aérea de Luanda, en Angola. | Imagen de: Bradway Malyman.

 

8. Detroit (Estados Unidos)

En general, la zona de Houston no destaca por su belleza (la ciudad de Houston se salva por poco de ser incluida en la lista), pero si hay un lugar que se lleva la palma es Detroit, y gran culpa de ello la tiene la delincuencia. De hecho, la urbe ha perdido casi un cuarto de su población en los últimos años, y es que sus habitantes prefieren trasladarse a los barrios tranquilos de la periferia.

9. México DF (México)

Ciudad de México es otra de las urbes americanas con una tasa de delincuencia muy elevada, aunque puede que eso se deba a su densidad de población. Las zonas turísticas son tranquilas y poseen edificios de bella factura, pero la periferia no es aconsejable para casi nadie. La monstruosa urbe se extiende durante quilómetros en casas bajas y de escaso valor arquitectónico.

10. Puno (Perú)

Si decides visitar el lago Titicaca, ni te plantees hospedarte en Puno. Aunque se trata del epicentro comercial de la región y ha sido reconocida como la capital del folclore Andino, en términos generales es una de las localidades con peor entramado urbano.

El alojamiento es de los más baratos, pero no hay demasiadas cosas para visitar a excepción de la catedral de estilo barroco y un barco de vapor del siglo XIX. Todos aquellos turistas que no estén acostumbrados a las alturas notarán que les falta el aire, y es que Puno se levanta a más de 4.000 metros sobre el nivel del mar.

Comentarios