Carácter Urbano

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@oblivionmedia.com

¿Cuál es el navegador web más rápido? ¿Y el más seguro?

Aunque Google Chrome y Mozilla Firefox han dominado el mercado en los últimos años, existen multitud de opciones que nos ofrecen cosas muy diferentes.
La manera más rápida de acceder a Internet. | Imagen de: Pixabay.

 

Desde que terminó la hegemonía de Internet Explorer en nuestros ordenadores han surgido varias opciones interesantes en el mercado de los navegadores web. Algunos ejemplos son Firefox, Chrome u Opera, aunque existen muchos otros que la mayoría ni siquiera conoce. Sin embargo, lo que gran parte de los usuarios busca es que el navegador cargue los sitios web lo antes posible y manteniendo siempre una navegación segura. Analizamos cuál es el navegador web más rápido y también el más seguro.

Breve historia de los navegadores

El primer software para navegar por Internet fue WorldWideWeb, un programa desarrollado por Tim Berners-Lee a principios de los 90. Era una interfaz muy sencilla capaz de mostrar textos e imágenes a partir del código HTML. Sin embargo, el primer navegador que se extendió entre el gran público fue Mosaic, del cual existían versiones tanto para Windows como para Macintosh.

Mosaic fue rápidamente sustituido por Netscape Navigator, que superaba en prestaciones y velocidad a su predecesor. Además, funcionaba en casi cualquier sistema operativo de la época. La aparición de Microsoft en el mercado, como tantas otras veces, supuso el punto final para la competencia, y es que Internet Explorer funcionaba de maravilla y era mucho más rápido que Netscape.

La hegemonía de Internet Explorer duró años, hasta que el proyecto Mozilla vio la luz, cautivando a millones de usuarios. Su conjunto de widgets e interfaz personalizable lo hacían diferente y, por si fuera poco, el navegador era la excusa perfecta para los detractores de Microsoft. Mientras tanto, Safari ocupaba su cuota del mercado con los sistemas de Apple.

El 2 de septiembre de 2008 el gigante tecnológico Google lanzó al mercado su propio navegador, que pronto se convirtió en el más utilizado de Internet. Mientras Explorer iba perdiendo terreno, Chrome y Firefox se afanaban por lanzar actualizaciones, haciendo el software más rápido, intuitivo y personalizable. En 2015 Microsoft volvió al terreno de juego con Edge, un potente navegador con una línea de desarrollo independiente. Entre sus funciones destacan la lectura de ebooks o la sincronización entre PC y teléfonos.

 

 

Mozilla Firefox vs Google Chrome

Aunque muchos usuarios han apostado por Microsoft Edge, lo cierto es que Chrome y Firefox se disputan la mayor parte del pastel. Ambas son opciones fiables y están disponibles para todos los sistemas operativos, pero ofrecen cosas diferentes. Chrome es muy intuitivo, rápido y adapta algunas aplicaciones de Google muy usadas como Gmail o Google Docs. Por su parte, Firefox ofrece una gran personalización, un código limpio y representa la filosofía del software libre.

Aunque parecía que Chrome estaba ganando mucho terreno, a principios de 2018 Firefox lanzó su versión Quantum, con un rendimiento impecable y varias novedades interesantes. Mozilla afirma que con la versión 57 del navegador se ha mejorado notablemente el tiempo de carga, y por lo tanto Quantum es el más rápido de todos. ¿Es eso cierto?

¿Cuál es el navegador más rápido?

Para saber qué programa carga las páginas a mayor velocidad, nos podemos ayudar de varias herramientas online. Los resultados han sido extraídos de diversos benchmarks y webs especializadas. Cabe destacar que todas las pruebas que se han hecho han sido con Windows 10 y sin instalar extensiones en los navegadores.

Por lo que se refiere a la primera prueba de Speedometer, que calcula la velocidad del programa simulando las acciones de los usuarios, el ganador es Google Chrome, aunque por un margen mínimo de 1 punto respecto a Quantum. Sin embargo, si tenemos en cuenta las pruebas en JetStream, que calcula la latencia y rendimiento del nevagador a través de 36 pruebas de estrés, el sorprendente ganador es Microsoft Edge, seguido de Opera y Firefox Quantum.

Otra prueba concluyente es la de WebXPRT, que calcula el rendimiento del navegador basándose en 6 cargas de trabajo, basadas en HTML5 y JavaScript. Para los que no dominen el tema, esto quiere decir que se ha calculado el rendimiento de cada programa a través de tareas cotidianas que cualquier usuario puede hacer en su día a día, como hacer una búsqueda en Google o consultar una web de información. El claro ganador es Firefox Quantum.

Para lograr este rendimiento inmediato, navegador de Mozilla utiliza todos los núcleos de los procesadores modernos, lo que significa que podemos hacer más tareas y abrir más pestañas al mismo tiempo, sin que ninguna de ellas se vea afectada. El gran punto en contra de Quantum es que requiere mucha memoria RAM. Cuando se abren más de 10 pestañas, el consumo del navegador sube al GB de memoria RAM (1.024 MB). Puede que sea más rápido, pero también afecta al rendimiento general del ordenador.

Aunque Quantum ha demostrado ser más rápido en las tareas cotidianas que el resto, consume más memoria. Además, muchos usuarios siguen prefiriendo la interfaz sencilla de Chrome.

¿Y el más seguro?

Si lo que buscas es una navegación segura, no deberías utilizar ninguno de los anteriormente mencionados. Aunque todos ellos ofrecen ventanas de incógnito parar que lo que hacemos no se almacene ni en la caché ni en el historial, la mejor opción para preservar nuestra privacidad es TOR.

Este navegador, impulsado por el Proyecto Tor, busca cambiar todo el sistema de unrutado tradicional. Con los programas habituales, tu ordenador se conecta a otro servidor pasando por tus proveedores de Internet. A través del sistema Onion, el paquete de información pasa por varios puntos o nodos, cifrando la información a través de distintas capas. El funcionamiento es complejo pero eficiente.

Aunque la navegación a través de TOR es segura y privada, no se trata de un método infalible, y es que también hay que el mensaje original también debe ser cifrado. Eso quiere decir que los investigadores pueden rastrear una dirección navegando en Tor, aunque no les resulta nada fácil. Normalmente este navegador se usa para proteger información importante, aunque también ha sido utilizado para algunos servicios delictivos como el narcotráfico.

Comentarios