Carácter Urbano

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: hola@psicologiaymente.net

Cómo hacer bechamel en 4 fáciles pasos

La bechamel es una salsa básica de la cocina mediterránea. Te enseñamos cómo hacer una bechamel deliciosa en cuatro sencillísimos pasos.
Te enseñamos cómo preparar una bechamel deliciosa en cuatro pasos muy fáciles. | Imagen de: Schaer.com

 

La bechamel es una de esas salsas que no pueden faltar en nuestro recetario. Os mostramos cómo hacer bechamel en cuatro pasos muy fáciles, que puede seguir cualquiera aunque no sea muy hábil con los fogones. 

Esta salsa de origen francés también recibe el nombre de besamel o besamela y, aunque puede acompañar muchos ingredientes sin pasar por el horno, es muy popular en platos gratinados como los canalones o la lasaña.

En cualquier caso, la bechamel es una receta básica de la cocina y se puede lograr con muy pocos ingredientes. El sabor es suave a la par que dulce, por lo que siempre quedarás bien con los comensales… ¡siempre que no sean intolerantes a la lactosa!

¿Qué necesitamos para hacer bechamel?

Como veremos a continuación, se necesita bien poco para hacer una buena bechamel y quizás por eso es tan popular. La base de esta salsa es la roux blanca, que se elabora añadiendo harina a una base grasosa como la mantequilla. En cuanto al tiempo, no nos debería llevar más de media hora.

Los ingredientes son los siguientes:

  • 500ml de leche

  • 40g mantequilla o aceite o margarina

  • 40g harina

  • Sal

  • Pimienta.

  • Nuez moscada (opcional, aunque recomendable).

4 pasos fáciles para hacer bechamel

Vamos con lo importante. Sigue estos pasos y te garantizamos que te saldrá una salsa para chuparse los dedos.

1. Preparamos la leche

Primero vertemos toda la leche en un cazo y la llevamos a ebullición. Cuando la leche rompa a hervir, apartamos el cazo del fuego y lo reservamos para más adelante.

2. Hacemos la roux

Deshacemos la mantequilla o margarina o calentamos el aceite en una sartén. Añadimos la harina y dejamos que se tueste durante unos dos minutos. Vamos dando vueltas a la roux hasta que la salsa vaya adquiriendo un tono dorado.

3. Añadimos la leche

A continuación viene el quid de la cuestión, el paso esencial para hacer nuestra bechamel. Retiramos la sartén del fuego y añadimos el cazo de leche hervida en la salsa. Removemos enérgicamente hasta que quede una mezcla homogénea y suave.

4. Removemos bien

Llevamos la sartén otra vez al fuego y removemos con una espátula o una varilla durante unos cinco minutos, para que la bechamel coja algo de consistencia y no quede demasiado líquida. Añadimos una pizca de sal, una pizca de pimienta y un poco de nuez moscada.

Trucos para una bechamel perfecta

Con estos trucos que te enseñamos ahora serás todo un experto o experta en salsas. Puede que hasta acabes enseñando a otros cómo hacer una bechamel en condiciones.

1. Cómo evitar grumos

Para evitar que se acumulen grumos en la salsa hay que rehogar bien la mantequilla y la harina. Cuando veas que se desprende de las paredes de la sartén es cuando puedes seguir con el siguiente paso. Evidentemente, también es importante remover enérgicamente en cada uno de los pasos.

2. Arreglar una bechamel salada

¿Se te ha ido la mano con la sal? No te preocupes, añade un terrón de azúcar (blanco) y deja que se deshaga en la salsa. Eso debería bastar para contrarrestar la sal.

3. ¿Espesa o ligera?

Los que la quieran más líquida pueden sustituir la harina por harina fina de maíz (maizena). Si lo que deseas es una salsa más espesa, déjala reposar durante diez minutos y a medida que pase el tiempo irá adquiriendo consistencia.

4 ideas perfectas para la bechamel

Si te gusta probar cosas nuevas en la cocina y la bechamel tradicional te parece demasiado simple, te traemos cuatro ideas para dejar a los invitados con la boca abierta.

1. Bechamel con queso

Lo idóneo es utilizar queso cheddar o rallado para acompañar una pizza, por ejemplo. Todo lo que debemos hacer es incorporar el queso cuando añadimos la leche a la mezcla roux.

2. Bechamel light

Si te preocupan las calorías la solución es más simple de lo que piensas: utiliza leche desnatada en lugar de leche entera y cambia la mantequilla por la margarina, que contiene grasas de origen vegetal.

3. Bechamel vegana

Los veganos no pueden o no quieren ingerir nada que tenga origen animal. En caso de que tengamos un comensal vegano, añadiremos leche vegetal y sustituiremos la mantequilla por aceite o margarina de origen vegetal.

4. Bechamel con ajo

Previamente, debemos dorar el ajo en el aceite que sustituiremos por la mantequilla. Ten cuidado de que no se queme o echarás a perder la salsa. Esta receta tiene ese toque sorprendente que estabas esperando.

4 Salsas cuya base son la bechamel

Ya hemos visto la fácil que es preparar una salsa bechamel riquísima y unas cuantas recetas para sorprender a tus invitados. Ahora prepárate para dar el siguiente paso, y es que te presentamos unas cuantas salsas cuya base son la bechamel. Sólo tienes que encajar los nuevos ingredientes.

  • Aurora: Bechamel, salsa de tomate y huevos cocidos.

  • Mornay: Bechamel con queso gruyere rallado, algunas yemas de huevo y nata.

  • Soubisse: Bechamel con más mantequilla y cebolla en juliana

  • Nantua: Bechamel y nata.

¿Intolerante a la lactosa o al glúten?

No hay porqué preocuparse. Aquellos que sean intolerantes a la lactosa o la leche no les siente demasiado bien deben saber que la bechamel se puede elaborar con leches vegetales o de soja. El sabor cambiará ligeramente, pero seguirá siendo igual de suave y quedará perfecto para acompañar pastas, carnes y pescados.

Los intolerantes al glúten simplemente deberán reemplazar la harina de trigo por la de maíz. Los pasos a seguir en la elaboración siguen siendo los mismos. ¿A qué estás esperando para preparar una deliciosa bechamel?

Comentarios