Carácter Urbano

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@oblivionmedia.com

Oclocracia: qué es, definición y 4 ejemplos

La democracia se convierte en oclocracia cuando el pueblo sigue los intereses de un individuo o un grupo minoritario. Te explicamos todo sobre este concepto del griego Polibio.
Secuencia de Los Simpson que ejemplifica una oclocracia. | Imagen de: Los Simpson.

 

La mayoría social coincide en que la democracia es la forma más avanzada y sofisticada de gobierno, pero pocos saben que puede degenerar en oclocracia, también llamado gobierno de la muchedumbre. Explicamos en qué consiste esta degeneración y exponemos algunos ejemplos.

¿Qué es la oclocracia?

El término fue expuesto por el historiador griego Polibio, quien desarrolló una interesante teoría sobre los ciclos de gobierno. Polibio decía que las formas de gobierno son cíclicas, y que cada una de ellas termina cuando degenera en una versión peor de sí misma. La monarquía acaba en tiranía, la aristocracia termina en oligarquía y la democracia degenera en oclocracia, siguiendo ese orden exacto y volviendo a empezar.

Cuando estamos en democracia, el pueblo tiene (o cree que tiene) la voluntad legítima para autogobernarse, pero ese gobierno puede verse influenciado por la voluntad confusa e irracional de cada individuo, y por lo tanto el pueblo carece de capacidad para el autogobierno. En otras palabras, Polibio expresaba que, como pueblo, quizás no estamos preparados para decidir sobre cuestiones políticas.

"Cuando esta [la democracia], a su vez, se mancha de ilegalidad y violencias, con el pasar del tiempo, se constituye la oclocracia”

La voluntad de un individuo se camufla como la “voluntad de todos”, y para conseguirlo, ese mismo individuo utiliza el sector más ignorante de la sociedad. La oclocracia sugiere, por lo tanto, que la mayoría social puede equivocarse, sobretodo si ha sido manipulada por la propaganda de unos pocos.

    Dudas sobre la oclocracia

    Una vez explicado todo esto, hay una serie de dudas que debemos plantearnos, aunque no tienen una respuesta fácil.

    1. ¿Es la oclocracia una forma de democracia extrema?

    La respuesta es: según la perspectiva de cada uno. Es decir, si se celebra una manifestación o una vaga por cualquier decisión política, algunos pueden pensar que el pueblo se ha movido por los intereses de un individuo concreto y que actúa irracionalmente. Sin embargo, la parte manifestante pensará que está en su legítimo derecho de hacerlo y que está ejerciendo la democracia.

    Esto está relacionado con el concepto de argumento ad populum, una falacia que implica que un argumento o afirmación no tiene porqué ser verídica solo porque esté respaldada por la supuesta opinión de la mayoría.

    2. ¿Cómo podemos evitar la oclocracia?

    La respuesta podría ser: fortaleciendo la autoridad del gobierno, escogido democráticamente por la población. Sin embargo, dar demasiado poder a un gobierno podría degenerarlo en dictadura. Por lo tanto, debemos pensar en cuáles son los límites que debemos otorgar al poder establecido.

    3. ¿Cómo se pasa de la democracia a la oclocracia?

    Varios filósofos, entre ellos Rousseau, señalan que se degenera a oclocracia cuando la voluntad general cede ante la voluntad de unos pocos. Como hemos dicho antes, esto se consigue manipulando al pueblo, a través de la propaganda o de los medios de comunicación. Muchos coinciden, no sin cierta razón, que algunos estados actuales disfrazan la oclocracia bajo una falsa máscara de democracia.

    4 ejemplos de oclocracia

    1. Quema de brujas

    El perfecto ejemplo es la quema de brujas en la Edad Media o los juicios por brujería de Salem. Existía la creencia popular de que muchas mujeres utilizaban artes oscuras para sus propios intereses o para perjudicar a una parte de la población. El pueblo dejó a un lado la lógica y se convirtió en una clara oclocracia.

    2. Tercer Reich

    Podríamos afirmar que la oclocracia es el punto de partida de los regímenes totalitarios. El objetivo de Adolf Hitler al instaurar el tercer Reich era conseguir un cambio social, pero también invadir otros países. Hitler fue el primer dictador en aprovechar todo el potencial de su maquinaria propagandística para hacer creer a la población que, para que Alemania prosperase, era necesario eliminar sistemáticamente a la clase judía y acabar con el comunismo.

    3. Dictadura del proletariado

    De la misma forma, podríamos decir que la Rusia comunista, y por lo tanto el comunismo en su totalidad, es una forma de oclocracia. Unos pocos individuos, con unos intereses concretos, convencen al pueblo para que elimine la burguesía e instaure la dictadura del proletariado. Es fácil que ese proceso se lleve a cabo de una manera irracional.

    4. Sociedades extremistas musulmanas

    La oclocracia está presente en muchas sociedades modernas y un claro ejemplo lo encontramos en algunas sociedades musulmanas que siguen dogmas y creencias faltas de toda lógica. En este sentido, la Sharia o lapidación de las mujeres adúlteras e infieles sigue siendo una realidad, cuando entra en conflicto directo el sentido común o el propio instinto de supervivencia como especie.

    “Del fracaso de la tiranía nace la aristocracia. El pueblo, cansado de las injusticias de los aristócratas, puede establecer la democracia; pero si el pueblo desprecia las leyes, las leyes engendra el gobierno denominado oclocracia”

    Esta frase de Polibio sigue invitando a la reflexión.

    Loading ...
    Comentarios