Carácter Urbano

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@oblivionmedia.com

Diferencias entre estado de alarma, de sitio, de excepción y toque de queda

Descubre las diferencias y similitudes entre estos conceptos fundamentales de política.
Descubre las diferencias entre el estado de sitio, alarma, excepción y el toque de queda. | Imagen: Kin Cheung.

 

Incluso en democracia, puede llegar un momento en que una causa de fuerza mayor, provoque que el gobierno de un territorio limite los derechos y garantías individuales de sus ciudadanos hasta que que restablezca la normalidad que reinaba.

Cualquiera de los tres estados excepcionales, además de medidas como el toque de queda, deben comunicarse inmediatamente por todos los medios de comunicación social. Se debe certificar a la audiencia cuáles son las limitaciones que deben seguir y las características de cada estado. Igualmente, tanto la declaración como el levantamiento de estas situaciones excepcionales ha de publicarse en el diario oficial de cada país.

Estado excepcional: suspensión de derechos y libertades fundamentales

La posibilidad de una suspensión (que no “supresión”) de derechos queda declarada cuando se decreta un estado excepcional. Suspender derechos significa que éstos quedan paralizados durante un tiempo y que se podrán volver a gozar cuando quede estipulado; y se fundamenta en la necesidad de poseer las medidas de control adecuadas para superar situaciones inusuales que hagan peligrar el orden constitucional establecido.

Sea como sea, se trata de medidas temporales y reversibles cuyo propósito es volver a la situación anterior a su puesta en marcha. Estas disposiciones son adoptadas cuando las autoridades y fuerzas de seguridad no disponen de los medios que aseguren restaurar y garantizar los derechos de la ciudadanía.

Debido a la delicadeza que supone recortar algunos de los derechos y libertades básicas durante un estado excepcional, se castigará penalmente a los cargos responsables que hagan un uso injustificado o abusivo de las facultades que por Ley tienen otorgadas; por ejemplo, violar los derechos no afectados en estas situaciones.

La declaración de estado excepcional puede ser para un país entero, un territorio dentro de un país o una ciudad. Por otra parte, es también posible que sea para una o varias personas a título individual.

Hay 3 tipos posibles de estados excepcionales: de alarma, de sitio o de excepción; durante los cuales, el gobierno vigente debe mantenerse en el poder hasta que pase la crisis, con tal de asumir las responsabilidades pertinentes en lo que alguna de estas etapas pueda prolongarse.

Veamos cuáles son los rasgos característicos de los tres estados excepcionales para no confundirlos entre ellos y saber cuándo se pueden aplicar:

Estado de alarma

Se ordena declarar el Estado de alarma cuando una catástrofe natural asola una región, los servicios públicos quedan comprometidos gravemente y se dan crisis alimentarias u ocurren cortes de agua, luz o gas.

Los efectos del Estado de alarma se extenderán a toda la demarcación territorial que quede incluida en la declaración; aunque en principio, no se suspende o retira ningún derecho, sino que se retira o limita.

El gobierno de dicho territorio decreta su implantación y, según la magnitud de la tragedia, no durará más 15 días. A lo largo de estas semanas, se recomienda permanecer a resguardo en el hogar y evitar salir.

Estado de sitio

Entendemos por Estado de sitio aquella crisis que afecta al funcionamiento de un sistema político y que se impone para salvaguardar la supervivencia de un estado. Los supuestos para este Estado son más graves, ya que está motivado por desórdenes públicos en las calles o revueltas militares que tratan de derrocar las instituciones públicas, políticas o constitucionales.

A diferencia del Estado de alarma, la duración del Estado de sitio no está prevista (puede durar semanas o meses); aunque, en un principio, no podrá prorrogarse más allá de lo estipulado inicialmente. Igual que en los otros casos, debe determinarse cuál será el ámbito territorial al que se aplique, sus condiciones y la duración.

Los derechos perjudicados en un Estado de sitio son los mismos que en un Estado de excepción,  pero también se restringen otros dos: el derecho del detenido a conocer los motivos de su detención (no se le informa) y su no obligación a declarar (debe hacerlo).

Estado de excepción

Se proclama por una grave crisis que desborda los servicios públicos y causa importantes alteraciones del orden público. Si las Fuerzas de Seguridad no pueden contener los altercados, se suspenderán los derechos de los ciudadanos para restaurar el equilibrio.

Dichos desórdenes suelen prolongarse mucho en el tiempo e ir en escalada, es decir, que se agravarán con respecto al momento en que comenzaron. Como en los casos anteriores, hay que estipular cuáles son los efectos del Estado de Excepción, a qué territorios se circunscribe y la duración del mismo, que puede ser prorrogable.

En caso de haber implicadas bandas armadas o células terroristas, se podrán suspender los derechos de las personas en general o específicamente, de individuos concretos a los que sea de interés investigar; en cuyo caso se requerirá la intervención judicial y el control del gobierno para llevarlo a cabo.

Derechos afectados por el Estado de sitio y de excepción

Con tal de confirmar la recuperación de una pronta normalidad, en algunos países se interrumpen derechos como los siguientes para garantizar el bien común mayor:

El derecho a la libertad

Un acusado puede ser desprovisto de este derecho si se considera oportuno y siempre que lo avale ley.

Duración de una detención

Si la causa está justificada, el detenido puede permanecer más horas de las requeridas. Además, si se considera oportuno, no se le informará de los cargos por los que se le está investigando y se le obligará a declarar cuando se le convoque (ambas condiciones son exclusivas del Estado de sitio).

La inviolabilidad del domicilio

Algo tan propio como nuestro hogar puede ser registrado sin que haya una orden que lo certifique. Nota: si no es durante un Estado de sitio o excepción, se necesitará una orden de registro.

El secreto de las comunicaciones, en jaque

La intervención de las líneas de teléfono o de la correspondencia también son una posibilidad cuando se declara un Estado de sitio o de excepción.

No salir del territorio

Restringir vuelos o cortar carreteras son otras medidas para evitar que nadie entre ni abandone un territorio cuando se decreta una de estas situaciones de excepción.

Secuestro de publicaciones

Ahora que es tan habitual utilizar las redes sociales para difundir ideas o pensamientos, es posible que se prohíba explícitamente su uso para tales fines; así como impedir emitir a las cadenas de televisión y demás medios como posibles vías de propaganda.

Derecho de reunión o a manifestarse

Aunque sea con fines pacíficos, mientras se mantenga un Estado de sitio o de excepción, no se contempla la posibilidad de reunión de los trabajadores de una empresa. Tampoco la convocatoria de manifestaciones o protestas en las calles, debido al intento por garantizar la seguridad.

Derecho a huelga

Los trabajadores tampoco podrán apoyar una huelga laboral y deberán acudir a su puesto de trabajo mientras se permita circular por las calles o permanecer en sus hogares.

¿Qué es el toque de queda?

El toque de queda es una de las órdenes que se pueden implantar en los estados mencionados. Se define como un mandato que insta a los habitantes de un territorio a no salir a las calles a partir de cierta hora hasta que se permita volver a hacerlo, generalmente (aunque no siempre) por la noche hasta primera hora de la mañana.

Los motivos que respaldan un toque de queda son cerciorarse de mantener a la población a salvo mientras éste tenga efecto, con tal de protegerlos de alguna amenaza: la búsqueda de un delincuente fugado, el apogeo de bandas criminales que actúan por la zona o la existencia de disturbios en las calles; aunque puede decretarse un toque de queda por las consecuencias de una catástrofe natural (árboles o edificios a punto de caerse o torres de alta tensión en mal estado).

No se contemplan excepciones para un toque de queda, pues todo el mundo que viva en la zona comprometida estará obligado a cumplirlo; de lo contrario puede ser multado o incluso ser sentenciado a pena de cárcel.

Comentarios