Carácter Urbano

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@oblivionmedia.com

Las 8 diferencias entre liberales y conservadores

Buscamos las ocho diferencias básicas entre liberales y conservadores, dos corrientes políticas antagónicas que se disputan el poder en el ámbito político, social y económico.
Las diferencias más notorias entre liberales y conservadores. | Imagen de: Redalertpolitics.com

 

El mundo político siempre se ha dividido, de una manera u otra, entre liberales y conservadores. Dos ideologías enfrentadas que han ocupado el poder de la res pública de manera cíclica. Toman varios nombres, como la izquierda y la derecha, aunque en esencia sigue siendo lo mismo

A continuación repasamos las principales diferencias entre estas dos mentalidades antagónicas de la política global. Por supuesto, debemos destacar que no todo se resume entre liberalismo y conservadurismo, y es que también existen otras corrientes importantes como el autoritarismo o el anarquismo.

¿Qué es el liberalismo?

La principal característica de los liberales es que buscan limitar al máximo la intervención del estado en el individuo. Que cada uno sea libre de ejercer sus derechos, siempre entre los límites de unas directrices. Se trata, pues, de una filosofía diametralmente opuesta al autoritarismo y la extrema derecha, que busca el amparo de un estado férreo y controlador.

Por otro lado, defiende la democracia representativa, es decir, que los ciudadanos tengan su representación en el parlamento a través de los partidos políticos. En algunos casos, el liberalismo es sinónimo de republicanismo, por lo que la figura de un rey (soberano por la gracia de Dios) es completamente prescindible.

Liberalismo social vs económico

Aunque nació bajo una misma disciplina política, en la actualidad no tiene sentido poner en un mismo saco al liberalismo social y al liberalismo económico. Como ya hemos indicado, el social trata de priorizar las libertades individuales. El segundo, sin embargo, está más relacionado con el concepto de libre mercado.

El resultado es que los defensores del liberalismo económico sienten más afinidad por una política social conservadora. Esta suerte de crisis interna es muy típico de la izquierda, que siempre invita a la discrepancia interna en cada uno de los aspectos políticos.

¿Qué es el conservadurismo?

En cuestiones políticas, los conservadores persiguen la perpetuidad de una sola institución o grupo determinado en el poder político. Es frecuente que estos grupos defiendan la tradición y la religión como valores absolutos de la sociedad. Por este motivo, los grupos conservadores se muestran contrarios a las nuevas ideas que ponen en entredicho esos valores, como el aborto o la homosexualidad.

8 diferencias básicas entre liberales y conservadores

Repasamos las principales diferencias entre estos dos pensamientos, en función de si hacen referencia a cuestiones sociales y políticas o cuestiones económicas.

1. Cuestiones sociales

Empezamos por las divergencias en los aspectos que afectan al conjunto de la sociedad.

1.1 Valores y libertades

El valor básico para un liberal es la libertad del individuo, libertad de acción y pensamiento siempre entre los márgenes de una legalidad. Por tanto, los liberales siempre han sido férreos defensores de los derechos humanos, mientras que sus opositores se han preocupado por otros asuntos sociales y han defendido los valores colectivos.

1.2 Religión

Históricamente, el liberalismo se ha opuesto a las instituciones religiosas porque entiende que no son necesarias para el desarrollo de la sociedad. Por el contrario, el conservadurismo quiere preservar la religión y entiende que se trata de una institución que garantiza la moral del individuo y la unidad familiar.

1.3 Estructura social

Aunque hay muchos casos, los partidos conservadores prefieren una estructura social diferenciada. Cada unidad familiar debe ocupar un lugar en la sociedad en función de su éxito económico (que por otra parte, está sujeto al estado). Los liberales tienden a promover políticas para difuminar esa estructura.

1.4 Individuo y familia

Por los liberales, el individuo es la mínima expresión del conjunto de la sociedad. Por el contrario, el conservadurismo tiende a utilizar conceptos como «nación» o «familia», considerando que la sociedad es más fuerte si se ampara bajo en único colectivo. La máxima expresión de esta idea es el fascismo, una forma de conservadurismo radical.

1.5 Nacionalismo e internacionalismo

El concepto de «nación» es de gran importancia para la política más conservadora. Esa nación engloba valores compartidos e identitarios que deben ser defendidos. La corriente liberal rechaza frontalmente esas fronteras autoimpuestas y enfoca su pensamiento hacia la política internacional o supranacional (una gran entidad que dirija todas las naciones).

1.6 Estado y democracia

En este punto debemos señalar que no todos los sectores conservadores proclaman lo mismo. Hay partidos políticos que han sido tildados de conservadores y defienden a capa y espada valores democráticos.

No obstante, es cierto que, históricamente, el conservadurismo se ha amparado bajo la idea de un estado que imponga las directrices a la población. Por contra, el liberalismo se inclina por la participación democrática del conjunto de la ciudadanía, sea cual sea el objeto que se está debatiendo.

2. Cuestiones económicas

En este punto debemos hacer una aclaración sobre la nomenclatura. A continuación no nos referimos a liberalismo económico (corriente defensora del libre mercado), sino de los aspectos que defienden los partidos más liberales y progresistas en la economía.

2.1 Sector privado y público

Para los conservadores, el sector privado puede proporcionar gran parte de los servicios y de manera más eficiente (educación, sanidad o transporte). En cambio, el liberalismo potencia los servicios públicos para que estén al alcance de cualquier individuo y sean de calidad.

2.2 Reparto de la riqueza

Aunque esta diferencia no se presenta de forma explícita, los liberales no ven con buenos ojos la creciente brecha entre ricos y pobres. Aunque la eliminación de clases es un objetivo utópico (véase comunismo), siempre se puede buscar un reparto más equitativo. En este sentido, el liberalismo tiene en cuenta los colectivos desfavorecidos o introduce conceptos como el de la renta mínima.

Comentarios