Carácter Urbano

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@oblivionmedia.com

¿Cómo se crea el dinero bancario y quién lo hace?

Os explicamos, de forma fácil, cómo se crea el dinero bancario y quién lo hace. Descubrimos algunos datos alarmantes sobre el sistema monetario actual y su peso en la economía.
El dinero bancario constituye el 97% de la economía mundial. | Imagen de: Getty.
 

Aunque hay parte de la sociedad que se niega a aceptarlo, el dinero rige nuestras vidas. Por ese motivo, trataremos de entender cómo se crea el dinero bancario y quién lo hace. Para lograr este objetivo, primero debemos entender lo que es el dinero y cómo afecta nuestras vidas.

¿Qué es el dinero bancario?

En primer lugar, debemos diferenciar entre el dinero físico y el dinero bancario. El primero es ese que podemos almacenar en nuestra cartera y que nos permite realizar transacciones con el panadero de la esquina. El segundo consiste en algo más intangible.

El dinero bancario es el que aparece en la pantalla de los cajeros, la cifra de la que disponen las entidades bancarias y las administraciones. Este dinero digital, el de los depósitos bancarios, constituye en la actualidad el 97% de la economía. En resumen: la mayoría del dinero en el mundo es solo una cifra.

Sin embargo, esa cifra es la que marca nuestra macroeconomía y la que condiciona las decisiones políticas, y por ende nuestra vida diaria.

    ¿Cómo se crea?

    Cuando alguien se quiere comprar una casa nueva o un coche nuevo, por norma general no dispone del efectivo suficiente para entregarlo al vendedor. En algunas ocasiones tampoco dispone del dinero suficiente en su cuenta corriente, y es entonces cuando acude a los bancos, los grandes responsables de la creación del dinero.

    Cuando el cliente solicita el préstamo en el banco, y la entidad se lo concede, es el momento en que se crea el dinero nuevo. Se trata de la nueva cifra en circulación, la cantidad que el cliente debe devolver con el tiempo y con los correspondientes intereses (los beneficios que obtiene el banco). Cada vez que se concede un préstamo, se crea dinero.

    De la misma manera, cuando cobramos nuestro salario por trabajar no nos entregan un fajo de billetes (salvo en algunas ocasiones), sino que la cifra de nuestra cuenta corriente crece. Ese dinero está disponible para nosotros y se puede obtener físicamente a través del cajero. No obstante, si todo el mundo decidiese retirar su dinero del banco, sucedería lo inevitable: no existe dinero físico suficiente para todo el mundo.

    ¿Quién lo hace?

    Como hemos visto, los bancos, a través de préstamos, crean dinero de la nada. De esta manera las entidades han hecho crecer la economía un 11,5% cada año en los últimos 40 años. La conclusión es que cada vez hay más dinero, aunque sea ficticio. Sin embargo, los clientes y entidades también han generado deuda.

    La deuda: la otra cara de la moneda

    Al conceder préstamos no tan solo a los clientes sino a las administraciones y grandes corporaciones, los bancos han generado una colosal deuda que ha desembocado en el estallido de la crisis financiera o Gran Recesión. ¿Y a quién le deben los bancos el dinero generado para hacer el préstamo? Al Banco Central Europeo o la Reserva Federal en Estados Unidos, entre otras entidades.

    El sistema monetario actual añade el concepto de los intereses. Los intereses que impone el banco hacen que la deuda total sea mayor que el préstamo. Eso hace que sea prácticamente imposible que todas las deudas del mundo sean pagadas.

    Los diez países más endeudados del mundo son: Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Alemania, Japón, Italia, Países Bajos, España, Irlanda y Luxemburgo. No obstanto, la mayor parte de economías del mundo han generado una deuda que no podrán devolver nunca, a menos que sea perdonada. En la mayoría de casos, su deuda total es más que su producto interior bruto.

    Esa cifra urgente que los gobiernos deben devolver hace que se destinen gran parte de los presupuestos de estado a reducir deuda. Por lo tanto, esos recursos no serán destinados a la sociedad, que a su vez no tendrá recursos suficientes ni para plantearse un préstamo.

    Loading ...
    Comentarios