Carácter Urbano

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@oblivionmedia.com

Los 10 tipos de dinosaurios (y sus nombres)

A lo largo de varios periodos que abarcaron millones de años de evolución, existieron diferentes tipos de dinosaurios que compartían características con especies anteriores, contemporáneas y posteriores de su misma clase.
Los tipos de dinosaurios que habitaban la Tierra antes de su extinción. | Disponible en: phandroid.com

 

Viajemos más de 65 millones de años atrás en el tiempo para conocer cómo se organizan los diferentes tipos de dinosaurios terrestres, voladores y acuáticos que se han descubierto después de un siglo desenterrando sus huesos fosilizados y cuáles son sus nombres.

Saurisquios y ornitisquios: los dos grandes tipos de dinosaurios

Antes de proceder con la categorización de los dinosaurios más emblemáticos de cada subfamilia, conviene que nos detengamos para hablar del primer taxón que permitirá después organizar a estos saurios en cada suborden.

De acuerdo con esto, los dinosaurios se distinguen en dos grandes órdenes en función de la morfología de su cadera.

Ornitisquios, cadera de ave

Se considera que forman parte de los ornitisquios aquellos dinosaurios con cadera muy similar a la de las aves actuales, con los huesos púbicos apuntando para atrás. No obstante, es un rasgo que los emparenta indirectamente, ya que los plumíferos que coexisten con nosotros en realidad descienden del siguiente gran grupo.

Los ornitischia eran dinosaurios herbívoros, dotados de fuertes dientes molares para triturar las hojas de helechos y árboles. De comportamiento pacífico, solían agruparse en manadas de varios miembros, para protegerse del azote de los depredadores. Por ello, estos saurios superaban en proporción de especies y número de ejemplares a los saurisquios.

Dentro de esta gran familia había dinosaurios cuadrúpedos de gran tonelaje, aunque se incluyen también especies que tenían patas delanteras funcionales, lo que les permitía optar por un desplazamiento bípedo.

Saurisquios, cadera de lagarto

Se ha catalogado en el suborden saurischia a los tipos de dinosaurios con cadera más parecida a la de los lagartos reptantes que conocemos ya que, a diferencia de los anteriores, sus huesos púbicos apuntaban hacia delante.

Como decíamos, una parte de los saurisquios (los llamados “aviares”) dejaron su marca en la evolución, ya que los pájaros que surcan nuestros cielos son parientes directos de esta clase de dinosaurios. Es importante recalcar que entre los saurisquios había carnívoros grandes y pequeños, así como herbívoros de gran tamaño.

6 tipos de dinosaurios terrestres y algunos nombres

Dentro de las dos grandes categorías, los tipos de dinosaurios terrestres se organizaron dentro de varias familias, según los rasgos físicos compartidos en cada una. De este modo, encontramos:

1. Saurópodos

Los animales más grandes que han pisado el planeta. Pertenecientes a los saurisquios, son los dinosaurios que coloquialmente se conocen como “de cuello largo” o “cuellilargos”, reconocibles por su esbelto cuello coronado por una diminuta cabeza. Muchas especies (no todas) contaban con una larga cola que podían usar como látigo en caso de sufrir emboscadas.

Los saurópodos se juntaban en rebaños de varios miembros para protegerse en caso de ataque.

1.1. Brachiosaurus

Probablemente uno de los nombres de dinosaurio más reconocibles, gracias a su aparición en la saga Jurassic Park. Este gran saurópodo del Jurásico llegaba a medir 23 metros de longitud y entre 10 y 15 metros de alto.

1.2. Apatosaurus

Otro dinosaurio de cuello largo y colosal tamaño. El Apatosaurus alcanzaba 25 metros, aunque su altura era de poco más de 5 metros, ya que a diferencia del anterior casi no podía erguir el cuello, por lo que lo sostenía en paralelo al suelo, alineado con el lomo y la cola. 

1.3. Diplodocus

También llamado “Brontosaurus”, el Diplodocus es otro de los nombres de dinosaurio que más nos suenan desde pequeños. Como curiosidad, los expertos descubrieron que, para poder digerir las hojas depositadas en su estómago, el Diplodocus tragaba piedras para triturarlas.

Una variedad de Diplodocus que se encontró, catalogada como ‘Hallorum’, medía 40 metros de largo, pero lo común era que llegaran a los 25 - 27.

2. Terópodos

Los terópodos eran saurisquios bípedos cuyas extremidades delanteras habían evolucionado en zarpas cortas, mientras que sus patas traseras eran fuertes y ágiles para correr tras las presas. De hecho, el nombre de este tipo de dinosaurios terrestres significa “pie de tres dedos”, en alusión a las reveladoras huellas que delataban sus garras traseras, de tres apéndices dactilares y largas uñas.

Todos los terópodos seguían una alimentación carnívora, si bien se abrió el debate de que podrían haber recurrido a la carroña durante la escasez de presas. Cazadores por naturaleza, eran dinosaurios solitarios que podían llegar a cooperar en bandadas de pocos individuos para abatir a un dinosaurio mayor.

2.1. Tyrannosaurus - Rex

A pesar de sus 12 ó 14 metros de largo y casi 6 de alto, el T-Rex no fue el más grande de los supercarnívoros, pero tenía la mordedura más potente de los de su clase, gracias a unos músculos mandibulares excepcionales.

2.2. Allosaurus

Una versión más ligera del Rex, pero con garras funcionales que usaba para atrapar. El Allosaurus tenía el cuello alargado y una distintiva protuberancia sobre su hocico que tal vez sirviera como reclamo para atraer a las hembras. Medía 12 metros de longitud y aproximadamente 3 de alto. 

2.3. Spinosaurus

Fue el mayor carnívoro que ha hollado la Tierra. El Spinosaurus (15 metros de largo) poseía una enorme vela en su lomo con la que probablemente se exhibiera y amedrentase a los competidores. Estaba dotado de un largo hocico armado de dientes cónicos, atributos que los paleontólogos están convencidos de que le servían para pescar peces.

Contrariamente a cómo lo vimos en Jurassic Park III, el Spino pasaba más tiempo dentro del agua que fuera y, cuando salía, utilizaba las cuatro patas para caminar, así que raramente se erguía.

3. Tireóforos

Del tipo ornitischia, dentro de los tireóforos se encuentran tres tipos de dinosaurios terrestres distintos (escelidosaurios, estegosáuridos y anquilosauriomorfos), todos ellos con el lomo cubierto de placas. Las últimas dos de estas subclases evolucionaron de antepasados bípedos que fueron adquiriendo una posición cuadrúpeda por el peso de su robusto armazón.

Por un lado, a los estegosáuridos se les llamó “dinosaurios con placas”, en alusión a la doble fila de placas que recorrían desde el cuello hasta la punta de la cola y que les serviría para regular la temperatura corporal, pero también para exhibirse ante potenciales parejas.

3.1. Stegosaurus

El dinosaurio más representativo de este orden. Como defensa, la cola de los Stegosaurus contaba con afiladas púas con las que infligían daños a veces mortales a sus atacantes. Creen los expertos que tenía uno de los cerebros proporcionalmente más pequeños del reino animal: de los 7 metros de longitud que alcanzaba, el cerebro no superaba el tamaño de una nuez.

Los anquilosauriomorfos, por su parte, eran robustos y lentos, pero armados hasta los dientes. Los predadores debían pensárselo muy bien a la hora de atacar a uno de estos herbívoros acorazados, que además contaban con una pesada porra al final de la cola.

3.2. Ankylosaurus

Este tanque de cuatro patas medía hasta 10 metros de longitud, y tenía la cabeza y la espalda cubiertas de placas huesudas que le protegían de las fauces de sus cazadores.

3.3. Euoplocephalus

Muy parecido al Ankylosaurus, pero de menor tamaño (6 metros).

4. Ornitópodos, ceratopsios y paquicefalosaurios

Tres clases para referirse a tres tipos de dinosaurios emparentados entre ellos y pertenecientes a los ornitisquios.

En primer lugar, los ornitópodos más pequeños eran de las clases Hypsylophodontidae y Heterodontidae, definidas así según su dentadura. Se trataba de herbívoros bípedos y muy ágiles, dotados de grandes ojos para vigilar que no hubiera depredadores al acecho.

De los ornitópodos más pequeños evolucionó una vertiente mucho mayor, la Iguanodontia. Estas formas de vida se situaban a medio camino entre la categoría anterior y la siguiente. Este es el ejemplar más icónico:

4.1. Iguanodon

Enorme herbívoro cuadrúpedo de 10 metros que podía erguirse sobre los cuartos traseros y cuyos pulgares eran potentes garras con las que se protegía si le atacaban.

Otra variante de los ornitópodos la conformaban los hadrosaurios (dinosaurios con pico de pato), como:

4.2. Parasaurolophus

De 10 metros de largo, tenía una larga cresta hacia atrás que lo hacía inconfundible. Otros, como el Corythosaurus o el Lambeosaurus tenían el cráneo decorado con crestas de formas diferentes.

Por su parte, los cerapodos evolucionaron de una ramificación que se escindía de los ornitópodos. Pertenecen a esta subfamilia los dinosaurios cuadrúpedos con cuernos en la cabeza y en el hocico, pico puntiagudo y una gran placa ósea en la zona occipital del cráneo.

4.3. Triceratops

Con sus 9 metros de largo y su par de cuernos en la parte frontal de la cabeza, es el ejemplo perfecto de esta categoría. Otros congéneres similares eran el Pentaceratops, el Torosaurus, o el Chasmosaurus, cada uno con una placa craneal diferente.

Finalmente, los últimos ornitisquios son los paquicefalosaurios, dinosaurios bípedos, de alimentación herbívora y con cráneo reforzado en forma de casco, elemento defensivo ante cualquier amenaza.

4.4. Pachycephalosaurus

De 8 metros de longitud y unos 3 de altura, el Pachycephalosaurus se preparaba para el ataque bajando la cabeza y embistiendo propulsado a toda velocidad.

4.5. Stygimoloch

El Stygimoloch medía 3 metros de longitud y apenas 1 de altura. Su rasgo más notable era que su cráneo en forma de cúpula estaba adornado por una corona de huesos puntiagudos que también utilizaba para impresionar a los de su especie.

3 nombres de dinosaurios voladores 

Los dinosaurios también fueron los amos y señores de los cielos.

5. Pterosaurios

Si bien es un error hablar de dinosaurios voladores (lo correcto sería “reptiles voladores”, aunque tampoco es cierto, pues más bien planeaban), los pterosaurios conformaban la gran familia de estas especies, todas ellas con los huesos huecos para poder levantar el vuelo.

De alas membranosas adheridas a los brazos, cuando los pterosaurios estaban posados en tierra, éstas quedaban recogidas y se servían de los brazos para caminar. Se alimentaban de peces, aunque no se negaban a rapiñar.

5.1. Pteranodon

Hasta 7 metros de envergadura con las alas extendidas, pico para pescar y una alargada cresta en la parte posterior del cráneo.

5.2. Dimorphodon

Pequeño pterosaurio, de 2 metros de envergadura y cuerpo de 1 metro. En contraposición a otros colegas alados, el Dimorphodon estaba provisto de dientes.

4.3. Ornithocheirus

Uno de los dinosaurios voladores más grandes que jamás surcó los cielos, de 12 metros de envergadura y cuerpo de casi 5 metros.

3 nombres de dinosaurios acuáticos

Algunas especies de dinosaurios se adaptaron para sobrevivir bajo las aguas que bañaban la Tierra antes de la separación de los continentes.

6. Plesiosaurios

Uno de los tipos de dinosaurios acuáticos, reconocibles por su largo cuello y cuerpo pequeño provisto de cuatro aletas para propulsarse bajo el agua y una cola corta.

6.1. Elasmosaurus

El dinosaurio marino más icónico de esta subfamilia, que medía unos 6 metros de largo. Como curiosidad, se dice que “Nessie”, el habitante incierto del Lago Ness, sería un eslabón perdido de este tipo de dinosaurio acuático.

7. Ictiosaurios

Parecidos a los delfines que nadan por los mares hoy en día, aunque el parentesco no acaba de quedar claro para muchos. Curiosamente, estos reptiles marinos debían salir a la superficie para respirar y parían a las crías de forma vivípara.

7.1. Ophthalmosaurus

Llamados así por sus grandes ojos, los Ophthalmosaurus tenían un pico alargado para atrapar peces, una aleta caudal parecida a la de los tiburones y una cola con la que se propulsaban bajo el agua.       

8. Pliosaurios

Los dinosaurios marinos más grandes de los que se tiene constancia. La apariencia de estos monstruos de agua era diferente a los que hemos visto, ya que tenían un cuello mucho más corto y fuerte e imponentes fauces de dientes serrados. Se alimentaban de otros dinosaurios, marinos y terrestres si tenían la ocasión; a los que cazaban cuando se acercaban demasiado a sus dominios.

8.1. Liopleurodon

El terror de los mares durante el Jurásico. El Liopleurodon fue un dinosaurio marino depredador, con un cráneo grande en comparación con el resto del cuerpo, dotado de grandes fauces para apresar sus capturas, a las que acechaba desde el oscuro abismo.

Comentarios