Las 12 diferencias entre células eucariotas y procariotas

Te presentamos un listado detallado de las diferencias entre células eucariotas y procariotas, los dos tipos de estructura más básica para la vida en la Tierra.
Te presentamos las diferencias básicas (y no tan básicas) entre células eucariotas y procariotas.
Te presentamos las diferencias básicas (y no tan básicas) entre células eucariotas y procariotas. | Imagen de: The 3 cats.

 

La estructura más básica de la que todos los seres vivos se componen se denomina ‘célula’, que es a partir de la cual surge la vida. Poco a poco, la ciencia ha ido descubriendo más acerca de cómo se relacionan las células entre ellas para crear organismos más complejos y de cómo se comportan estas diminutas criaturas, además de los diferentes tipos. Por ello, dedicaremos este artículo a explorar cuáles son las diferencias entre células eucariotas y procariotas.

12 Diferencias entre células eucariotas y procariotas

Los dos grandes grupos en los que se dividen estas unidades básicas lo forman las células procariotas y eucariotas, que cuentan con rasgos que las distinguen entre ellas.

1. Antigüedad

La primera de las diferencias entre células eucariotas y procariotas la encontramos en su origen. Como su nombre indica, las células procariotas son unidades más básicas que las eucariotas (el prefijo ‘proto’ ya nos da una idea de que se trata de seres vivos vetustos). Por el contrario, las células eucariotas son un paso más allá en la evolución de las procariotas.

Se calcula que entre la aparición de unas y otras células habría casi 2000 millones de años de separación, 1.700 siendo exactos.

2. Un citoesqueleto compuesto de proteínas diferentes

Aunque es un elemento común en las células, como veremos más adelante, el citoesqueleto de las eucariotas está compuesto por orgánulos complejos (microtúbulos y filamentos proteínicos); mientras que el que pertenece a las procariotas consta de proteínas más elementales.

3. Tamaño y forma

Si disponemos de un microscopio, podremos ver que, por su complejidad, las células eucariotas son de mayor tamaño que las procariotas.

Otra de las diferencias que encontramos entre estas dos clases de células, yace en su forma: las procariotas son más alargadas y tubulares, mientras que las eucariotas tienden a ser más redondeadas.

4. Maneras de almacenar el material genético

Nuevamente, podemos apreciar diferencias entre células eucariotas y procariotas si atendemos a las características relacionadas con el almacenamiento de su material genético. En primer lugar, en las células procariotas, al ser unidades más primitivas, éste aparece disperso a lo largo del citoplasma; mientras que en las eucariotas permanece compartimentado dentro del núcleo.

5. Diferente número de cromosomas

Por su condición de más elementales, las células procariotas contienen un único cromosoma, mientras que las eucariotas poseen incontables cromosomas.


6. Composición de la membrana plasmática

Aunque su función es la misma (separar el interior de la célula del exterior), otra de las diferencias entre células procariotas y eucariotas más definitorias está en la composición interna de una de sus partes.

En esta ocasión, su disimilitud remite a la composición de esta estructura: la membrana plasmática de las procariotas está formada a partir de mureína o peptidoglicano (como la pared de muchas bacterias); mientras que en las otras, está hecha de fosfolípidos.

7. Flagelos de complejidad variada

Los flagelos (estructuras celulares que favorecen el movimiento) constituyen otra de las diferencias entre células eucariotas y procariotas de mayor notabilidad. Las procariotas cuentan con flagelos muy sencillos, hechos a partir de una proteína básica, a modo de “cola” o “timón”. En cambio, los flagelos eucariotas están formados de varias cadenas de proteínas y microtúbulos.

8. Nucleoide y núcleo

Probablemente este sea uno de esos rasgos que otorga una de las mayores diferencias entre células eucariotas y procariotas, y que tiene que ver con el núcleo celular.

Las procariotas carecen de núcleo, provocando que los orgánulos estén diseminados por el interior de la célula en lo que se denomina “nucleoide”. En cambio, las células eucariotas contienen un núcleo con una membrana celular que permite recoger los orgánulos más importantes, que contienen la información del ADN (aparato de Golgi, retículo endoplasmático y lisosomas, entre otros).

9. El ADN se ordena de forma distinta

Como consecuencia del anterior punto, damos con otra de las diferencias entre células procariotas y eucariotas en la forma de almacenar el material genético.

En el primer caso, al tratarse de grupos celulares más antiguos, el ADN se almacena dentro del nucleoide. Éste, al no disponer de membrana celular, no se puede considerar una estructura en sí, como lo sería el núcleo propiamente dicho.

Sin embargo, en las células eucariotas, el ADN sí que está contenido dentro del núcleo, que al tener membrana celular, permite distinguir la estructura del resto del interior de la célula.

10. Forma de reproducirse

Si atendemos a su forma de reproducción, encontramos que las procariotas son consideradas células asexuales: únicamente multiplican su ADN para que éste pase, mediante fusión nuclear, a formar un nuevo individuo.

En cambio, las eucariotas, aunque persiguen el mismo objetivo (transmitir su ADN), lo hacen siguiendo un proceso de mitosis o meiosis, según se trate de células de origen animal o vegetal.

11. Ausencia o presencia de mitocondrias

Las células procariotas no cuentan con mitocondrias, un tipo de orgánulos imprescindibles para la respiración de la célula, básicos en las eucariotas. En su lugar, las procariotas tienen una serie de enzimas que se encargan de oxidar las moléculas.

12. Forman organismos diferentes

Finalmente, la última de las diferencias entre células eucariotas y procariotas, tiene que ver con la función más elemental que tienen asignada: la creación de organismos superiores.

En en el caso de las células procariotas, éstas forman organismos unicelulares, como las bacterias, los seres más básicos de la naturaleza. En cambio, las células eucariotas producen seres de mayor complejidad celular: hongos, plantas o animales, entre otros.


Existen diferencias entre células eucariotas y procariotas, pero también similitudes

Aunque su naturaleza no sea la misma, las células procariotas y eucariotas comparten ciertos rasgos que debemos destacar para ver que su objetivo final es esencialmente el mismo.

1. Deben nutrirse para poder realizar sus funciones

En primer lugar, a pesar de las diferencias entre células eucariotas y procariotas, ambas deben recibir alimento para su sustento, así como también relacionarse entre sus iguales y, finalmente, multiplicarse.

2. Son unidades de almacén de ADN

Es en las células donde está contenido el material genético hereditario que debe transmitirse (ADN), por lo tanto es importante que las funciones vitales estén cubiertas para poder dar lugar a un individuo sano. En este sentido, su morfología es similar, ya que están recubiertas por una membrana celular, compuesta de lípidos, que les sirve de protección, permitiendo además distinguirlas y separarlas entre ellas.

3. Procariotas y eucariotas cuentan con membrana celular

La membrana celular protege un interior que, sean del tipo que sean, está compuesto de proteínas, carbohidratos, minerales, grasas y vitaminas. Células procariotas y eucariotas por igual están dotadas de ribosomas, un tipo de moléculas que permiten la expresión genética del ADN.

4. Tienen citoplasma

Si las observamos con un microscopio, apreciaremos cuáles son las diferencias entre células eucariotas y procariotas con sólo ver su forma, pero en las dos clases podremos observar que tienen citoplasma, una parte del interior de la célula delimitada por la membrana y que rodea el núcleo o nucleoide.

Citoesqueleto para mantener la estructura

El citoesqueleto es el soporte interno de la célula, que permite que ésta conserve su forma y a partir del cual se organizan las demás partes. Igualmente, el citoesqueleto le confiere cierto dinamismo a ambas clases de células, posibilitando su movimiento.



Comentarios

envía el comentario