Carácter Urbano

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: hola@psicologiaymente.net

¿Qué es un cliffhanger? Los 12 ejemplos más famosos

Para todos aquellos que no sepan qué es un cliffhanger, os ayudamos a entender en qué consiste este recurso narrativo y os detallamos los 12 ejemplos más famosos.
La muerte de Jon Snow en Game Of Thrones es un claro ejemplo de cliffhanger. | Imagen de: HBO.

 

Muchos son los recursos utilizados a la hora de narrar una historia, sea en el formato que sea, para mantener la atención del público. De entre todos ellos, hay una técnica que es común en los diferentes lenguajes en los que una historia puede contarse: el cliffhanger.

Tal vez no todo el mundo sepa qué es un cliffhanger, pero incluso hasta quienes desconocen su significado, han vivido en sus carnes el efecto que causa.

¿Qué es un cliffhanger?

Básicamente, se trata de un recurso muy utilizado que suele aparecer al término de una obra de ficción, en cualquier forma en que ésta pueda contarse (libros, series de televisión y películas, principalmente, pero también en los videojuegos). El cliffhanger busca generar emoción en la audiencia, tras poner a los personajes en una situación cuya resolución se deja conscientemente en el aire, en espera de una siguiente entrega o no.

Esta incertidumbre genera un shock en el público, provocando múltiples dudas y preguntándose cómo va a continuar la historia, si es que va a ocurrir o se va a dejar como final abierto. De esta manera, el cliffhanger funciona sirve de cebo argumental para garantizar que la gente quiera leer el siguiente volumen, ver el próximo capítulo o la secuela de ese film.

El cliffhanger en la cultura popular

Si bien comenzó utilizándose en literatura, el cliffhanger se puso de moda en las series de televisión estadounidenses de comienzos y mediados del siglo pasado, que semanalmente emitían un capítulo cuyo final preparaba para el siguiente.

Sin embargo, el pico de interrogantes y emoción se alcanzó incluyendo cliffhangers a final de temporada de las series contemporáneas, así el tiempo de espera hasta la siguiente aumentaba y congregaba a más adeptos; algo que todavía hoy se sigue empleando.

La cosa fue a mayores, y también el séptimo arte vio en el cliffhanger un filón que podía añadir valor a las películas.

 

¿Qué ingredientes pueden servir como cliffhanger?

Son varias las formas en las que un cliffhanger puede presentarse al público, y que dependerán del lenguaje utilizado para contar la historia: imágenes inesperadas, diálogos reveladores o una acción que queda en suspense, despertando todo tipo de incógnitas.

1. Poner a los personajes en una situación complicada

Por ejemplo, al término de uno de los episodios de la serie de Batman de los años 60, los villanos atrapaban al superhéroe y lo ataban a una camilla, para dejarla correr cuesta abajo hacia un precipicio. “Les esperamos a la misma bat-hora en el mismo bat-canal”  decía a continuación la voz en off del narrador… ¿Cómo se iba a salvar el Hombre - Murciélago?

Fueron varias las ocasiones en las que Batman se vería en una situación de vida o muerte.

2. Información importante

Dar a conocer nuevas informaciones que dan un vuelco a la trama es también otra de las formas de presentar un cliffhanger. Ofreciendo tan sólo un único dato, lo que se sabía hasta entonces adquiere un nuevo sentido y dará un giro en los acontecimientos futuros.

3. Escenas de incertidumbre

Se podría incluir lo que hemos comentado en el punto 1 acerca de dejar a los protagonistas principales en una escena de riesgo, es cierto.  Sin embargo, en este apartado, los dilemas morales que se les plantean a los personajes y que les obligan a tomar una decisión son un buen cliffhanger que hemos visto varias veces.

Con la misma intención, también puede tratarse de una circunstancia que nos anticipe (desde un punto de vista omnipresente), que los héroes se encaminan hacia el desastre sin ellos saberlo.

Cliffhangers en la literatura

Estos son algunos de los libros recientes que incluyen algún cliffhanger, ya sea en sus últimas líneas o a lo largo de sus capítulos.

¡Cuidado! De ahora en adelante se avecinan SPOILERS:

1. El código da Vinci (Dan Brown, 2003)

La novela con la que Dan Brown se dio a conocer es prácticamente toda ella un cliffhanger: cada capítulo alcanza las máximas cotas de suspense, para cortarlo de repente con otra trama con personajes distintos y en algún otro lugar. Esta circunstancia nos obliga a seguir leyendo si queremos saber qué es lo que ha pasado.

De la misma forma, el final del libro es un enorme cliffhanger, así que no sigas leyendo si no lo has leído: Robert Langdon, descubre el paradero secreto del Santo Grial y queda arrodillado frente a él (o encima, según se mire). ¿Revelará el secreto o se lo guardará para él?

2. Canción de hielo y fuego (George R.R. Martin, 1996 - ¿?)

La saga fantástica de libros, por ahora inconclusa, del perezoso escritor estadounidense, juega muy bien con los cliffhangers: éstos se dosifican a lo largo de la narración, para irse metiendo en esos momentos en los que el lector más baja tiene la guardia, generalmente tras escenas poco trascendentales en las que parece que nada va a ocurrir.

El final del primer volumen (Juego de tronos), con todos los miembros de la familia Stark desperdigada por diferentes puntos de Poniente, tras la muerte del patriarca; junto con el resurgimiento de Daenerys Targaryen de las llamas del fuego que ha consumido el cuerpo de su difunto esposo y los tres dragones recién eclosionados del huevo, representa un enorme cliffhanger literario que la serie de televisión ha sabido también manejar con bastante brillo.

3. Harry Potter y el misterio del príncipe (J.K. Rowling, 2005)

Las aventuras del joven mago no acababan demasiado bien en el sexto libro: con Dumbledore asesinado por el “traicionero” Snape y Hogwarts tomada por los mortífagos, la historia llegaba a un máximo exponente de oscuridad, que se había ido gestando a medida que se publicaba cada libro. ¿Cómo iban a volver Harry, Hermione y Ron al año siguiente a la escuela, si estaban en busca y captura?

4. No es país para viejos (Cormac Mccarthy, 2005)

Esta trepidante novela sobre narcotraficantes y gente sin escrúpulos termina con un final abierto, en el que el sheriff del condado donde todo ha ocurrido reflexiona acerca de la violencia y sobre los límites del bien y del mal; mientras el matón a sueldo Anton Chigurh se da a la fuga… Un ejemplo de cliffhanger sin continuidad.

Cliffhangers famosos de las series de televisión

Estas populares series de televisión mundialmente famosas perfeccionaron el uso del cliffhanger y supieron utilizarlo bastante bien a su favor.

5.  Dallas (1978 - 1991 y 2012)

Una de las series norteamericanas más icónicas de los ochenta (y más longevas), fue Dallas, que trata sobre los negocios y traiciones que tienen lugar entre los miembros de una acaudalada familia de clase alta, entre los que destacaba el vil J.R.

La conmoción llegaría al final de la segunda temporada, cuando este odioso personaje fue tiroteado por un misterioso asaltante y su destino, quedase pendiente de un hilo. Tal fue la revolución que ese momento provocó, que no se hablaba de otra cosa; incluso llegó a popularizarse la venta de camisetas que rezabanI shot J.R.” (“Yo disparé a J.R.”).

No sería hasta los nuevos episodios, más 20 años después, que no se descubriría la verdad.

6. Los Simpson (1989 - actualidad)

La familia amarilla se ha caracterizado por sus múltiples homenajes a otras obras de la cultura popular de ayer y de hoy, algo que quedó patente en el capítulo “¿Quién disparó al señor Burns?”, que ponía punto final a la sexta temporada y que era el particular guiño a la serie Dallas.

La séptima temporada abriría revelando que había sido la pequeña de los Simpson: Maggie.

7. Perdidos (2004 - 2010)

El tándem formado por el creador J.J. Abrams y el guionista Damon Lindelof emplearon cliffhangers a lo largo de las seis temporadas que duró Perdidos, una de las series de más éxito de los últimos tiempos.

Gran parte de los capítulos, así como los emocionantes finales de las temporadas 2 y también 3 (ese “Not Penny’s boat” todavía nos provoca escalofríos), dejaban al público con ansias por ver los siguientes episodios, especialmente tras ese fundido a negro final tan recurrente con el “LOST” estampado en letras blancas.

Cliffhangers famosos en el mundo del cine

¿Hay alguien que no haya dado un respingo en su butaca después de los cliffhangers de estas películas? Por fortuna, algunas dudas quedaron resueltas, pero otras, dejan a la imaginación del espectador qué es lo que vino después.

Recordamos que hay SPOILERS:

8. Star Wars episodio V: El Imperio contraataca (Irvin Kershner, 1980)

El quinto episodio de la trilogía galáctica nos dejaba en suspensión tras hacer una de las revelaciones más conocidas y parodiadas.

Con Han Solo en manos de Bobba Fett y Luke sabiendo cuál es de su verdadero origen, la Alianza Rebelde debe preparar el siguiente movimiento si quiere detener los pies al malvado Imperio Galáctico. Un cliffhanger mítico de los ochenta.

9. Blade Runner (Ridley Scott, 1982)

La conclusión de una de las mejores obras cinematográficas de ciencia ficción de los últimos tiempos tiene uno de los cliffhangers más comentados y debatidos por los fans: ¿Es Deckard un replicante y no lo sabe? ¿Qué significado tiene ese origami en forma de unicornio que Gaff deja en su puerta y esa frase que pronuncia momentos antes: “lástima que ella no pueda vivir, pero ¿quién vive?”?

10. Antes del atardecer (Richard Linklater, 2004)

La genial trilogía de Richard Linklater, sobre la historia de amores y desamores de Celine y Jesse, se gestó a fuego lento, dejando nueve años de diferencia entre cada una de las partes.

Esto cobra especial énfasis al final de la segunda película, donde tenemos a los dos jóvenes, en casa de ella, escuchando a Nina Simone. Él tiene que coger un vuelo en cuestión de minutos, pero permanece sentado contemplándola a ella, que baila al ritmo de la canción que suena de fondo…

11. Los increíbles (Brad Bird, 2004)

La factoría Pixar se apuntaba un tanto incluyendo un cliffhanger al final de una de sus mejores películas.

Con todos los miembros de la familia de superhéroes regresando a lo que parece ser la vida ‘normal’, un nuevo villano emerge de bajo tierra dispuesto a sembrar el caos. La última escena es un plano de los 5 miembros poniéndose sus antifaces y preparándose para la acción.

Afortunadamente, en el verano de 2018 sabremos cómo prosiguen los hechos con la secuela tardía de esta cinta.

12. El Hobbit: la desolación de Smaug (Peter Jackson, 2013)

Que a Peter Jackson le diera por partir un libro de escasas 300 páginas en tres películas no gustó a nadie, y no vamos a dar vueltas sobre ello de nuevo.

Ahora bien, si hay algo que cabreó a la audiencia (y bastante), fue que el director neozelandés jugara con sus expectativas, decidiéndose a cortar la historia con un cliffhanger que pusiera fin a la segunda película, justo cuando el dragón Smaug se dirige volando a atacar a los habitantes de la Ciudad del Lago.

Ese “¿qué hemos hecho?” de Bilbo, tan inesperado como su viaje, tendría que esperar todo un año para ser resuelto.

Comentarios