Carácter Urbano

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@oblivionmedia.com

6 formas de arruinar tu cita romántica (si eres mujer)

En este listado irónico traemos sugerencias para toda mujer que quiera echar a perder su cita.

Prepárate para aprender estas 6 nuevas técnicas para escapar de tu cita | Imagen: Jordan Bauer

 

Las citas románticas son unos de esos momentos en los que normalmente intentas dar lo mejor de ti, mostrando tu mejor versión al mismo tiempo que evitas sacar a la luz tus mayores defectos. En internet podrás encontrar en ese caso muchos consejos que te ayudarán a conseguir o  incrementar tus posibilidades de tener éxito (sea lo que sea eso) en tu cita.

Sin embargo, en esta lista te vamos a mostrar algunas formas de arruinar tu cita romántica, porque tal vez te encuentres en una situación “especial” en la que tu objetivo sea justamente el opuesto, es decir, fracasar de manera estrepitosa. Por tanto, presta atención a las siguientes opciones que te damos.

Las 6 formas de arruinar tu cita (para ella)

Es importante tener en cuenta, que los siguientes métodos para fracasar en una cita pueden tomarse de manera invertida para así aprender sobre las cosas que no debes hacer. De todos modos, aconsejamos buscar información especializada en vez de seguir leyendo.

En los ejemplos aparecerá como que la cita es con un hombre, pero si eres una mujer homosexual podrás aplicar estos principios con similar o igual eficacia.

1. Utiliza sabiamente la risa

La risa es uno de los elementos de la comunicación no verbal que más pueden transmitir, tanto a nivel consciente como inconsciente, por lo que, saber cuándo reír o no es fundamental para fracasar en tu cita.

El primer paso es saber cuándo reir. La risa para destruir tus posibilidades de éxito debe ser usada en momentos clave como: cuando la otra persona cuenta cómo le dejó su anterior pareja, cuando cuenta algo triste o serio en general, cuando se le caiga un cubierto o tenga alguna mancha en la cara, etc.

El segundo paso, es tan importante como el anterior, y consiste en omitir la risa. Muchos hombres intentan contar relatos “graciosos” durante sus citas, para mostrarse como personas divertidas y animadas. Es especialmente en estos casos en los que debes evitar reír. Será difícil, porque las primeras veces que lo hagas, es posible que el hombre saque todas sus armas disponibles para hacerte reír, y tal vez lo consiga, no porque tenga gracia, sino porque te entrarán ganas de reirte de él. Ten mucho cuidado.

2. Aségurate de que no es homosexual

Hay muchas cosas que puede intentar aparentar un hombre, pero sin duda, la que más, es la de ser un macho alfa. Si bien es verdad que no todos lo intentan, un gran número de ellos lo hacen.

Este tipo de hombres intentarán parecer seguros de sí mismos y habladores, además, suelen hacer comentarios bastantes directos para intentar flirtear. Es en estos momentos donde debes hacer comentarios que muestren tus dudas sobre su orientación sexual.

Algunos ejemplos, pueden ser: ¿sueles llevar la ropa tan ajustada? ¿No es un poco de gays? o ¿por qué miras tanto al camarero? ¿Del 1 al 10 cuánto te gusta? Al final de la cita, retoma esta estrategia y acaba siempre con un: ¿Pero seguro que no has estado nunca con otro hombre? ¿Y no te planteas probar?

Es probable que salte a la defensiva y niegue rotundamente tus preguntas con palabras como “nunca”, “ni pensarlo”, “lo tengo muy claro”. Ante este tipo de sentencias tajantes e irreflexivas contéstale con el gran dicho: “Nunca digas de este agua no beberé”.

3. Di que eres del Opus Dei

Hacer mención a que perteneces a una institución religiosa muy conservadora puede ser realmente beneficioso. Antes de optar por esta estrategia (que por supuesto, no excluye a las demás) debes asegurarte de que la otra persona no pertenece ni se siente atraída por este tipo de prácticas.

Después de introducir el tema, pero sin demorarte mucho, explica con todo lujo de detalles la docena de hijos que te gustaría tener, incluyendo los nombres bíblicos que le pondrías a cada uno de ellos. Si te sobra tiempo, planifica la boda sobre la marcha.

4. Habla de tu ex-novio

Existen dos posibilidades, que el chico con el que estés hable mucho o que hable poco. En el primer caso, háblale de tu ex-novio relacionándolo con los temas que él saque. Por ejemplo, si él te habla de que hace algún deporte, cuéntale qué deporte hacía tu ex y por supuesto, cómo de bien lo hacía.

Si por el contrario, no es muy hablador, tendrás todo un sin fin de posibilidades para explayarte libremente. Pero en cualquiera de los dos casos, debes demostrar por encima de todo que aún no has olvidado a tu ex.

Lleva precaución sobre intentar utilizar a tu ex para hacer sentir inferior al hombre con el que has quedado, tal vez se lo tome como un reto e intente superar las cosas que le cuentas, entrando en un bucle absurdo en el que no te apetecerá estar.

5. Si te retrasas, explica el porqué

Una parte importante en todo esto lo tienen los modales, desde el momento cero del encuentro. Es tan importante tener los modales apropiados desde el principio, que esto incluye no llegar cuando toca. Es decir, lo aconsejable para alcanzar nuestro objetivo es que veas un capitulo más de tu serie favorita, sin ocultarlo.

Si al llegar a la cita, te pide explicaciones (que está en su derecho), tú como mujer educada, se las das, sin mentir, porque no hay necesidad de ocultar tus hábitos de ocio. Incluso si se pone un poco pesado y no entiende cómo puedes haber tardado 40 minutos más por ver ese capítulo, le explicas el capítulo para que entienda lo importante que era para ti. Si decides hacer algún spoiler ya lo dejamos en tus manos.

6. Ten en cuenta el outfit

Eres una mujer pragmática que valora el sentirse bien por encima de todo, y nada te hace sentir tan bien como un buen chándal de Adidas o Nike. Si eres además, una mujer puntera dispuesta a marcar un antes y un después, tal vez te convenga más elegir alguna prenda de Puma.

Las chanclas de playa serán importantes en este punto para completar tu outfit junto con tu diadema para el pelo, por si hay ventiladores en el local que no te despeinen demasiado, ya que los hombres valoran mucho el cabello de las mujeres. Si llevas el pelo corto, no te preocupes, puedes seguir exactamente los mismos pasos.

Es probable que esto confunda un poco al hombre (si no venía confundido ya de casa), sobre todo si él va con blazer y camisa. Ni qué contarte si va con pajarita o corbata.

Además, esto tendrá un doble efecto beneficioso ya que atraerá las miradas del resto de hombres deslumbrados por tu estilo. De ser así, no dudes en hacérselo saber al chico.

Comentarios