Carácter Urbano

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@oblivionmedia.com

¿Cómo son los metaleros, qué vestimenta usan y qué música escuchan?

Todos los que forman parte de ello coinciden en que es una manera de vivir. Para el resto, analizamos cómo son los metaleros, su vestimenta y qué música escuchan.
James Hetfield, vocalista y guitarrista de Metallica. | Imagen de: Metal Sucks.

 

Guitarras distorsionadas, pelo largo, cuernos al aire y chupas de cuero son algunos de los tópicos habituales de los metaleros. Analizamos este movimiento, su vestimenta y qué tipo de música escuchan. Al contrario de lo que muchos piensan, descubriremos que se trata de una de las culturas urbanas más amplias y diversas que han existido.

Ser heavy ya no está de moda y la música metal ha perdido presencia en la cultura de masas, pero aún quedan ciertas subculturas que se consideran herederas del movimiento. Y como en todos los casos, siempre hay puristas del género que no admiten el cambio. Hacemos un breve repaso al género y os contamos todo lo que necesitas saber sobre los metaleros, las verdades y mentiras de un movimiento que ha sacudido la industria musical durante décadas.

¿Qué música escuchan?

Lo primero a tener en cuenta es que el heavy metal es un concepto muy amplio que se divide en varios subgéneros musicales, y cada uno de ellos tiene un estilo propio o incluso una vestimenta diferenciada. Empecemos por lo más básico.

Heavy metal

Este género tiene su origen en el Reino Unido y Estados Unidos, a finales de los años 70, y nace como una variante más agresiva del blues rock y el hard rock. Algunos consideran Deep Purple o Led Zeppelin como grupos pioneros del género y precursores del boom de los 80, sin embargo la música ha ido evolucionando a vertientes más diversas.

Thrash metal

Con ritmos más agresivos, contundentes y rápidos, el thrash metal nos ha dado bandas gloriosas a los metaleros como Metallica o Slayer, dos grandes instituciones del género. Fue uno de los primeros subgéneros en aparecer y su influencia ha sido enorme en esta cultura urbana. Nos debemos fijar en la importancia de la alternancia entre el bombo y la caja en la batería y el peso del riff (frases de la guitarra y el bajo) en cada canción.

Death Metal

El metal también está marcado por la presencia de voces guturales, una de las técnicas vocales más complejas y características del heavy. Aunque estas se alternan con las voces limpias, cobran vital importancia en el death metal, uno de los géneros más escuchados. Algunas bandas representativas son In Flames o At The Gates.

Black Metal

Uno de los subgéneros más extremos, caracterizado por chillidos agudos, atmósferas más densas y oscuras y ritmos rápidos. Este tipo de música ha sido relacionada con el satanismo, y es que se trata de una temática recurrente en sus letras. Esto no significa, por supuesto, que todos los músicos que practican el estilo adoren a Satán. Algunas bandas reconocidas son Mayhem, Darkthrone, Immortal o Gorgoroth.

Otros géneros

Podemos enumerar cientos de subgéneros en el heavy metal, aunque no podemos pasar por alto el metal alternativo y nu-metal, con influencias más modernas, y otros más consolidados como el hardcore, el doom o el glam. El árbol es tan amplio como la creatividad de los propios artistas que parten de este estilo.

Vestimenta

Los metaleros, siempre en términos muy generales, se caracterizan por una vestimenta muy particular. Los grandes elementos a tener en cuenta son los pantalones ajustados y las chaquetas negras de cuero (chupas). Sobre la chupa de cuero, se ha dicho que tiene su origen en la indumentaria en los directos de Rob Halford, vocalista de Judas Priest, inspirándose en la estética homosexual Leather Knights.

Judas Priest, una de las bandas representativas del metal, en 1985. | Imagen de: BT.com

 

También podemos incluir en esta categoría los complementos con pinchos y tachas de metal, sobretodo en los seguidores de las bandas black metal, o la estética militar en algunos casos. No obstante, esta vestimenta no se sigue como un dogma por los miembros de esta tribu urbana, sino que constituye una seña de identidad que no todos comparten.

5 maneras de vivir el heavy

Qué mejor para entender lo que es ser metalero que a través del testimonio de cinco personas que viven el movimiento desde dentro. 

Edu, 38 años

Ser heavy es un sentimiento con el que disfrutas de un estilo de música, con guitarras eléctricas y cantantes con voces líricas. Pero no todo se basa en el heavy, sino en todo el árbol que conlleva el metal, death, thrash, black, hardcore, doom… al abanico de estilos es acojonante. Es saber disfrutar de un estilo underground ¡un sentimiento en estado puro!

Ricard, 46 años

Para mí es transgresión y subversión hecha música. Una actitud, una manera de vivir. Una manera de hacer y sentir la música.

Gabriel, 30 años

Cuando escuché metal por primera vez estaba entrando en la adolescencia y me alucinó su sonido. Era fuerte, bestia y muy agresivo. Era perfecto para mí, pues era un chaval muy hiperactivo. Rápidamente me sentí identificado con aquella movida, era como ir a contracorriente. Era como portar algo tan propio y tan sólido, algo pensado solo por mí mismo. Me ayudó a sobrellevar los problemas, a sonreír en los peores días. Rápidamente me quise montar mi primer grupo, y no podía esperar a que llegara el día del ensayo, era algo que no tenía precio. Es algo que llevas dentro cuando naces. No es una moda, es como una religión. Ahora, con 30 años, no podría dejarlo, he ayudado poniendo mi granito de arena y pienso seguir haciéndolo todo el tiempo posible.

Jesús, 28 años

Aunque, por definición, no me puedo considerar metalero, siempre he sentido que formo parte de la misma familia. Nunca podré expresar el agradecimiento que siento a los que me enseñaron en qué consistía esta movida. La música metal me mantiene vivo y cuerdo, y solo en ella puedo encontrar notas que comunican pasión, odio, rabia y, en definitiva, todas esas cosas que también nos hacen humanos.

Albert, 38 años

Para mí el heavy es pasión, es tormenta, es gritar al cielo, es libertad. El heavy metal atrapa tus biorritmos, los sacude y altera hasta que te explotan en la cara. Una música capaz de esto no entiende de modas ni de generaciones. El heavy metal puede ser brisa y vendaval, de matices infinitos y texturas varias, pero una vez te ha atrapado, te acompaña en mayor o menor medida el resto de tus días.

Rompiendo con los tópicos

Los metaleros y heavies, como miembros de una tribu urbana, siempre han sido estigmatizados por una serie de tópicos. En contra de la creencia popular, las personas que se consideran dentro del movimiento no destacan por mantener una actitud especialmente violenta ni comparten una visión radicalmente pesimista de la sociedad, aunque la música que escuchan tenga mucho que decir en ese aspecto.

Un música hace stage diving durante un concierto. | Imagen de: Rock Sound.

 

Otro de los clichés que acompañan a los metaleros es el consumo casi compulsivo de alcohol y drogas. Una vez más, estamos delante de una visión distorsionada y sesgada de esta tribu urbana. Aunque cualquier metalero admitirá ser un amante de la cerveza (sí, aceptamos este tópico), no existe una correlación clara entre drogas y géneros musicales.

Los clichés negativos están siempre presentes en la literatura, el cine y en la televisión. Muchos villanos o antihéroes de la ficción están caracterizados por escuchar música extrema, beber cerveza como si no hubiera un mañana y vestir chupas de cuero, hasta el punto de que el “malote heavy” se ha convertido en un recurso clásico.

Loading ...
Comentarios