Carácter Urbano

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: altes@tqcorp.media

12 poemas para niños sencillos y estimulantes

Una selección con los mejores poemas para niños y niñas. Aquí encontrarás todo tipo de poemas sobre distintas temáticas. Poemas sobre animales, sobre la naturaleza y mucho más. Porque la poesía también la pueden disfrutar los más pequeños.
Estimula la lectura de los niños con estos poemas. | Imagen de: Ben White.

 

En este artículo hemos recogido una selección de poemas para niños pequeños que resultarán muy atractivos y estimulantes para todos ellos.

Porque la poesía es algo que todas las personas, sin importar la edad, el sexo o el origen, deberían disfrutar y conocer. Si nos centramos en la edad, lo cierto es que lo más importante es que los niños comiencen con esta estimulación cuanto antes. Solo de esta forma se podrá cultivar en los niños y niñas las ganas de leer cuando sean mayores.

12 poemas para niños y niñas

A continuación comenzamos con los poemas elegidos. Todos ellos tratan temas diferentes pero en cualquier caso, idóneos para las edades tempranas. Por supuesto, estos poemas para niños son perfectos tanto para que los lean ellos, como para que se los lea un adulto.

1. Las ardillas y las nubes

Entre las piedras curiosas

van saltando las ardillas,

junto a la orilla del mar

lo pasan de maravilla.

 

Las nubes desde muy alto,

las miran con mucha envidia,

quisieran poder bajar

y unirse al juego algún día.


Los animales y la naturaleza forman parte de los vocabularios que primero aprenden los niños y niñas, tanto en la escuela como en el entorno familiar. Cuando las poesías tratan temas tangibles como objetos y seres vivios, les ayuda a imaginarse la situación y a entender qué es lo que sucede.

2. La araña

Voy andando por la arena

y detrás de mis pisadas,

he descubierto una araña

que con rabia da patadas.

 

Con el mundo está enfadada,

y yo, no puedo hacer nada.


Una poesía no muy alegre pero fácil de recordar. Puede ser muy práctica para leer a un niño y hacerle preguntas como: ¿Por qué crees que la araña está enfadada? ¿Qué crees que hace una araña en la arena?

Este tipo de ejercicios potencian mucho las capacidades mentales del niño y con todos estos poemas para niñas y niños puedes conseguir tal objetivo.

3. La escoba alegre

Barre riendo la escoba

la escoba barriendo va,

barre barriendo riendo,

va riendo sin parar.

 

¡Ay que escoba tan alegre!

que siempre riendo va,

riendo barre la escoba

la escoba barriendo va.


Una mezcla entre trabalenguas y poesía, este poema para niños es perfecto para que aprendan a pronunciar la letra erre. Si bien puede resultar un poco difícil al principio, es muy útil para mejorar con el paso del tiempo las capacidades fonadoras del menor.

4. La cucaracha y el grillo

Una cucaracha,

cha, cha, cha,

baila con un grillo,

cri,cri,cri,

se mueven con gracia

con pasos sencillos.

 

Ahora canta el grillo,

cri, cri, cri,

con la cucaracha,

cha, cha ,cha,

bailando y cantando

qué bien se lo pasan.


Una poesía llena de rimas sencillas y con una sonoridad destacada. Encandilará a los más pequeños y les resultará fácil de aprender. Perfecta para acompañar de movimientos y gestos.

5. Hoy Minina

Hoy Minina está preciosa

se ha puesto un vestido rosa

con un cuello de volantes

y en la oreja, mariposas.

 

Después empieza a bailar

girando muy orgullosa.

Baila Minina y da vueltas

sabiéndose muy hermosa.

Hoy Minina está muy guapa

y como lo sabe, posa.


Suponemos que Minina es una gata muy presumida. La protagonista de este poema para niños es divertida y dará mucho en qué pensar a más de uno/a. ¿Bailamos?

6. La Luna Alta

Quién subiera tan alto

como la luna

para ver las estrellas

una por una.

Y elegir entre todas

la más bonita

para alumbrar el cuarto

de la niñita.


Como veremos también en el próximo poema, la Luna es uno de los astros (junto al sol, probablemente) que más elogios, canciones y poemas ha recibido del mundo. Da igual la cultura que se analice, todas adoran a este solitario y bello satélite.

7. La luna y las estrellas

Quién subiera tan alto

como la luna

para ver las estrellas

na por una,

y elegir entre todas

las más bonitas

para alumbrar el cuarto

de la abuelita.


De nuevo un poema para niños sobre la luna y las estrellas. Este tipo de poemas son perfectos para la noche y para la hora de irse a dormir. Leerlos a los niños puede ser una herramienta para que concilien el sueño.

8. La primavera

La mariposa se posa,

se posa en la flor.

¡Alégrate mariposa

la primavera llegó!


De entre todas las estaciones, la primavera es la que más atención suele recoger. Quizás porque simboliza el crecimiento y nacimiento de muchos elementos de la naturaleza; el explendor de la Tierra personificada.

9. Mi sombra

Mi sombra me sigue,

mi sombra me atrapa.

Mi sombra se encoge

mi sombra se alarga.

 

Me imita y se esfuma

se dobla y se agranda

y baja cuando subo

y sube cuando bajo.

Y sin ningún trabajo

es dinosaurio o nube.

 

Es gigante o enano

y está donde yo estuve.

Sombra que prolongas

la noche en día.

 

Ahí donde te pongas

eres mi otra y la misma

sombra que asombras

bajo sombrero o sombrilla,

dime en silencio, hermana,

dime. ¿Por qué no brillas?


Una poesía para niños larga y compleja. Está será indicada para menores de mayor edad que ya se siente cómodos leyendo, escuchando o incluso recitando poemas más sencillos.

10. Para Papá Noel

Para Papá Noel

le dejó un calcetín

y para el Rey Gaspar

un zapatito gris.

 

El otro zapatito

se lo dejo a Melchor

y para Baltasar

una carta de amor.


También tenemos poemas para niños de navidad. En estas fechas es muy común que los más jóvenes canten canciones o villancicos. La poesía también puede servir para adornar y disfrutar de estos momentos.

11. El Señor Invierno

El señor invierno

se viste de blanco

se pone el abrigo

porque está temblando.

 

Se va a la montaña,

se  mete en el río,

y el parque y la calle

se llenan de frío.

 

Se encuentra a la lluvia

llorando, llorando,

y también al viento

que viene soplando.

 

¡Ven amigo Sol!

Grita en el camino

pero el sol no viene

porque se ha dormido.


Si bien la primavera suele tener un lugar importante en las estaciones del año, el invierno no se queda muy atrás. Una época llena de festividades en muchas culturas, especialmente en occidente. Con poemas como estos no hay fecha que no se merezca su propio poema.

12. La vaca

Yo tenía una vaca

muy educada,

que no hacía

ni mu ni nada

pero me daba

leche con nata

montada.


Uno de los animales por excelencia de la infancia. El caso de esta vaca es muy particular porque tiene la capacidad de dar leche con nata montada. A ver cómo le explicamos este poema para niños a los más jóvenes...

Comentarios